¿Vamos hacia lo posthumano?

LibroHumanosoPosthumanos.jpg¿Humanismo o posthumanismo? Singularidad tecnológica y mejoramiento humano
Albert Cortina y Miquel-Àngel Serra (coord.)
Fragmenta Editorial
Barcelona (2015)
525 págs.
33 €

En el libro ¿Humanos o posthumanos?, coordinado por Albert Cortina y Miquel-Àngel Serra, basado en gran parte en un debate en la página web de La Vanguardia, se plantea el tema de este modo: “La Singularidad será un acontecimiento que sucederá dentro de unos años, con el aumento espectacular del progreso tecnológico debido al desarrollo de la inteligencia artificial (…) En esa fase de la evolución se producirá la fusión entre tecnología e inteligencia humana. Finalmente, la tecnología dominará los métodos de la biología hasta dar lugar a una nueva era en que se impondrá la inteligencia no biológica de los posthumanos, que se expandirá por el universo”.

Todo esto, con la intención de mejorar la especie humana. Un filósofo llamado Nick Bostrom, campeón del transhumanismo, escribe que se trata de eliminar los aspectos no deseados de la condición humana, incluida la condición mortal. Inmortales gracias a la biotecnología.

Filosofía-ficción

Se podría despachar todo eso de un plumazo, calificándolo de ciencia-ficción o filosofía-ficción. O comparar esas exquisiteces tecnológicas con la situación de un planeta en el que mucha gente no solo no es posthumana sino que vive en una condición inhumana o infrahumana. Pero el asunto es serio, en cuanto que muestra, por parte de algunas universidades y lugares de pensamiento, el abandono de la filosofía sobre el hombre y la entrega sin condiciones en brazos de la tecnología.

En el debate recogido en el libro –213 participantes– domina claramente, en torno al 90%, el rechazo de esa posibilidad: no se está en contra de la tecnología, ni de sus avances, pero se defiende que sería un mal servicio si con eso se pusieran en peligro la libertad y la dignidad humanas. Además, se sospecha que todo eso permitiría un control tecnológico, en manos de unos pocos, generándose una tiranía tecnológica posthumana. O se defiende que las razones del espíritu han de estar siempre por encima de la razón instrumental. O se dice que seguiremos siempre siendo humanos, con sueños propios de humanos, como pensar lo transhumano o lo posthumano.

Totum revolutum

Lo posthumano

Lo posthumano
Rosi Braidotti
Gedisa
Barcelona (2015)
253 págs.
20,50 €
T.o.: The Posthuman
Traducción: Juan Carlos Gentile Vitale

Otro libro dedicado a un tema semejante –no exactamente igual– es Lo Posthumano, de Rosi Braidotti (62 años, profesora en la Universidad de Utrecht). Es una obra algo extraña, a veces enrevesada, con cuya tesis de fondo no me puedo mostrar más en desacuerdo. Y, quizá por eso, es interesante para estar al día de lo que se cuece en algunas universidades en el campo de las humanidades, ahora, según Braidotti, y para bien, antihumanidades y posthumanidades. Porque su postura supone “una toma de distancia radical de las nociones de racionalidad moral, identidad unitaria, conciencia trascendental y valores morales innatos y universales” (pág. 111).

La autora se confiesa, con insistencia que llega a ser cansina, materialista-vitalista, y, por eso –así lo entiende– feminista radical (piensa que la tradición humanista hasta ahora era solo machismo), animalista, ecologista, ardiente defensora del colectivo LGTB y partidaria de integrar en lo posthumano la robótica, la inteligencia artificial, etc.

A pesar de las vueltas y revueltas, esa es toda la sustancia. Siguiendo a “la muerte del hombre”, de Foucault, y dando por definitiva la muerte de Dios (Nietzsche), hay que pensar, dice, en algo más amplio, integrador de lo natural y lo cultural, la vida en toda su amplitud, con los hermanos animales, algo que llama zoe.

Todo eso se mezcla con una reinterpretación de Spinoza –su filósofo favorito–, aunque tiene que transformar lo esencial de este, el panteísmo del Deus sive Natura, en algo así como Materia sive Vita.

Ante el abandono de la filosofía en sentido estricto, que tiene como única arma el pensamiento, se hace pasar por filosofía los avances de lo tecnobiológico

Sin duda hay otros muchos caminos de pensamiento que, sin abjurar del humanismo, fundan el humano respeto hacia todo lo humano (hombre y mujer), hacia los compañeros animales, hacia la Tierra… Pero Rosi Braidotti piensa que hay hacer tabla rasa de todo lo anterior, en aras sobre todo de un feminismo tan virulento que se parece mucho al machismo de antes o de hoy. Por ejemplo, critica al famoso Homo vitruviano, de Leonardo da Vinci, porque este no hizo unaMulier vitruviana, permitiéndose una pulla sobre las presuntas preferencias sexuales del humanista italiano.

Hay mucho en todo esto de interés por hacerse notar como iconoclasta de lo anterior, abriéndose a un totum revolutum donde todo se mezcla, en una investigación, cómo no, abierta… Cuando en la última parte afronta lo ético, tiene que encontrar un sujeto y solo tenemos una subjetividad “nómada”, transversal, materialista, “zoecentrada”… ¿Fundada en qué? No es necesario fundar nada… Eso sería… humanismo. Pero entonces, ¿a qué viene hablar de ética?

Qué está ocurriendo

Está ocurriendo que, ante el abandono de la filosofía en sentido estricto, que tiene como única arma el pensamiento, aunque parta de la diversidad de la realidad natural, se hace pasar por filosofía los avances de lo tecnobiológico, como si, ahora sí, fuera ya posible construir el humanoide perfecto.

Pocos dudan de que muchos de los avances tecnológicos son, si se usan con principios morales, un gran beneficio para el hombre; pero esos avances se operan en instrumentos que siempre será nada menos y nada más que instrumentos.

Hay muchas cosas en la vida, como lo que tiene un aliento poético, que si se tecnifican se mueren. Por eso el mayor peligro de esta apoteosis de lo tecnobiológico es que introduzca al mundo es una uniformidad de máquina que ahogue lo diverso, distinto, singular, personal.

Fuente: https://www.aceprensa.com/articles/vamos-hacia-lo-posthumano/

Un comentario en “¿Vamos hacia lo posthumano?

  1. ¿Humanos o posthumanos? Singularidad tecnológica

    ¿Estamos dispuestos a aceptar una especie humana mejorada tecnológicamente a partir de la transformación radical de sus condiciones naturales? ¿Se está produciendo ya la singularidad tecnológica que dará lugar a un salto evolutivo irreversible del género humano hacia el posthumano? ¿Qué papel tienen la conciencia, la ética y la democracia para controlar los abusos en este proceso?

    Singularidad tecnológica
    Para el ingeniero de Google Ray Kurzweil, la singularidad tecnológica o Singularidad está cerca. Nuestra especie está a punto de evolucionar artificialmente y convertirse en algo diferente de lo que ha sido siempre. ¿Estamos preparados para afrontarlo?

    La Singularidad será un acontecimiento que sucederá dentro de unos años con el aumento espectacular del progreso tecnológico debido al desarrollo de la inteligencia artificial. Eso ocasionará cambios sociales inimaginables, imposibles de comprender o predecir por cualquier humano anterior al citado acontecimiento. En esta fase de la evolución se producirá la fusión entre tecnología e inteligencia humana. Finalmente la tecnología dominará los métodos de la biología hasta dar lugar a una era en que se impondrá la inteligencia no biológica de los posthumanos que se expandirá por el universo.

    Kurzweil pronostica que el siglo XXI marcará la liberación de la humanidad de sus cadenas biológicas y la consagración de la inteligencia como el fenómeno más importante de nuestro universo. Los ordenadores tendrán una inteligencia que los hará indistinguibles de los humanos. De esta forma, la línea entre humanos y máquinas se difuminará como parte de la evolución tecnológica. Los implantes cibernéticos mejorarán a los seres humanos, dotándolos de nuevas habilidades físicas y cognitivas que les permitirán actuar integradamente con las máquinas.

    Hace falta decir que Kurzweil es un insigne representante de la ideología transhumanista muy extendida en ámbitos científicos que desarrollan tecnologías NBIC (nanotecnología, biotecnología, tecnología de la información, ciencia cognitiva) y otros como inteligencia artificial, robótica o neurociencia espiritual, así como entre filósofos, intelectuales, financieros y políticos que buscan una finalidad: la “mejora” de la especie humana, el cambio en su naturaleza y la prolongación de su existencia.
    El filósofo Nick Bostrom ha definido el transhumanismo como “un movimiento cultural, intelectual y científico que afirma el deber moral de mejorar las capacidades físicas y cognitivas de la especie humana, y aplicar al hombre las nuevas tecnologías, a fin de que se puedan eliminar los aspectos no deseados y no necesarios de la condición humana: el padecimiento, la enfermedad, el envejecimiento e, incluso, la condición mortal”.

    Según esta visión, hay que diferenciar entre transhumano y posthumano. El primero sería un ser humano en transformación, con algunas de sus capacidades físicas y psíquicas superiores a las de un humano normal. En cambio, un posthumano sería un ser (natural-artificial) con unas capacidades que sobrepasarían de forma excepcional las posibilidades del hombre actual. Esta superioridad sería tal que eliminaría cualquier ambigüedad entre un humano y un posthumano, completamente diferente y más perfecto.

    Por otra parte, la visión Smart City propone que el hábitat humano mejore tecnológicamente a través de la llamada inteligencia ambiental. Las tecnologías aplicadas al territorio y a la ciudad entendida como un sistema de información permitirán abstraer esta información de su soporte físico material, integrándola en un sistema operativo externo que facilitará una gestión urbana más inteligente.

    ¿Se implementará en los próximos años una noocracia democrática basada en la inteligencia colectiva, la sincronización global de la conciencia humana y el poder distribuido horizontalmente? ¿O bien el desarrollo de la Red como Supercerebro de Gaia comportará un totalitarismo cibernético?

    Estamos ante un gran debate sobre el futuro de la condición humana, la organización social, el hábitat urbano, el misterio de la iniquidad, y nuestra relación con el orden natural que rige el mundo y el cosmos. Con el fin de abordarlo hace falta una gran dosis de prudencia y responsabilidad. El proyecto humano es abierto. La integración cognitiva será clave en esta etapa evolutiva del hombre y la noosfera. Necesitaremos un humanismo fundamentado en la conciencia universal, abierto a la Trascendencia, centrado en la libertad y dignidad de la persona, en su esencia, belleza y perfeccionamiento integral. El ser humano es aquel que equilibra condición biológica y dimensión espiritual. Los mecanismos clave de la evolución humana son el amor y el altruismo. La evolución va hacia el Espíritu.

    La racionalidad del cosmos puede entenderse mediante la ley natural, fundamento del derecho positivo y de la ética universal que identifica el bien común en cada momento y situación. La conciencia, en sentido amplio, los principios morales, y una democracia adelantada y justa, permitirán fijar medidas de autocontrol y definir los límites infranqueables ante las nuevas tecnologías, con el fin de evitar, en el futuro, el dominio absoluto de unos cuantos posthumanos sobre el resto de la humanidad.

    Artículo publicado en La Vanguardia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s