Después del amor que nos une a Dios, el amor conyugal es la «máxima amistad»

amor familia.jpg

Después del amor que nos une a Dios, el amor conyugal es la «máxima amistad» Amoris laetitia, 123.

La exhortación apostólica Amoris laetitia no busca proponer un “ideal” de familia, sino que quiere confirmar, con fuerza, su rica y compleja realidad. En sus páginas se descubre una mirada abierta, profundamente positiva, que no se nutre de abstracciones o proyecciones ideales, sino la realidad pastoral diaria. El documento proporciona sugerencias espirituales y consejos de sabiduría práctica, útiles a todas las parejas humanas y a las personas que desean construir una familia. Es fruto de personas que saben por experiencia qué es la familia y qué implica vivir juntos por muchos años. La exhortación habla el lenguaje de la experiencia.

Anuncios

2 comentarios en “Después del amor que nos une a Dios, el amor conyugal es la «máxima amistad»

  1. Los análisis realizados sobre el sentido de la sexualidad en la perspectiva de la communio personarum, sobre la virtud de la castidad como virtud que hace posible el amor y sobre la caridad conyugal propia de los esposos como trasformación del amor conyugal, me permiten decir con la afirmación central de esta comunicación: en los esposos cristianos la conyugalidad se convierte en un verdadero camino de santificación, porque vincula la alianza matrimonial con Cristo gracias al don del Espíritu que habita en ellos y los conforma al amor esponsal del Señor.

    ¿De qué manera el don del Espíritu lleva a plenitud el amor de los cónyuges? Mediante la integridad todos los dinamismos del amor y la plasmación de la virtud de la castidad, se trasforma su amor conyugal en caridad conyugal.

    Los esposos, comunicándose su amor en una vida marcada por la conyugalidad en sus más variadas expresiones, se comunicarán también el don que han recibido de Dios. Es posible así comprender por qué el espacio de intimidad que mutuamente se abren los esposos es un espacio de salvación, de mutua santificación. Esta santificación estará, precisamente, en la perfección de su caridad conyugal.

    (D. Rafael mañana comienza la Feria en Sevilla, pero yo deseo vivamente que sea una semana de íntima comunicación con Dios. No me olvidaré de pedir especialmente por Vd. y por todos los amigos del blog,
    y espero de su “influencia” para poder conseguirlo. Voy a dejar el ordenador, de tal manera que mi cabeza y mi alma estén solo para Dios. Será solo una semana. El próximo domingo volveré con renovadas energías. Gracias una vez mas por toda su ayuda)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s