Sobre la fidelidad, la templanza y la perseverancia

fortalezaAquí dejo algunas ideas sueltas sobre la fidelidad, la templanza y la perseverancia

  • Frutos del ES (el árbol bueno da frutos buenos… los frutos no salvan pero son indicio de santidad). Los frutos son: a) para Dios (amor, gozo y paz), b) para el prójimo (paciencia, benignidad y bondad) y c) para uno mismo (fidelidad o fe, mansedumbre y templanza) Gal 5, 22-23:En cambio, el fruto del Espíritu es: amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, lealtad, modestia, dominio de sí.

  • La prioridad de la Caridad: 1Cor 13 1 Si hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles, pero no tengo amor, no sería más que un metal que resuena o un címbalo que aturde. i tuviera el don de profecía y conociera todos los secretos y todo el saber; si tuviera fe como para mover montañas, pero no tengo amor, no sería nada. Si repartiera todos mis bienes entre los necesitados; si entregara mi cuerpo a las llamas, pero no tengo amor, de nada me serviría… El Amor o Caridad es esencial …. Porque la Caridad es el Amor de Dios que mora en mi y se traduce en los frutos… que son prenda del cielo ya aquí… La fe desaparecerá cuando Le veamos; la esperanza cuando llegue lo esperado, también desaparece; lo único que permanecerá es el Amor: por eso al atardecer de nuestra vida seremos juzgados en el Amor
  • Si tenemos a Dios en nosotros, tenemos el amor del Padre al Hijo y del Hijo al Padre, que es el Esp. Santo (del Don de sabiduría procede el fruto del Amor). La caridad es tener a Dios con nosotros que es Amor –> el gozo es lo que surge de esta presencia, xq tengo a Dios tengo gozo; –> paz, es el lazo que los une al Padre y al Hijo, me da paz íntima saber que Él está en mi y yo en Él: es la tranquilidad en ese orden… Jn 14, 23.26: El que me ama guardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada en él… pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo .
  • Fruto de la Perseverancia o longanimidad (viene del don Amor y bienaventurados los mansos porque ellos heredarán la tierra)… (fieles a corto y a largo plazo; porque te complaces en ti mismo; pero cuando cuesta y perseveras: eso es lo que Dios bendice… Estás aburrido, porque no amas, y quieres que te entretengan). Longanimidad: “larga tardanza para enojarse” o “paciencia constante”. Dios tiene paciencia porque es Amor  (tacita) 2 Pe 1,5-7: en vista de ello, poned todo empeño en añadir a vuestra fe la virtud, a la virtud el conocimiento, al conocimiento la templanza, a la templanza la paciencia, a la paciencia la piedad, a la piedad el cariño fraterno, y al cariño fraterno el amor.
  • El fruto de la Templanza (viene del don de Fortaleza y bienaventurados los pobres de espíritu… porque tienen su confianza en Dios… Templanza: Proviene de la palabra griega “Enkratía o Ekrateia” y significa … Tiene una base en el griego que es “Kratos: y significa “Fortaleza”, alguien que se sostiene a sí mismo…Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar rabbí, porque uno solo es vuestro maestro … Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre, el del cielo. No os dejéis llamar maestros, porque uno solo es vuestro maestro, el Mesías… Es decir, solo Dios es su roca no tiene otro punto al que esté apegado, dependiente o adicto, es auto-suficiente con Dios.
  • Fruto de la Fidelidad en la lucha (don del Amor: ejemplo del Capellán del colegio ultimo día de clase…; actitud de base: firme determinación de santa Teresa… 70 veces siete Jesús es proactivo no reactivo). Perseverar es, de algún modo, más importante que la santidad, para san Pablo en Rom 7,15 En efecto, no entiendo mi comportamiento, pues no hago lo que quiero, sino que hago lo que aborrezco; y si hago lo que no quiero, estoy de acuerdo con que la ley es buena. Ahora bien, no soy yo quien lo hace, sino el pecado que habita en mí. Pues sé que lo bueno no habita en mí, es decir, en mi carne; en efecto, querer está a mi alcance, pero hacer lo bueno, no. Pues no hago lo bueno que deseo, sino que obro lo malo que no deseo. Y si lo que no deseo es precisamente lo que hago, no soy yo el que lo realiza, sino el pecado que habita en mí. Así, pues, descubro la siguiente ley: yo quiero hacer lo bueno, pero lo que está a mi alcance es hacer el mal.
    En efecto, según el hombre interior, me complazco en la ley de Dios; pero percibo en mis miembros otra ley que lucha contra la ley de mi razón, y me hace prisionero de la ley del pecado que está en mis miembros.
    ¡Desgraciado de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte? ¡La gracia de Dios, por Jesús, el Cristo, Señor nuestro!
    Y en su testamento puede afirmar en 2 Tim 4, 6-7: Pues yo estoy a punto de ser derramado en libación y el momento de mi partida es inminente. He combatido el noble combate, he acabado la carrera, he conservado la fe (me he mantenido fiel).
  • En este sentido cfr: hay más alegría en el cielo por un pecador que se arrepiente que por noventa y nueve justos … No, esperad hasta el tiempo de la siega…
  • Camino 513-516: 513 Antes, solo, no podías… –Ahora, has acudido a la Señora, y, con Ella, ¡qué fácil! … 514 Confía. –Vuelve. –Invoca a la Señora y serás fiel…. 515 ¿Que por momentos te faltan las fuerzas? –¿Por qué no se lo dices a tu Madre: “consolatrix afflictorum, auxilium christianorum…, Spes nostra, Regina apostolorum”? …. 516 ¡Madre! –Llámala fuerte, fuerte. –Te escucha, te ve en peligro quizá, y te brinda, tu Madre Santa María, con la gracia de su Hijo, el consuelo de su regazo, la ternura de sus caricias: y te encontrarás reconfortado para la nueva lucha.
Anuncios

9 comentarios en “Sobre la fidelidad, la templanza y la perseverancia

  1. La perseverancia es, de todas las virtudes, quizás la que más se suele relacionar con la fidelidad, hasta el punto de que no pocas veces la encontramos empleada como sinónimo de la misma.
    No es nada sorprendente, pues la misma definición de fidelidad nos dice que lo propio de esta virtud es la duración a pesar de las dificultades y el desgaste que suponen el paso del tiempo. Es en este aspecto, por lo tanto, un objeto difícil.
    La voluntad humana es falible, inconstante. Su ordenación no es tarea fácil, y la infidelidad es siempre un riesgo. Pero, como afirma Santo Tomás,(…) donde quiera que se dé una especial razón de dificultad o de bien, debe darse también una virtud.

    Dado que uno de los obstáculos que suelen oponerse a la obra virtuosa es precisamente la duración temporal, porque es difícil aplicarse al bien de un modo continuado, esta persistencia será objeto de una virtud especial, que es la perseverancia.
    Lo propio de la perseverancia es, pues, persistir en el bien, soportar la dificultad de la duración inherente al acto de virtud. Pero no sólo la duración temporal constituye el obstáculo que principalmente hace que la fidelidad reclame el auxilio de otra virtud.

    Además de vencer la dificultad que lleva consigo la duración del acto de virtud, el hombre fiel muchas veces se encuentra con obstáculos externos, que necesita superar para mantenerse fiel. Por esto, también se relaciona con la fidelidad la virtud de la constancia, que es parecida a la perseverancia, como auxilio para remover los obstáculos que se opongan al acto de virtud. Lo hace, por tanto, según lo que es propiamente suyo, según explica Santo Tomás, diferenciándola de la perseverancia:

    La perseverancia hace que el hombre permanezca firme en el bien venciendo la dificultad que implica la duración del acto; la constancia, venciendo la dificultad originada por todos los demás obstáculos externos.

    La perseverancia y la constancia también aparecen como características de la fidelidad . Comenta Santo Tomás que, en el capítulo 3 del cuarto evangelio, Juan Bautista, además de manifestar la fidelidad de su amor, indica también su perseverancia, aquí expresada con el sustantivo permanentiam, en la forma de acusativo singular, que deriva del verbo permaneo, cuya traducción admite, además de permanencia, los significados análogos de perseverancia, constancia y persistencia.

  2. Palabras que sabias que nos ayudaran en el caminar de la vida cristiana. El amor todo lo vence las provincias del amor que nos guian siempre. Ya que el mismo Dios que es amor mora en nosotros. El amor todo lo da y lo entrga y se goza en la verdad y la justicia. La fe es la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve. Espero que la gente siga promulgando la sabiduria del amor que nos dan esa paz y esperanza en nuestro mundo. Vosotros sois la luz del mundo, ya que nuestro señor permanece en nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s