El dolor no es tristeza

Captura de pantalla 2017-04-03 a las 11.59.28 a.m..pngEl sufrimiento es connatural a la vida. Todas las personas sufren. El dolor es compatible con la alegría si esta se apoya en la fe y en la certeza de la bondad de Dios que conoce todo lo que nos ocurre y lo comparte.

Si llega la tristeza por motivos graves, conviene acoger y aceptar la realidad. Es la tristeza natural de quienes tienen corazón y, por lo tanto, sufren. Pero con la ayuda del Señor la paz de fondo no se pierde. Sin hundirse en la tristeza podemos convivir con ella hasta que el tiempo suavice el dolor. La madre de Jesús estaba triste por el sufrimiento y la muerte de su Hijo; sin embargo, mantenía la esperanza de su resurrección, y por eso tenía paz. (F. F. Carvajal en “Pasó haciendo el bien”)

Anuncios

Un comentario en “El dolor no es tristeza

  1. “No a todos gusta lo mismo, unos cogen espinas, otros rosas” decía Petronio. Aristóteles, por su parte, en su Ética a Nicómaco decía que “el fin supremo del hombre es la felicidad”. ¿Se contradicen ambas frases? ¿Será que hay personas que quieren ser felices y otras que no? ¿Será que sufrir es condición sine qua non de la felicidad? Oscar Wilde en De Profundis expresa que en el dolor se pueden encontrar la felicidad y la paz más profundas. Pero, una cosa es que el dolor forme parte de la felicidad y otra distinta es que la felicidad necesite del dolor para su existencia. Es más, una cosa es el dolor, y otra el sufrimiento.

    En otra parte de la misma obra también dice Oscar Wilde :”Si no me quedara un amigo en el mundo; si no hubiera una sola casa abierta para mí siquiera por compasión; si tuviera que aceptar el zurrón y el capote raído de la pura indigencia; mientras me viera libre de resentimiento,dureza y acritud podría afrontar la vida con mucha más calma y confianza que si mi cuerpo vistiera de púrpura y lino fino, y dentro el alma estuviera enferma de odio.“

    Aquí, el texto de Wilde parece sugerir que hay una clase de dolor constructivo, y otro destructivo.Un ejemplo de dolor constructivo sería el planteamiento de Frankl: “el interés principal del hombre es encontrar un sentido a la vida, razón por la cual el hombre está dispuesto incluso a sufrir a condición de que este sufrimiento tenga sentido”.

    Pero está claro que, por alguna extraña razón, a menudo el ser humano elige esta clase de dolor destructivo, un dolor que va más allá de la experiencia misma, y que es alimentado de forma voluntaria por el sujeto, dirigiéndole más al “análisis-parálisis”, al victimismo, o a otras emociones que no llevan a crecer a la persona, y en muchos casos tienen el efecto contrario, de perjudicarle incluso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s