Bienes y deberes

pensar en los demas.jpgTodo hombre llega a darse cuenta, en cuanto madura, de que no es el único ser sobre la tierra y de que hay otras necesidades, otras exigencias además de las suyas propias. Según esto, podríamos decir que la conducta humana se ve afectada por dos llamadas distintas de la naturaleza: una que viene principalmente de dentro y otra que le llega principalmente de fuera. Como la moral es sólo el arte de vivir bien, el arte de tener una conducta digna del hombre, interesa que nos detengamos un poco en analizar estas dos voces de la naturaleza.

  • A) La primera es la llamada que le hace su propio ser. El ser humano nunca deja de ser un ser necesitado. No puede dejar de tener hambre o sed; por eso no puede dejar de apetecer la comida o la bebida, y no puede dejar de buscarlas en su entorno; es decir: no puede dejar de mirar su entorno en relación a esas necesidades.
  • B) La segunda es la llamada que le dirigen las cosas que le rodean. En cuanto llega a conocerlas, se pone en su lugar y cae en la cuenta de que los demás seres también tienen necesidades y, en esa misma medida, derechos. Se da cuenta de que él es un ser más entre los seres; de que no puede guiarse sólo por lo que le apetece o le conviene a él; las demás cosas le imponen obligaciones.

La primera llamada es la de los bienes, la de las cosas que necesitamos y que nos atraen. La segunda es la de los deberes, la de las exigencias que nos imponen los seres y las realidades que nos rodean. Bienes y deberes son dos voces de la naturaleza que condicionan el comportamiento del hombre. Veamos brevemente en las dos siguientes entradas estas dos llamadas .

Anuncios

Un comentario en “Bienes y deberes

  1. «Dios, Señor de la vida, confió al hombre el excepcional ministerio de conservar la vida, misión que ha de llevarse a cabo de un modo digno del hombre». La vida es un don confiado al hombre para que lo custodie y, lo lleve a la perfección en la entrega de sí mismo a Dios y los demás. El, y sólo él, es el responsable primero y directo de su propia vida, es decir, de su custodia y realización. Puede y debe decir con verdad que la vida que vive es «suya». Se trata de una «pertenencia» o propiedad que, por su peculiaridad –lo que está en juego es la persona humana–, da lugar a un derecho que es primario e intangible: es el más fundamental, la base de todos los demás derechos de la persona.

    Por eso mismo, la protección y defensa de la vida humana es un deber. Primero, para el mismo sujeto. Sólo así le será posible conservar la vida y desarrollar la misión que se le ha encomendado, al entregársela. y después es un deber también para todos los demás. Un deber que ha de ser ejercido desde la instancia que le corresponda, como modo de llevar a cabo su participación en el desarrollo de la sociedad y en la misión de la Iglesia (en el caso de los cristianos). La defensa de la vida humana es una exigencia del bien común y ocupa el corazón del mensaje evangélico. Es la manifestación primera del amor al hombre.

    En este valor, intrínseco a la propia vida, base de los demás derechos y deberes, encuentran su fundamentación la inmoralidad del suicidio o, por otro lado, la legitimidad de la propia defensa, aunque –siempre que se realice dentro de los límites de la justicia– pueda conllevar la eliminación del injusto agresor. El derecho/deber de la persona a la vida se convierte, en los demás, en el deber/derecho de protegerla, de modo que «la legítima defensa puede ser no solamente un derecho, sino un deber grave para el que es responsable de la vida de otro, del bien común de la familia o de la sociedad»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s