El amor necesita expresarse, declararse

declaracion-amor.jpgLa madurez personal está muy relacionada con la educación y con el entorno humano. En primer lugar, es responsabilidad de los padres hacer crecer a sus hijos en un ambiente de cariño. El amor mutuo de los padres es esencial para el desarrollo de la familia. En efecto, es difícil crecer en un entorno en el que están ausentes el amor y sus manifestaciones. No se trata solamente de amar, sino de demostrarlo de un modo sencillo, discreto y perceptible: el amor necesita expresarse, declararse.
Esta manifestación del amor, del afecto, de la ternura, contribuye especialmente a «limitar los destrozos» cuando las personas tienen un carácter duro, hiper-responsable, y aún más, cuando se encierran en sí mismas, ocultando sus conflictos interiores. El peligro es todavía mayor en el caso de personas muy sensibles y extremadamente reservadas: su aparente frialdad oculta una tempestad sin manifestaciones, y las expresiones de cólera más brutales desvelan quizá un signo de debilidad en el terreno de las relaciones, por cierta incapacidad de expresarse. Por tanto, es esencial la comunicación interpersonal habitual: permite la exposición de los problemas, abriendo así la puerta a sus soluciones y a una formación adecuada. Siendo esto así, la comunicación es una herramienta que hay que utilizar con sentido común: por ejemplo, respetando el pudor del alma que lleva a que no todas las verdades tengan que ser comentadas. (G. Derville en “Amor y desamor”)

Anuncios