Has de estar continuamente pendiente del Señor, a toda hora… No te justifiques en la enfermedad, o en la vejez, o en el trabajo: aprovecha esas coyunturas como medios de santificación. Así serás cordial con todos y feliz en la tierra (con la parcial felicidad que se puede alcanzar aquí). Pero no te sentirás nunca desdichado, aunque […]

Leer más