¡Cuánto mal hacen las palabras cuando están motivadas por sentimientos de celos y envidia!

¡Cuánto mal hacen las palabras cuando están motivadas por sentimientos de celos y envidia! Hablar mal del propio hermano en su ausencia equivale a exponerlo al descrédito, a comprometer su reputación y a dejarlo a merced del chisme. No juzgar y no condenar significa, en positivo, saber percibir lo que de bueno hay en cada […]

Leer más ¡Cuánto mal hacen las palabras cuando están motivadas por sentimientos de celos y envidia!