«Crea en mí, ¡oh Dios!, un corazón puro»

purezaEn la oración para obtener la virtud de la pureza, pedimos a Dios lo que solamente Él puede conceder: «Crea en mí, ¡oh Dios!, un corazón puro» (Salmo 51 [50], 12; cf. Ez 11, 19). Empleamos así la misma palabra que aparece en el Génesis para designar la Creación: «crear» (cf. Gn 1, 1). El salmista utiliza un verbo hebreo, reservado exclusivamente a Dios, para suplicar un corazón puro, porque la redención se inscribe en la cadena de maravillas realizadas por Dios: es una nueva creación. Esto expresa la dependencia del ser creado respecto a su principio: la pureza del corazón es más que un simple cambio cualitativo, y solo es imaginable a partir de la relación con Dios. Dios exige la pureza (cf. Ex 20, 14.17; Dt 5, 18) y nosotros se la pedimos a través de la oración. Es pues, un milagro que esperamos, y ese milagro es posible porque «para Dios no hay nada imposible» (Lc 1, 37). Y es posible en Cristo, que vino a llevar la ley a su plenitud (cf. Mt 5, 17), mientras que, sin Él, nadie conseguiría vencer su dureza de corazón (cf. Mt 19, 8; Mc 10, 5). Es un don necesario, porque Dios nos llama a su amor y este amor es incompatible con la impureza: «Bienaventurados los limpios de corazón, porque verán a Dios»; la afirmación de Cristo concierne a la caridad, al amor a la verdad y evidentemente a la castidad. Es preciso, pues, pedir el milagro de la castidad por medio de una oración perseverante, como la de la cananea, que obtuvo la curación de su hija a fuerza de insistir (cf. Mt 15, 21-28): Cristo cede a las peticiones de una mujer que no es hija de Israel y que fue comparada a un «perrillo» por su condición de pagana. Como Jesús lee en los corazones, puede también tomar la iniciativa, a pesar de las dificultades. Así, un día de sabbat curó en la sinagoga a una mujer encorvada desde hacía dieciocho años: y solo ella mereció ser llamada «hija de Abraham» (Lc 13, 16). (G. Derville, en Amor y desamor. La pureza liberadora).

Anuncios

2 comentarios en “«Crea en mí, ¡oh Dios!, un corazón puro»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s