Bendición desconocida- Robert Barron

Bendición desconocida: Los tres caminos a la santidad es una charla realizada en 2005, donde el padre Robert Barron, teólogo católico, reflexiona acerca de la belleza de Jesús. Sostiene Barron que a través del conocimiento del amor de Jesús derramado sobre cada uno de nosotros, que nos sana y nos llama a una misión, recibimos una inaudita riqueza de bendiciones de parte de Dios.

Según Barron, los tres caminos a la santidad son: 1) Encontrar el centro. 2) Descubrir que eres un pecador. 3) Darte cuenta de que tu vida no se trata de ti. La charla ha sido divulgada por TV –a través de EWTN, Red Católica Mundial– en tres partes, cada una con la exposición de un camino. También se encuentra disponible en un DVD producido por Word on Fire, red multimedia para evangelización católica fundada por Barron.

El siguiente vídeo contiene la exposición del primer camino, encontrar el centro, donde Barron hace referencia a la noción de belleza de Tomás de Aquino para quien tiene tres cualidades: integridad, armonía y claridad. También habla de dos elementos característicos de la Edad Media, los rosetones de las catedrales góticas y la rueda de la fortuna, y su relación con Jesús.

3 comentarios en “Bendición desconocida- Robert Barron

  1. Cuando Cristo es verdaderamente el centro de tu vida, todo cae en su lugar, toda tu vida tiende a ordenarse en armonía en torno a Él y tu alma es VERDADERAMENTE HERMOSA. Tu mente, tu voluntad, tu sexualidad, tus pasiones, tu vida privada, todo en ti cuando Cristo llega a ser el centro de tu vida verdaderamente, y tienden a ordenarse en patrones armoniosos en torno a Él. ¡Busca primero el Reino de Dios y su justicia Divina! (Mt 6,33), cuando algo distinto a cristo es el centro de tu alma, dinero, sexo poder, placer, cualquiera de los placeres del mundo, de las cosas del mundo, se vuelve una confusión, una desarmonía.
    La belleza ocurre en la intersección de tres cosas: Integridad ,Armonía, La Radiancia

    El alma bella es una, el santo es alguien cuya vida se trata en una cosa, no que sea monótona tu vida, sino que tu vida esta anclada o centrada, tu mente, tu voluntad tus energías, tus pasiones, tu cuerpo a Cristo y a sus propósitos, es el El centro de tu vida, el Senor disputable de tu vida, entonces tienes INTEGRIDAD.

    Armonía
    Cuando cristo es el ancla de tu vida todo está unido, armonioso, interdependiente mutuamente
    Ahora ¿Qué sucede con nosotros pecadores?, mi mente va por este camino, mi voluntad por aquel, mi cuerpo quiere esto, pero mi alma quiere aquello, divididos, en desarmonía, sin integridad. Una lucha constante entre lo que quiero, lo que pienso y lo que digo, una inconformidad, una tristeza, una desesperación, un vacío, una soledad, una depresión, un buscar en otros lugares, lo que Dios me ofrece, con el solo hecho de unirme a Él.

    Radiancia, Luz, Claridad:
    El alma bella es atractiva, radiante, llama la atención a otros, en la gente santa haya este brillo literal, cuando hayamos esa armonía en Cristo, y atractivos para aquellos que nos rodean, (Mc 5, 1,sss) como el endemoniado, habla una sola voz pero son mucho Diablo es igual a dividir separar, Jesús viene como el recolector, como la historia de Marta y María Marta (Lc 10, 38-42): Marta está ansiosa o preocupada por muchas cosas, su alma se ha vuelto disoluta, no está enfocada, está en muchas cosas, dividida; en cambio María escogió “el unum necesario, El uno que es necesario”, la mala señal de que estamos divididos es “decirle a Dios lo que debe hacer”, lo mismo que hizo Marta “Señor dile a mi hermana que me ayude”, por el contrario si estás anclado, centrado en Dios, te preocupa “el unum necesario”, ahora Dios trabaja en ti, la voluntad de Dios determinando tu propia voluntad, tu felicidad está en pleno, otro ejemplo es: (Mc 4,37-39) estamos en la barca de Pedro haciendo nuestro camino en la vida, y trae la vida, fracasos, derrotas, Cristo dormido en medio de la barca, en medio de ti y de mí, el lugar de la Paz, y si pregunta ¿dónde está su fe?, es ¿Dónde está su conexión conmigo? Cuando estas unido a Cristo, estas unido al centro, a ese poder que trasciende espacio y tiempo, que esta mas allá de todos los caprichos de esta vida, estas unido en Paz, el Cristo dormido es del que tú te has apartado en las actividades de tu vida, preocupado con tantas cosas, has permitido que tu unión con Él se pierda, claro que tienes miedo, estas tropezándote, por lo tanto despierta ese acceso al centro a ese Cristo en ti, y encontrarás la paz, abrazarse a la roca, Santa Teresa de Ávila dice el castillo interior, ósea estar enraizado a Cristo, hemos olvidado el camino, hemos perdido la llave, pero tenemos ese castillo que es Jesucristo, todos tenemos un lugar, el poder Divino en ti, como a la mujer en el pozo “yo te daré agua a ti y no te volverá a dar sed” (Juan 4:1-30), hay que encontrar el centro. La gente que ha encontrado el centro ha encontrado el descanso, es más grande que nada que el mundo pueda arrebatarles. Cristo, el único que no cambia, Él es el punto simple, no vivías tu vida en los bordes de la rueda, vívela en el centro (Cristo) ya que afuera un día estas arriba y otro día estas abajo, desapégate de cualquier punto de afuera de la rueda, porque ahí encuentras desesperación, se vive miserable, se pierde el camino, pero el que vive en el centro, vive en donde trasciende al mundo, donde está la paz de Cristo, la persona desapegada que está en el centro de la rueda (con Cristo) tiene los pies ligereo y puede responder a los cambios y giros de la rueda, como nos narra en las bienaventuranzas (dichosos) Mt 5, 1-13, dichosos los que no piensan en los bienes materiales, pues los que están en la periferia de la rueda viven inquietos y desesperados ya que solo piensan en las cosas del mundo, tienen hambre de Dios pero lo quieren saciar con bienes materiales, vicios etc., y por un poco te satisfacen, y te esfuerzas por obtenerlo, mientras la rueda de la fortuna te favorezca, entras en pánico y ahora tu vida circula en torno a ese bien ya que pasara pronto y terminaras debajo de la rueda, enganchado en algo que es menor a Dios, por el contrario que afortunado si vives en el centro, no eres adicto a lo que está en el borde de la rueda, nunca estarás abajo, ni desesperado, ni triste ni abatido, Santo Tomas de Aquino, quieres saber lo que es la vida feliz, una vida buena, ama lo que Cristo Ama en la cruz, desprecia lo que Cristo desprecia en la cruz.
    (De mi archivo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s