Los pensamiento amables promueven la paz

pacificos-pazCualquier cosa que el hombre ansíe o haga, lo hace por asegurar la paz. El rostro del hombre se ensombrece, su trabajo se entorpece y toda su vida se vuelve triste siempre que está en discordia consigo mismo, con Dios y con el prójimo. Pero, una vez recuperada la paz que había perdido, su rostro resplandece, el espíritu resucita y el corazón se llena de alegría de vivir. La paz del mundo sobrenatural nace del corazón mismo de Dios. La mayor dicha que Él nos tiene preparada es una paz eterna, «la paz… que supera todo entendimiento». La casa eterna de los hijos de Dios se llama Jerusalén, es decir, «Ciudad de la Paz». Cristo ha dicho: «Bienaventurados los pacíficos, porque serán llamados hijos de Dios». La palabra que emplea el Señor cuando pronuncia las Bienaventuranzas alude no solo a quienes aman la paz, sino a los que la fomentan. Es este uno de los deberes más maravillosos de la caridad cristiana.

Para conservar la paz en tu corazón, debes cultivar los pensamientos amables, origen de las palabras y las obras igualmente amables, que traen la paz al corazón de los hombres. Cuanto mayor sea tu amor a la paz, más pacífico serás. La paz no se logra con la lengua: es toda tu persona la que la hace posible. Cuando no se está en armonía con Dios, no hay obra de caridad más hermosa que reconciliarse con el Creador. Este mundo en guerra solo puede recobrar la paz a través de la caridad cristiana.
Si eres realmente amable, procurarás no destruir nunca la paz de otro. Preferirás renunciar a derechos insignificantes, soportar las pequeñas imposiciones o las ofensas leves, hacer oídos sordos a un comentario injusto o abstenerte de decir la última palabra con tal de no iniciar una disputa. Y mucho menos perturbarás la paz en asuntos que no te conciernen a ti. No insistirás en la conducta del que explota egoístamente a los demás y evitarás hostigar a unos contra otros. Cuando oigas a alguien hablar negativamente de otro a sus espaldas, te abstendrás prudentemente de contárselo al interesado, porque no está bien alterar la mutua armonía que existe entre dos personas.
Tu pobreza espiritual quizá te impida igualar el poder de los santos y su influencia como hacedores de paz. Si solo consigues unir y reconciliar a unos pocos hombres, también tú serás de verdad hijo de tu Padre Celestial y tu recompensa consistirá en oírte llamar «bienaventurado» por el mismo Cristo. Dice Santa Margarita María: «El Señor desea que seamos muy caritativos con el prójimo, por quien debemos rezar tanto como por nosotros; uno de los efectos característicos de esta devoción [al Sagrado Corazón] es reconciliar los corazones y traer paz a las almas».
El amor verdadero se sentirá siempre urgido a comunicar alegría, a ser «dador» de alegría. La humanidad necesita alegría. En nuestros días el mundo sufre especialmente su falta y ninguna de sus ruidosas diversiones oculta o acaba con la tristeza. La caridad auténtica se siente siempre empujada a responder al hambre de amor de las almas de los hombres. (El Poder Oculto de La Amabilidad – Lawrence G. Lovasik)

2 comentarios en “Los pensamiento amables promueven la paz

  1. 15 frases de los discursos y homilías que pronunció el papa Francisco durante la reciente Jornada Mundial de la Juventud en Polonia

    1. Es la primera vez que visito la Europa centro-oriental y me alegra comenzar por Polonia, que ha tenido entre sus hijos al inolvidable san Juan Pablo II, creador y promotor de las Jornadas Mundiales de la Juventud (Cracovia, Polonia, 27.VII.2016).

    2. La nación polaca muestra cómo se puede hacer crecer la memoria buena y dejar de lado la mala. Para esto se requiere una firme esperanza y confianza en Aquél que guía los destinos de los pueblos, abre las puertas cerradas, convierte las dificultades en oportunidades y crea nuevos escenarios allí donde parecía imposible (Cracovia, Polonia, 27.VII.2016).

    3. Dios nos salva haciéndose pequeño, cercano y concreto (Częstochowa, Polonia, 28.VII.2016).

    4. Que pueda cumplirse para todos un paso interior del corazón hacia el estilo divino de María: obrar en la pequeñez y acompañar de cerca, con corazón sencillo y abierto (Częstochowa, Polonia, 28.VII.2016).

    5. Estar al lado de los enfermos como Jesús: con el silencio, con una caricia, con la oración (Prokocim, Cracovia, 29.VII.2016).

    6. La felicidad germina y aflora en la misericordia: esta es la respuesta de Jesús, esa es su invitación, su desafío, su aventura: la misericordia (Prokocim, Cracovia, 28.VII.2016).

    7. Señor, ¡ten piedad de tu pueblo! Señor, ¡perdón por tanta crueldad! (Auschwitz, Polonia, 29.VII.2016).

    8. Nuestra respuesta a este mundo en guerra tiene un nombre: se llama fraternidad, se llama hermandad, se llama comunión, se llama familia (Campus Misericordiae. Cracovia, Polonia, 30.VII.2016).

    9. Jesús te invita a dejar tu huella en la vida, una huella que marque la historia, que marque tu historia, y la historia de tantos (Campus Misericordiae. Cracovia, Polonia, 30.VII.2016).

    10. Para seguir a Jesús, hay que tener una cuota de valentía, hay que animarse a cambiar el sofá por un par de zapatos que te ayuden a caminar por caminos nunca soñados (Campus Misericordiae. Cracovia, Polonia, 30.VII.2016).

    11. Dios cuenta contigo por lo que eres, no por lo que tienes: ante él, nada vale la ropa que llevas o el teléfono móvil que utilizas; no le importa si vas a la moda, le importas tú, tal como eres (Campus Misericordiae. Cracovia, Polonia, 31.VII.2016).

    12. En la confesión, Él sabrá sorprenderos con su perdón y su paz (Campus Misericordiae. Cracovia, Polonia, 31.VII.2016).

    13. Jesús espera que, entre tantos contactos y chats de cada día, el primer puesto lo ocupe la oración. Cuánto desea que su Palabra hable a cada una de tus jornadas, que su Evangelio sea tuyo, y se convierta en un “navegador” en el camino de la vida (Campus Misericordiae. Cracovia, Polonia, 31.VII.2016).

    14. Dios nos ama más de lo que nosotros nos amamos, cree en nosotros más que nosotros mismos, está siempre de nuestra parte, como el más acérrimo de los “hinchas” (Campus Misericordiae. Cracovia, Polonia, 31.VII.2016).

    15. Esa alegría que habéis recibido gratis de Dios, por favor, dadla gratis (cf. Mt 10,8), porque son muchos los que la esperan. Y la esperan de vosotros (Campus Misericordiae. Cracovia, Polonia, 31.VII.2016).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s