«… ni palabras torpes, ni conversaciones vanas o tonterías, que no convienen»

Cuando el profeta Jeremías se lamenta de la decadencia moral, no solo de los judíos sino de todos los pueblos, nos da una imagen que quedará como la personificación de la muerte como guadaña: «Pues la muerte ha subido por nuestras ventanas, ha entrado en nuestros palacios, para aniquilar a los niños en la calle, […]

Leer más «… ni palabras torpes, ni conversaciones vanas o tonterías, que no convienen»