El control de la vista, del oído y del tacto, garantiza la propia libertad de decisión

El desarrollo de los sentidos forma parte del crecimiento humano: aprender a observar a una hormiga que transporta una miga de pan más grande que ella; contemplar una puesta de sol sobre el mar; aspirar el perfume de una rosa o el olor de un caramelo; saborear un trozo de chocolate; asombrarse ante el sabor […]

Leer más El control de la vista, del oído y del tacto, garantiza la propia libertad de decisión