Salvemos las cenas – Anuncio IKEA

El ajetreo del día a día está afectando a uno de los momentos más especiales para vivir en familia: las cenas. Para remediarlo llega Cenología, un método infalible para jugar, aprender y cenar todos juntos. Descubre por qué es importante salvar las cenas y descárgate nuestro cuadernillo para pasarlo a lo grande en familia.

Anuncios

4 comentarios en “Salvemos las cenas – Anuncio IKEA

  1. Hola El anunció está muy bien….Siempre es educativo hacer cosas en familia …
    Alguien sabe si estos libros son”recomendables” ..Conversaciones Con Dios…Neal Donald Walsch.

  2. Yo personalmente llego a una conclusión: los deberes son poco motivantes, excesivos, más de lo mismo que en el cole y generan muchisisima tensión en casa. ¿Qué podemos hacer?. Podemos apostar por las cenas en familia. Unas cenas donde podamos charlar, sacar información del día a día , es un buen momento, no ver la tele ni mirar el móvil, y ahora añadimos: podemos aprender todos. Ya se que a veces llegamos a las cenas agotados, y que muchas veces lo que queremos es terminar cuánto antes. Y ¿cómo sería la vida de otra manera?. Si llegaramos relajados, después de haber tenido un rato de desconexión de cole o trabajo, sin prisa, y sin tensión. Quizá con esto podríamos proponernos muchas cosas!.
    Y quizá nuestras cenas puedan ser:

    Más libres y divertidas. Estamos en casa, la dinámica es distinta, vamos a cenar, pues ya partimos de otra base. Una idea es proponer el día en el que “tu eres el profe” y cada uno hable de un tema, el que sea que le apasiona, pero que el que sea el profe que se lo curre, que saque información, que cuente, que intente interesar. A todo el mundo nos gusta que nos escuchen y a todos nos gusta sentir que enseñamos algo. Y eso, divertidas, Y no tostón, vamos.

    Más valores. Es un momento ideal para inculcar los valores que creemos importantes en la familia. Cada familia tiene los suyos. A través de la comida podemos hablar de muchas cosas. Por ejemplo lo bueno de tomar fruta y verdura de temporada, y por qué, sobre los alimentos poco procesados o sobre el valor de los alimentos. Pero no solo valor alimenticio, sino valor cultural, histórico, etc.

    Más competentes. Buscar ejemplos para que puedan aplicar lo aprendido en clase, y lo vean claramente. Y es que tantas veces las cosas las entiendes cuando las ves ¡no sólo en el libro!.. Y aquí entra trabajo nuestro. Estar al loro de lo que dan en clase, intentar buscar actividades para que lo puedan practicar…

    Más creativas. Acordaros de esa frase del gran Ken Robinson “la escuela mata la creatividad”. Lo sentimos pero es así. Estas cenas pueden tener ese punto creativo. Y ser creatividad no significa dibujar bien, significa tener recursos para salir de situaciones, ser creativo para contar algo, ser creativo para buscar herramientas, recursos…

    ¿Qué tal montar el fin de semana una cena temática sobre un país? Donde no solo haya comida típica, disfraces, decoración. Qué de cosas podemos aprender. Tradiciones, folclore, clima, historia, geografía!

    Más críticos. Estas cenas pueden ser un espacio donde los niños puedan ser más críticos, dar su opinión sin miedo a equivocarse, porque equivocarse es una oportunidad estupenda para aprender, y para debatir, hablar, contrastar… Con esto mejoraremos la manera en la que nos expresamos, aprendemos unos de otros, escuchamos, nos respetamos, defendemos nuestra opinión. Nos sentimos escuchados y respetados. Que sinceramente, sienta muy bien. No nos sentimos juzgados ni examinados.

    Ser libres para contar, para aprender, sentirnos escuchados, respetados, equivocarnos, compartir, montar una cena, disfrazarse.

    Todos tenemos algo que enseñar, algo que aportar, que dar. Y esto sienta muy muy bien. Los niños se sienten genial, pero ¿y nosotros? Tantas veces nos podemos ver frustrados porque los deberes convencionales pueden hacer que nos sintamos inseguros, que no sepamos lo que estamos haciendo. Este es el momento de confesar que no se hacer una raíz cuadrada, ni probablemente me acuerde de los afluentes del Tajo. Pero podemos hablar de lo que nos gusta, hablar con pasión, enseñarle a nuestro hijo sobre música, y que él se sienta orgulloso de lo mucho que sabes, (quien dice música dice cualquier cosa que te motive). Y eso no tiene precio.

    ¿Qué os parece? ¿Qué ves tu que podrías añadir a tus cenas? ¿Salvamos las cenas?

  3. Hola En un mundo idílico eso seria posible.Antes habria que cambiar el horario laboral,Cuando los padres llegan a cenar los niños están acostados asique es una suerte sino un lujo el poder cenar todos juntos….Creo que había que emplear él. tiempo con los hijos a explicar valores que son más. Importantes que las matemáticas….adios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s