Humor: que se dicen los informáticos enamorados

AEl joven del todoterreno 4x4 y el pastor (humor)quí te dejo con este listado de lo pueden decirse un día como hoy los informáticos enamorados. Algunos están anticuados pero son graciosos:
Nuestros corazones sincronizan por Wifi.
Tucorazon.com está en mi página de inicio.
Siempre estás en C:/Mi/Corazón.
Eres el html de mi corazon.com.
Tienes permisos de root en mi vida.
Mi MacOSX tiene envidia de tu belleza.
Eres el cargador de mi iPod.
Díme cómo te llamas y te agrego a favoritos.
Eres la primera en Google al buscar mi corazón.
Eres el enter de mi vida.
Si me dejas hago Alt­F4 a mi vida.
Cuando te veo mi ciclo de CPU se acelera.
Eres 1024kb para mi megabyte.
Tengo el feed RSS de tus pensamientos.
Mi sistema operativo entra en hibernación cuando no estás a mi lado.
Eres el compilador de mi código.
Eres el .gif que anima mi vida.
Eres el linkador de mis objetos.
Tus deseos son signals para mí.
Eres el socket de mi CPU.
Tu RAM le da vida a mi windows.
Te pienso más que las páginas indexadas por google.
Eres como el firefox que me sacó del infierno explorer.
Tú tienes la máxima prioridad en mi lista de procesos.

Huir de las ocasiones peligrosas

huir.jpgEl valor consiste en mirar la realidad de frente y sin miedo, tal como es, no como querríamos que fuera. Un aspecto esencial en la lucha por la pureza es el conocimiento de las propias limitaciones, de la debilidad de la carne y de la fuerza de los instintos. El sentido común aconseja evitar, en la medida de lo posible, las ocasiones (lugares, personas, situaciones) propicias a las tentaciones, del mismo modo que se evita caminar al borde de un precipicio. Según los médicos, las personas sujetas a síncopes vagales –es decir a perder fácilmente el conocimiento, porque son impresionables o por una baja tensión arterial–, saben que en cuanto notan los síntomas de un desvanecimiento, tienen que huir de la causa sin tratar de enfrentarse a ella, pues difícilmente podrán vencer a su naturaleza. Lo mismo sucede en el terreno de la pureza: es mejor huir de las ocasiones que afrontarlas. La debilidad se hace fortaleza huyendo de la tentación, decía san Josemaría.
La experiencia enseña Seguir leyendo “Huir de las ocasiones peligrosas”