Preocupados, pero no tristes

La tristeza como enemigo (parte 2)

Buena parte de nuestras congojas proceden de pensamientos negativos y rotundos acerca de nosotros mismos. Conviene saber que los pensamientos negativos exagerados producen emociones negativas que amargan la vida propia y la de los demás, conducen a una tristeza inútil que impide remontar las equivocaciones y comenzar de nuevo.

Otras veces confundimos la tristeza con la preocupación, o dejamos que las preocupaciones se conviertan en tristeza. Mal camino, que requiere discernimiento. Toda situación problemática tiende a evolucionar, presenta unas posibilidades de acción para enderezar o cambiar el estado de las cosas: se empieza por donde se puede y, así, irán apareciendo nuevas perspectivas por donde continuar. «no hay ningún problema ante el cual no podamos pensar una solución». Sin embargo, si se cae en la tristeza, la inteligencia se nubla y no se ve bien el camino a seguir. (F. F. Carvajal en “Pasó haciendo el bien”)

Anuncios

8 comentarios en “Preocupados, pero no tristes

  1. Muy cierto. La tristeza es una freno considerable para caminar. Lastra el espíritu y lo encadena en la pasividad. No osbtante, bien encaminada, puede ayudarnos a interrogarnos sobre ella, sus causas y la forma de sobrellevarla o de superarla. Al final, lo que buscamos todos es afecto, cariño, aceptación, comprensión, compañerismo, compasión, amor, un cierto grado de consideración en nuestro entorno, familia, amigos,.. La falta o carencia de ello nos conduce inevitablemente a la tristeza. Pero ¿dónde se encuentra el fallo? ¿Es en nuestra actitud, en nuestra forma de enfrentar y afrontar nuestra vida? ¿Está en un entorno desafortunado?
    ¿Cuál es el secreto para superarse y no dejarse invadir por la tristeza?
    ¿Cuál es el secreto para no rendirse?
    Hace poco vi la película “Hasta el último hombre”, de Mel Gibson. Una historia real, sobre un soldado estadounidense, que quiso servir a su país en la 2ª Guerra Mundial, sintocar un arma. Fue un ejemplo de fe y convicción irreductible. Destaca el papel de Dios y la oración en un entorno hostil como la guerra. Muy recomedable para reflexionar sobre nuestras actitudes y lo que significa no rendirse en la dificultad. no dejarse vencer por la tristeza.

  2. Deja de desear una vida diferente y comienza a disfrutar la única que tienes

    Indudablemente tener aspiraciones y esforzarnos por hacer de nuestra vida lo más cercano a lo que queremos está bien. Ir tras nuestros sueños, motivarnos para alcanzar lo que queremos y decidir estar cada vez más cerca de lo que queremos en nuestra vida es sin duda el resultado de que estamos escuchando la voz de nuestro corazón que busca guiarnos a donde mejor estaremos. Y siempre será si nuestro trato con el Señor está presente, si acudimos a Él con frecuencia, si forma parte de nuestras vidas.

    Sin embargo, denigrar de la vida que tenemos, buscando siempre lo positivo en un lugar lejano a lo que vivimos resulta frustrante y muy limitante en cuanto al disfrute y aprovechamiento de esta hermosa oportunidad.

    Muchas veces podemos ver la vida de otros y compararla con la nuestra sintiendo celos y hasta envidia, podemos preguntarnos cosas como: qué sería de mi vida de haber nacido en otra familia, en otro lugar, en otras condiciones, preguntas retóricas a las cuales jamás será posible dar una respuesta con la cantidad gigantesca de escenarios que encierra.

    No importan realmente las condiciones, somos nosotros los que decidimos cómo nos afectan, cuánto control le damos sobre nuestras vidas. Lo que realmente es importante y marcará nuestro camino es cómo aprovechemos las oportunidades, cómo veamos nuestra realidad, la actitud que tengamos ante lo que nos ocurre y la confianza en la vida y en nosotros mismos.

    Cuando hacemos buen uso de nuestros recursos, las adversidades las veremos como oportunidades para prepararnos, como escalones para subir a donde queremos y como el trayecto que nos permitirá conocer una parte de nosotros que quizás hasta ese momento permaneció oculta.

    Aprendamos a ver los milagros en los detalles, aprendamos que la vida es esto, este momento, solo nosotros podemos decidir si lo vivimos con una sonrisa en los labios o una frustración en mente. Cada día nos da la posibilidad de vivir una nueva realidad, porque nuestro pasado no nos define, ni siquiera la manera en la cual hemos mirado las cosas hasta ahora, siempre tendremos la posibilidad de quitarnos unos cristales y comenzar de nuevo, permitiéndonos apreciar lo que al final de la historia corresponderá con las cosas verdaderamente importantes.
    Lo mejor que podemos hacer es hacer las cosas tan bien en esta vida, disfrutarla tanto, apreciarla y valorarla de tal manera de que , nos sintamos plenos y satisfechos, con lo que dimos, con lo que amamos, con lo que aprendimos, con lo que conocimos…

    Nuestra mejor colección será de recuerdos hermosos, de personas amadas, de sitios inolvidables, esos valores que quedan grabados en el corazón y que podemos disfrutar justo ahora, en lugar de pensar de manera inconforme en lo que no está presente en nuestra vida en este momento. Apreciemos la vida en su totalidad como se nos está presentando justo ahora.

        

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s