¿Cómo superar las aversiones o antipatías?

Smiling-GirlYa hemos hablado de las aversiones o antipatías, pero ¿cómo vencerlas? Veamos varios ejemplos:

Puedes superar tus sentimientos de aversión redirigiéndolos o identificándolos en cuanto tu alma los perciba; manteniéndolos ocultos y no hablando de ellos; comportándote de un modo especialmente amable, siempre que tengas ocasión, con la persona que te desagrada; recordando que posiblemente tú también les resultas antipático a otros; convenciéndote de que no puedes amar a Dios si no amas a tus enemigos; y rezando habitualmente por quienes te producen rechazo.
Tal vez nunca llegues a dominar del todo tus sentimientos, pero tampoco es absolutamente necesario. Una vez que hayas erradicado cualquier manifestación externa y consciente de tu aversión, es preferible el objetivo de luchar por ocultar tus sentimientos que por dominarlos plenamente. La mayor prueba de auténtica caridad que puedes dar en tu vida es tu actitud y tu conducta habitual con aquellos cuyo carácter suscita en ti una reacción de antipatía.
Dice Santiago: «Acercaos a Dios, y Él se acercará a vosotros. Limpiad vuestras manos, pecadores, y purificad vuestros corazones, hombres vacilantes». Después de haber limpiado tu corazón en el agua cristalina de la caridad, toda aversión se convertirá, lenta y silenciosamente, en una atracción real y en una caridad auténtica. (L. LOvasik, “El poder oculto de la amabilidad”)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s