No te olvides de sonreír pese a todo…

no te olvides.jpg Así que ya sabes:

 1190140cuhsnn2szq.gif

Anuncios

El Papa Francisco en audiencia general: La cuaresma es tiempo de esperanza

Papa Francisco: Palabras en español en la Audiencia general de hoy 1 de marzo de 2017

Con la mortificación se trata de morir al pecado para vivir mejor

image Holger_Dörnhoff_nebelschwaden_nebel_sommer_sonnenstrahlen_wald_mystisch_morgennebel_geister_geisterbusch_heide_morgenlicht_geheimnisvollLa penitencia o mortificación, palabra cuya etimología remite a la idea de morir a uno mismo, no es evidentemente algo masoquista ni un fin en sí mismo. No se trata de dejarse aplastar por un elefante, ser embestido por un búfalo o achurrado por un bulldozer. Mantener a raya el cuerpo o mostrarse desprendidos de él tampoco son una especie de liberación, tal como proponen algunas prácticas procedentes del budismo. Se trata de morir al pecado para vivir mejor. Es una cuestión de amor, de libertad y, en consecuencia, de dominio de sí. Este dominio permite servir desinteresadamente a los demás, desarrollar una sincera empatía con ellos, buscar su bien, tratar a Dios. San Máximo el Confesor escribe: «La caridad y el dominio de sí conservan el intelecto imperturbable respecto a las cosas y los pensamientos de las cosas». La mortificación contribuye al dominio de sí. Es una reconquista del cuerpo, ante la perspectiva de su transfiguración por Dios, que librará al hombre de la esclavitud de sus pasiones. Es una ofrenda a Dios, que cuesta pero que da alegría y que podría expresarse con el lenguaje del amor: «Esto lo he hecho por ti». En el fondo, la mortificación es un arte de vivir. Suele consistir en conceder al cuerpo un poco menos de lo que pide, especialmente en lo que se refiere al alimento: Cristo practicó el ayuno. En este sentido, todos los autores espirituales relacionan la gula con la lujuria.

La mortificación afirma, pues, la supremacía del alma sobre el cuerpo. También el alma tendrá necesidad de purificación para aprender a relegar a segundo plano los placeres triviales. Es una ayuda indispensable para la pureza, Seguir leyendo “Con la mortificación se trata de morir al pecado para vivir mejor”