Dos temas y tres libros

como-defender-la-feUn antiguo conocido, José Pérez Adán, me recomienda este libro con entusiasmo, no en vano es la versión española de la “biblia” de Catholic VoicesAusten Ivereign y Yago de la Cierva, Cómo defender la fe sin alzar la voz, Palabra, 2016

La editorial ha conseguido ofrecer un formato de texto didáctico y ágil con mensajes y contenidos claros que ayudarán al no versado en comunicación a proponer mejor lo que ya sabe sobre los contenidos de la fe. Se trata de llegar a otros con empatía creando sinergias y puentes donde muchas veces tendemos a poner barreras y obstáculos. Y ello sin menoscabo de la verdad, que si se sabe proponer y explicar bien resulta siempre amable e iluminadora.

El texto de por sí es una ayuda importantísima. No debe, sin embargo, dar alas al lector para lanzarse sin paracaídas a foros mediáticos complicados. Para ello es necesario también contar con la experiencia y el saber hacer que solo dan la práctica del lenguaje de la imagen. Por eso los cursos presenciales, o en su defecto a distancia, de experto en comunicación católica según la metodología de Catholic Voices son tan útiles y oportunos.

La sabiduría es necesariamente dispersiva en el sentido de que el sabio egoísta es una contradicción: en definitiva un tonto infeliz. Saber no es el fin del camino, más bien el objetivo es compartir el saber. Cómo defender la fe sin alzar la voz da buenas razones para ello. Un texto que hará bien a quien lo lea y a quienes estén a su alrededor.

Muchas veces me han preguntado -sigue diciendo José Pérez Adán-, cuál es el tema dominante de nuestro tiempo. Suelo responder que eso precisamente: entender el tiempo en que vivimos. En mi humilde opinión la herramienta conceptual que mejor nos puede ayudar para llevar a cabo esa tarea es la Sociología, que estudia la realidad social que surge de continuo y pivota en torno al cambio (tiempo en definitiva). Un cambio que quizá nunca antes como ahora entendemos como acelerado, desparejo, imprevisible y sorprendente. Un cambio que en muchos sentidos no dirigimos sino que nos maneja y no de modo individual sino colectivo a través de modas y modos que nosotros, la mayoría de las veces, no iniciamos. Ahí somos actores y espectadores al unísono pero también influimos de alguna manera en el guion con nuestra libertad y creatividad. Es todo, en verdad, un tanto complejo. No es como antes, podríamos decir, cuando el cambio o los cambios eran más lentos y el tiempo, y nosotros con él, podía comprenderse y vislumbrarle un sentido con más facilidad. Antes parecía todo más estático, más sólido y previsible, con protagonismos palpables.

Quizá por ello nunca como ahora nos habíamos planteado la verosimilitud y plausibilidad de tanto futuro ficcionario. A los filósofos, que estudian las ideas en su mundo, el nivel de abstracción que manejan les permite poner y contrastar frente a frente realidad y ficción, y su trabajo especulativo nos puede ser de utilidad para, por lo menos, mostrar la imposibilidad de que se realicen ciertas profecías y escenarios que muchos anuncian como irremisibles. Los debates que platean estos dos libros, para especialistas, dan buena cuenta de ello. Son textos de supervivencia colectiva y por eso su temática es importante.

libros-portadasHubert Dreyfus y Charles Taylor, Recuperar el realismo, Rialp, 2016. Dreyfus y Taylor debaten en su escrito con Richard Rorty en torno al grado de realismo que mejor puede capacitarnos para asegurar un futuro plausible y digno. Superados los idealismos la elección está entre un realismo de mínimos (deflacionario) o de máximos (robusto), siendo la postura de los autores la defensa del realismo robusto, al que añaden el calificativo de plural para darle cierta maleabilidad conceptual. Un servidor ha visto virtudes y coherencias en los dos planteamientos. La ciencia social hoy en día puede trabajar con ambas concepciones de la realidad, si bien no con los presupuestos ficcionarios del idealismo.

portadas libros.jpgClaudia Carbonell y Lourdes Flamarique (ed.), De simios, ciborgs y dioses, Biblioteca Nueva, 2016. En el texto editado por Carbonell y Flamarique la cuestión a debate es la del naturalismo frente al que se posicionan los diversos autores. Se trata de ese naturalismo que justificaría la personalidad de ciborgs y demás trans y posthumanos en el ámbito de una evolución impelida por las mismas fuerzas de la naturaleza. El debate filosófico sobre qué no es naturaleza corre parejo en este sentido a ese otro sociológico sobre qué no es sociedad (supuestamente allí donde la razón no llega).

Mi respetado Amitai Etzioni dice que socialmente hablando hay verdades evidentes y de ahí, mediante el ejercicio de la razón, sale todo. Ciertamente confundir realidad y ficción es vivir en otro mundo, fuera de nuestro tiempo y haciéndolo y haciéndonos incomprensibles. Es vital, pues, como se propone en estos libros, marcar las diferencias. (por José Pérez Adán)

2 comentarios en “Dos temas y tres libros

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s