Algunas ideas sueltas sobre el pecado y la tibieza

pecadoA continuación pongo algunas ideas sueltas sobre el pecado y la tibieza:

  • La posibilidad de cometer errores no nos puede extrañar. Siete veces cae el justo, y otras tantas se levanta (Prov 24,16; Camino, n.389). El obstáculo principal es pactar con el pecado.
  • Malicia del pecado mortal y del pecado venial: reacción pronta.
  • La gravedad del estado de tibieza. Síntomas (Camino, n. 331). Vigilantes para prevenirla, prontos para rechazarla (Apoc 3,15‑22). Medios eficaces para reaccionar contra la tibieza: el amor a la Virgen, la oración de petición, el aprovechamiento del tiempo, la meditación de la Pasión del Señor, etc. Cfr. Homilía: La lucha interior, en Es Cristo que pasa, nn. 73-82.

Aquí pongo un elenco de enlaces relacionados con “la tibieza”:

Aquí otros enlaces relacionados con la voz “pecado”:

 

2 comentarios en “Algunas ideas sueltas sobre el pecado y la tibieza

  1. Muchísimas gracias por tanta documentación. Yo me voy a centrar en la tibieza.
    ¿Pero qué es la santidad? Un camino constante en la vida espiritual, que conduce a un amor efectivo cada vez mayor a Dios y a los demás.

    Lo contrario es la tibieza: «Lamentablemente, siempre está presente la tentación de la tibieza, de sofocar el Espíritu, de negarse a “comerciar con los talentos” que se nos han dado para nuestro bien y el de los demás (cf. Mt 25,25ss)». Atención a esa descripción de la tibieza, que aún se especifica más: «Todos hemos recibido riquezas espirituales o materiales útiles para el cumplimiento del plan divino, para el bien de la Iglesia y la salvación personal (cf. Lc 12,21b; 1 Tm 6,18)».

    La tibieza es, pues, ese sofocar el Espíritu que produce ceguera y sordera para el bien material o espiritual de los demás. Con palabras de Juan Pablo II, Benedicto XVI nos propone, vencer la tibieza y «aspirar a un “alto grado de la vida cristiana”» (cf. Carta Novo millennio ineunte, n. 31). Sólo así podremos dar el testimonio de la caridad que nuestro mundo necesita, testimonio reflejado en el servicio y las buenas obras.

    El Apocalipsis dice que sería mejor ser frío o caliente, pero no tibio (cf. Ap. 3, 15 y 16). Ahora vemos claramente que a la tibieza se opone la responsabilidad del amor.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s