Anda, dí que sí!

 Si, después de toda una Cuaresma, llegas al Martes Santo y te dice Jesús: Adonde yo voy no me puedes acompañar ahora, te quedas helado. ¿Para qué, entonces, todas las penitencias, rigores, mortificaciones y ayunos? Si, llegado el momento, tienes que darte la vuelta, ¿no hubiera sido mejor no haber empezado?     No te enfades. […]

Leer más Anda, dí que sí!