«Si el Señor no lo perdonase todo, el mundo no existiría»

lars_van_de_goor_natureSeguimos con el libro del Papa “El nombre de Dios es misericordia“. Esta vez se trata de un suceso que se quedó fuertemente gravado en su memoria:

Recuerdo muy bien este episodio, que se me quedó grabado en la memoria. Me parece que aún la veo. Era una mujer mayor, pequeñita, menuda, vestida completamente de negro, como se ve en algunos pueblos del sur de Italia, en Galicia o en Portugal. Hacía poco que me había convertido en obispo auxiliar de Buenos Aires y se celebraba una gran misa para los enfermos en presencia de la estatua de la Virgen de Fátima. Estaba allí para confesar. Hacia el final de la misa me levanté porque debía marcharme, pues tenía una confirmación que administrar. En ese momento, llegó aquella mujer, anciana y humilde. Me dirigí a ella llamándola abuela, como acostumbramos a hacer en Argentina. «Abuela, ¿quiere confesarse?» «Sí», me respondió. Y yo, que estaba a punto de marcharme, le dije: «Pero si usted no ha pecado…». Su respuesta llegó rápida y puntual: «Todos hemos pecado». «Pero quizá el Señor no la perdone…», repliqué yo. Y ella: «El Señor lo perdona todo». «Pero ¿usted cómo lo sabe?» «Si el Señor no lo perdonase todo —fue su respuesta—, el mundo no existiría

Un ejemplo de la fe de los sencillos, que tienen ciencia infusa aunque jamás hayan estudiado teología. Durante ese primer ángelus dije, para que me entendieran, que mi respuesta había sido: «¡Pero usted ha estudiado en la Gregoriana!». En realidad, la auténtica respuesta fue: «¡Pero usted ha estudiado con Royo Marín!». Una referencia al padre dominicano Antonio Royo Marín, autor de un famoso volumen de teología moral. Me impresionaron las palabras de aquella mujer: sin la misericordia, sin el perdón de Dios, el mundo no existiría, no podría existir. Como confesor, incluso cuando me he encontrado ante una puerta cerrada, siempre he buscado una fisura, una grieta, para abrir esa puerta y poder dar el perdón, la misericordia.

——

Esta bonito suceso que nos narra el Papa puede ayudarnos hoy. Esta mujer da una respuesta acertada al problema del mal y la existencia de Dios. La cuestión no es tanto si existe o no existe Dios, sino si realmente puedo existir yo sin Dios. San Agustín decía: siendo el mal corrupción del bien, y siendo, en consecuencia, que no puede haber mal si no existe un bien que pueda corromperse, si todo fuera mal en el mundo no existiría nada, porque todo habría sido corrompido hasta el final: la muerte y la inexistencia. Pero como es evidente que existe algo, entonces existe el bien, aunque sea corruptible. Y ¿existe un bien no corruptible? A eso llamamos Dios.
 
Esta respuesta no compete a la ciencia, porque la ciencia nunca responderá a por qués o para qués primeros. Pero si buscamos en nuestro corazón, encontramos respuestas llenas de sabiduría, como la de esta abuela. Es cierto, que este tipo de preguntas nos suelen dar vértigo, miedo o alegría, pero, sea lo que fuere, siempre nos permiten un encuentro con esa Ternura Infinita capaz de vencer resistencias más duras que el diamante: nuestro propio corazón.

6 comentarios en “«Si el Señor no lo perdonase todo, el mundo no existiría»

      1. Gracias a vosotros. El trabajo a veces es muy absorbente. Parece que asoman algunos huecos. También es una gran alegría para mi aprender en estas páginas con el Padre Rafael, Rosa y todos los demás. Y todos estáis en mis oraciones.
        Un fuerte abrazo.

  1. El rostro de Dios es el de un Padre misericordioso, que siempre tiene paciencia. ¿Hemos pensado en la paciencia de Dios, la paciencia que tiene con cada uno de nosotros? Esa, es pues su misericordia. Siempre tiene paciencia: tiene paciencia con nosotros, nos comprende, nos espera, nunca se cansa de perdonarnos si sabemos volver a Él con un corazón contrito.

    El cardenal Kasper comenta que sentir la misericordia, escuchar esta palabra hace cambiar todo. Es lo mejor que nosotros podemos sentir: cambia el mundo. Un poco de misericordia hace que el mundo sea menos frío y más justo. Tenemos necesidad de entender bien esta misericordia de Dios, este Padre misericordioso, que tiene tanta paciencia… Recordemos al profeta Isaías, que dice que aunque nuestros pecados fueran de color rojo escarlata, el amor de Dios los haría de color blanco como la nieve. ¡Es hermoso, eso de la misericordia!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s