Carta Apostólica Misericordia et Misera

Hola, de nuevo. Los sacerdotes podrán seguir perdonando el grave pecado del aborto; el clero de la Sociedad San Pío X (lefebvrianos) podrá seguir confesando lícitamente; las parroquias celebrarán cada año un “Domingo de la Palabra de Dios”; toda la Iglesia celebrará cada año una “Jornada Mundial de los Pobres”; y, en general, la Iglesia potenciará la creatividad para seguir impartiendo la misericordia de Dios al pueblo… Esas son algunas de las claves de la Carta Apostólica Misericordia et Misera, que os dejo en este enlace adjunto, firmada por Francisco el domingo 20 de noviembre y presentada públicamente este lunes 21 de Noviembre.

6 comentarios en “Carta Apostólica Misericordia et Misera

  1. Hola Yo no estoy a favor del aborto..pero si a favor de que se perdone ese pecado porque bastante duro tiene que ser natar a tú propio hijo . Tiene que ser duro para los scerdotes aunque en ese monento no actúan cono tal deficil cuestión. Lo que no comparto es porque están en contra de los anticoceptivos se evitaria males mallores.anque no se si es pecado supungo que no. …adios….gracias por todo.

    1. Hola Isabel. si segun el catecismo de la Iglesia Católica en el número 2370 se dice que (…) es intrínsecamente mala “toda acción que, o en previsión del acto conyugal, o en su realización, o en el desarrollo de sus consecuencias naturales, se proponga como fin o como medio, hacer imposible la procreación” (HV 14). Gracias a ti

  2. Ahora, concluido este Jubileo, es tiempo de mirar hacia adelante y de comprender cómo seguir viviendo con fidelidad, alegría y entusiasmo, la riqueza de la misericordia divina. Nuestras comunidades continuarán con vitalidad y dinamismo la obra de la nueva evangelización en la medida en que la «conversión pastoral», que estamos llamados a vivir, se plasme cada día, gracias a la fuerza renovadora de la misericordia. No limitemos su acción; no hagamos entristecer al Espíritu, que siempre indica nuevos senderos para recorrer y llevar a todos el Evangelio que salva.

    En primer lugar estamos llamados a celebrar la misericordia. Cuánta riqueza contiene la oración de la Iglesia cuando invoca a Dios como Padre misericordioso. En la liturgia, la misericordia no sólo se evoca con frecuencia, sino que se recibe y se vive. Desde el inicio hasta el final de la celebración eucarística, la misericordia aparece varias veces en el diálogo entre la asamblea orante y el corazón del Padre, que se alegra cada vez que puede derramar su amor misericordioso. Después de la súplica de perdón inicial, con la invocación «Señor, ten piedad», somos inmediatamente confortados: «Dios omnipotente tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna». Con esta confianza la comunidad se reúne en la presencia del Señor, especialmente en el día santo de la resurrección. Muchas oraciones «colectas» se refieren al gran don de la misericordia. En el periodo de Cuaresma, por ejemplo, oramos diciendo: «Señor, Padre de misericordia y origen de todo bien, qué aceptas el ayuno, la oración y la limosna como remedio de nuestros pecados; mira con amor a tu pueblo penitente y restaura con tu misericordia a los que estamos hundidos bajo el peso de las culpas». Después nos sumergimos en la gran plegaria eucarística con el prefacio que proclama: «Porque tu amor al mundo fue tan misericordioso que no sólo nos enviaste como redentor a tu propio Hijo, sino que en todo lo quisiste semejante al hombre, menos en el pecado». Además, la plegaria eucarística cuarta es un himno a la misericordia de Dios: «Compadecido, tendiste la mano a todos, para que te encuentre el que te busca». «Ten misericordia de todos nosotros», es la súplica apremiante que realiza el sacerdote, para implorar la participación en la vida eterna. Después del Padrenuestro, el sacerdote prolonga la plegaria invocando la paz y la liberación del pecado gracias a la «ayuda de su misericordia». Y antes del signo de la paz, que se da como expresión de fraternidad y de amor recíproco a la luz del perdón recibido, él ora de nuevo diciendo: «No tengas en cuenta nuestros pecados, sino la fe de tu Iglesia. Mediante estas palabras, pedimos con humilde confianza el don de la unidad y de la paz para la santa Madre Iglesia. La celebración de la misericordia divina culmina en el Sacrificio eucarístico, memorial del misterio pascual de Cristo, del que brota la salvación para cada ser humano, para la historia y para el mundo entero. En resumen, cada momento de la celebración eucarística está referido a la misericordia de Dios.

    En toda la vida sacramental la misericordia se nos da en abundancia. Es muy relevante el hecho de que la Iglesia haya querido mencionar explícitamente la misericordia en la fórmula de los dos sacramentos llamados «de sanación», es decir, la Reconciliación y la Unción de los enfermos. La fórmula de la absolución dice: «Dios, Padre misericordioso, que reconcilió consigo al mundo por la muerte y la resurrección de su Hijo y derramó el Espíritu Santo para la remisión de los pecados, te conceda, por el ministerio de la Iglesia, el perdón y la paz»; y la de la Unción reza así: «Por esta santa Unción y por su bondadosa misericordia, te ayude el Señor con la gracia del Espíritu Santo». Así, en la oración de la Iglesia la referencia a la misericordia, lejos de ser solamente parenética, es altamente performativa, es decir que, mientras la invocamos con fe, nos viene concedida; mientras la confesamos viva y real, nos transforma verdaderamente. Este es un aspecto fundamental de nuestra fe, que debemos conservar en toda su originalidad: antes que el pecado, tenemos la revelación del amor con el que Dios ha creado el mundo y los seres humanos. El amor es el primer acto con el que Dios se da a conocer y viene a nuestro encuentro. Por tanto, abramos el corazón a la confianza de ser amados por Dios. Su amor nos precede siempre, nos acompaña y permanece junto a nosotros a pesar de nuestro pecado.

  3. VATICANO, 21 Nov. 16 / 11:21 am (ACI).- El Vaticano ha publicado este lunes 21 de noviembre la nueva Carta Apostólica del Papa Francisco “Misericordia et misera” en la que invita a todos los católicos a proseguir el camino de misericordia que se manifestó fuertemente durante el Jubileo de la Misericordia.

    El documento, que fue firmado por el Pontífice al final de la clausura del Año Santo y ante unos 70.000 fieles en la Plaza de San Pedro el domingo 20 de noviembre, propone para ello algunas iniciativas:

    1.- Profundizar la palabra de Dios
    El Santo Padre propone que cada comunidad dedique un domingo del Año litúrgico a profundizar en la Palabra de Dios “para comprender la inagotable riqueza que proviene de ese diálogo constante de Dios con su pueblo”.
    Además señala que “habría que enriquecer ese momento con iniciativas creativas, que animen a los creyentes a ser instrumentos vivos de la transmisión de la Palabra”.

    2.- Alentar las obras de misericordia
    El Papa Francisco invita a realizar las obras de misericordia corporales y espirituales porque también “constituyen hasta nuestros di?as una prueba de la incidencia importante y positiva de la misericordia como valor social”.

    3.- Vivir la misericordia en familia
    El Pontífice hace votos para que la familia sea lugar privilegiado en el que se viva la misericordia porque “la gracia del Sacramento del Matrimonio no solo fortalece a la familia para que sea un lugar privilegiado en el que se viva la misericordia, sino que compromete a la comunidad cristiana”.
    “Y con ella a toda la accio?n pastoral, para que se resalte el gran valor propositivo de la familia”.

    4.- Prosigue la labor de los Misioneros de la misericordia
    El texto del Papa establece que los “Misioneros de la misericordia” sigan en activo “hasta nueva disposición” como “signo concreto de que la gracia del Jubileo siga siendo viva y eficaz, a lo largo y ancho del mundo”.

    ACIPRENSA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s