Los celos son una forma de envidia

celos2Los celos implican el temor a ser desplazados por un rival o a vernos privados de lo que es nuestro por derecho, o de lo que pensamos que nos pertenece. Decimos que los celos son una forma de envidia, en cuanto que afectan a lo que poseemos; mientras que la envidia atañe a lo que poseen otros. Nos hacen sentirnos agraviados por la intrusión en lo que es nuestro y nos disponen a vengarnos del desprecio de nuestros derechos y reivindicaciones.
Los celos van un paso más allá de la envidia: no solamente intentan rebajar la buena opinión de que gozan otros y critican a quienes reciben alabanzas y honores, sino que se caracterizan por un amor excesivo hacia nuestro bien personal y nos llevan a temer vernos privados de él. Prefieren que no se haga el bien antes que perder un ápice de alabanza. (Autor: L. G, Lovasick, “El poder oculto de la amabilidad”)

Anuncios

3 comentarios en “Los celos son una forma de envidia

  1. La envidia mata y no tolera que otro tenga algo que yo no tengo. Hace sufrir siempre, porque el corazón del envidioso o del celoso sufre. ¡Es un corazón que sufre!, es un sufrimiento que desea «la muerte de los demás». Y cómo «cuántas veces en nuestras ciudades, no hay que ir muy lejos para ver esto – por celos, se mata con la lengua. Uno tiene envidia de ese, del otro, y comienzan los chismes: y los chismes matan»:
    «Y yo, pensando y reflexionando sobre este pasaje de la Escritura, me invito a mí misma y a todos a buscar si en mi corazón hay algo de celos, algo de envidia, que siempre lleva a la muerte y no me hace feliz. Porque esta enfermedad nos lleva a ver lo bueno que hay en el otro como si estuviera en tu contra. Es el comienzo de tantas, tantas criminalidades. Pidamos al Señor que nos dé la gracia de no abrir el corazón a los celos, de no abrir el corazón a las envidias, porque estas cosas llevan siempre a la muerte».

    También Jesús fue entregado por envidia, como percibió Pilatos, evocando el Evangelio de Marcos:
    «La envidia – según la interpretación de Pilatos, que era muy inteligente, ¡pero cobarde! – es la que llevó a la muerte a Jesús. El instrumento, el último instrumento. Se lo habían entregado por envidia. Cada una tiene sus pecados, cada una tiene sus virtudes. Son propias de cada una. Debemos ver el bien y no matar con los chismes, por envidia o por celos».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s