La compasión es un retazo sagrado de la semejanza con Dios


compasion.jpgEn este valle de lágrimas las penas son muchas y muy distintas, y toda necesidad reclama ayuda.
La angustia del sufrimiento humano conmueve el corazón de Dios y de sus ángeles. «Porque es bueno, porque su misericordia es eterna», dice la Sagrada Escritura. La misericordia de Dios actúa constantemente aliviando la tristeza que el hombre ha traído y trae a diario sobre sí mismo y sobre el mundo que habita. 
San Pablo se refiere a Dios en estos términos: «Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de las misericordias y Dios de toda consolación, que nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que también nosotros seamos capaces de consolar a los que se encuentran en cualquier tribulación, mediante el consuelo con que nosotros mismos somos consolados por Dios».

Dios te ha concedido unos dones para ayudarte en la lucha por lograr un corazón amable. Te ha hecho a su imagen y semejanza, y Él es amor. En el Bautismo te infundió, junto con la gracia santificante, las virtudes de la fe, la esperanza y la caridad. En la medida en que eres hijo de Dios, a tu alma le resulta fácil y casi natural abrazar en el amor a Dios Creador. A ello alude san Pablo con estas palabras: «El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que se nos ha dado».
A pesar de los estragos provocados en la naturaleza del hombre, este sigue conservando en su alma algunas huellas de la gloria de Dios. Todo corazón humano tiende a la sociabilidad y a la amistad. Estrechamente unido a este anhelo se encuentra el deseo de tu alma de no gozar del placer y la belleza en solitario, sino en compañía de otros. Y cuando sientes ese deseo natural de dejar que los demás participen de tu felicidad, eres aún más feliz por el hecho de hacerles partícipes de ella.
Entre todos los dones naturales el más desarrollado es el de la compasión. Hasta los hombres más rudos y ásperos suelen compadecerse en presencia del dolor ajeno. A través de ese instinto compasivo, la naturaleza nos empuja a todos a ayudar a quienes se encuentran en peligro y a aliviar el dolor de los que sufren. La compasión es un retazo sagrado de la primitiva semejanza con Dios con que Él, Señor compasivo y misericordioso del universo, nos creó. (L. G. Lovasik en El poder oculto de la amabilidad)

Anuncios

2 comentarios en “La compasión es un retazo sagrado de la semejanza con Dios

  1. El término compasión es aquel que hace referencia al sentimiento por el cual una persona puede sentir piedad por alguien que se encuentra sufriendo. La compasión no significa que la persona siente exactamente lo mismo que aquel que sufre sino que lo acompaña en ese sufrimiento porque también se siente apenado en algún punto. La compasión es considerada uno de los sentimientos más humanos que pueden existir ya que significa que una persona puede, incluso involuntariamente, acercarse a otro que sufre o que está angustiado sin necesariamente pasar por la misma situación.

    La palabra compasión proviene del término latino cumpassio que significa ‘acompañar’. Esto quiere decir que la compasión marca una diferencia con otros sentimientos ya que lo que tiene de particular es que la persona que siente compasión no necesariamente sufre igual que aquella que sí lo hace, pero ver al otro en una situación de dolor, angustia, temor o desesperanza es lo que lo marca. La compasión es lo que le permite al ser humano dejar, al menos por un instante, de pensar en sí mismo para pensar en el otro incluso cuando el sufrimiento no corresponde a aquella persona que siente compasión. Es un modo de acercarse al otro y sentir lo terrible de ese sufrimiento.

    LA RELIGIÓN recalca la importancia que un sentimiento como la compasión tiene para la Humanidad ya que se considera que a través de ella el ser humano puede ser más bondadoso, más solidario y más noble debido a que la compasión es la que hace que alguien sienta o busque acompañar al otro.

    Más allá de cuestiones religiosas, la compasión es una capacidad que todos los seres humanos (incluso algunos animales) pueden desarrollar a lo largo de su vida ante diferentes situaciones. Aquellas personas que están imposibilitadas a sentir compasión suelen ser personas que pasaron por algún tipo de trauma o dolor tan grande y constante que les impide sentir piedad por los demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s