No amargues tu alegría, dando pábulo a la imaginación. Cada día trae su pena. Las desgracias más terribles son aquellas que no llegan jamás

Leer más