¿Razones para vivir la alegría? Sentirnos hijos de Dios; hijos, también, de la Madre del Cielo. Y… no angustiarse por los propios errores, que hemos de procurar subsanar, luchando humildemente; no entristecernos tampoco por los errores de los demás, ya que -con la oración y el ejemplo- les ayudaremos a vencerlos

Leer más