Dios se sirve de nuestra  alegría y serenidad para hacer el bien. De modo que, cuando algunas almas se desesperan, tu sabrás estar sereno y podrás ayudarles

Leer más