«… ni palabras torpes, ni conversaciones vanas o tonterías, que no convienen»

Frases-Para-Hacer-Reir-A-Una-Mujer.jpgCuando el profeta Jeremías se lamenta de la decadencia moral, no solo de los judíos sino de todos los pueblos, nos da una imagen que quedará como la personificación de la muerte como guadaña: «Pues la muerte ha subido por nuestras ventanas, ha entrado en nuestros palacios, para aniquilar a los niños en la calle, a los jóvenes en las plazas» (9, 20). Cesáreo de Arlés, comentando este pasaje a propósito de la pureza, dice que los ojos y los oídos son las ventanas del alma. Imágenes y palabras afectan indudablemente a nuestro espíritu y a nuestra conducta.

¡Las palabras! Huir de la ocasión de pecado es cortar radicalmente las conversaciones inconvenientes. Seguir leyendo “«… ni palabras torpes, ni conversaciones vanas o tonterías, que no convienen»”