Domingo de Resurrección: Titulares equívocos y personas sin fe

noticia.jpgPara nuestra vergüenza, el día más alegre de la Historia comenzó con una mala noticia: Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto. Venía esta crónica apresurada a sumar tristeza sobre tristeza: a la muerte de Cristo se añadía el robo de su cadáver.

   No era, desde luego, falta de información. Las fuentes habían sido las más fiables: dos ángeles habían anunciado que Cristo estaba vivo, y que no debían buscarlo entre los muertos. Más bien, se trató de falta de fe: no creyeron a los ángeles. Prefirieron creer a sus miedos.

   Fue Juan, el apóstol que no se dejó vencer por el miedo ante la Cruz, quien recibió en primer lugar la gran noticia: Entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Le bastó ver el sepulcro vacío y la cama recién hecha para creer que Jesús había salido de allí por su pie.

   Pues hasta entonces no habían entendido Hace falta un golpe de luz para que se abran los ojos. ¿Has entendido tú? ¿O aún te pueden tus miedos? ¡Cristo está vivo! ¡La muerte está vencida! ¡El Cielo está abierto para ti!

   ¡Feliz Pascua!

Anuncios

4 comentarios en “Domingo de Resurrección: Titulares equívocos y personas sin fe

  1. Muchos de los conversos recientes, que expresaron por escrito su conversión, coinciden en un argumento fundamental: la conmoción interior ante el encuentro —inesperado, por lo general— con el amor de Dios. No el “amor a Dios” (del hombre hacia Dios), sino cabalmente el amor de Dios hacia el hombre. Y, más que hacia el hombre en general, “hacia mí”; hacia quien, después de reconocer esa realidad, ve transformada su vida de modo radical.

    Este amor, «el primero de los dones divinos»en el orden del ser, también conviene que sea el primero en el orden del conocer. Tras él se desplegarán otras muchas intuiciones; ésta es como la fuente, de la que surgirán raudales que «saltan hasta la vida eterna» (Jn 4,14).

    Estas breves páginas se centran precisamente en ese Amor recibido de Dios por los hombres. Pero no tanto en el Amor, cuanto en su grandeza infinita.

    Esto último, en efecto, es lo más indispensable. Muchos cristianos no son conversos, en el sentido de haber llegado a la fe a una edad adulta, desde el ateísmo o la indiferencia, pero este es el mayor problema a que se enfrentan. Al crecer en un clima creyente, han ido incorporando a su vida las verdades y la práctica de la fe de un modo natural y progresivo. Les parecen “normales” las verdades que creen y la moral que practican.

    Tan normales, que han perdido la capacidad de asombro que toda inteligencia humana tiene —debe tener— ante la Verdad.

    ¿Pero no hay, hoy en día, mucho agnosticismo y mucha increencia…? Ciertamente, y para esas personas hay libros abundantes, que dan razón de la fe que profesamos los creyentes. Pero no basta, son necesarios también libros para gente con años de vida cristiana, que está habituada a aquellas verdades, que las ha considerado con frecuencia, que practica su fe cotidianamente a través de los sacramentos y la oración.

    En definitiva, fieles cristianos que siguen a Cristo; pero que tantas veces tienen el peligro de hacerlo por inercia o costumbre. Gente de la que sólo pueden decirse cosas buenas (dentro de las inevitables imperfecciones humanas), que viven la caridad y los mandamientos morales; pero que a la postre son incapaces de asombrarse, y menos aún de asustarse, ante la grandeza de lo que dicen creer.

    Mientras un cristiano no queda paralizado de estupor, al reflexionar sobre las verdades de su fe, está lejos de comprender quién es Dios y quién es él, lo que su Creador le ha dado y le da cada día, lo falso de su correspondencia y la deuda inabarcable que tiene con su Dios y con su prójimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s