4 comentarios en “Algunos tips para ser un buen abuelo/a

  1. ROL Y FUNCIONES DEL ABUELO
    No se puede hablar de abuelos y abuelas típicos ya que las personas se convierten en abuelos a distintas edades y circunstancias por lo que el papel del abuelo es una actividad muy individualizada. En las familias en las que los dos padres trabajan normalmente son los abuelos los que se ocupan de los niños. El papel de los abuelos es distinto al de los padres y la relación de apego que se forma con ellos es también distinta. Los abuelos suelen ser más consentidores y dan más apoyo o empatía y simpatía y menos disciplina, es decir, mantienen una relación más juguetona y relajada.
    Lo que todos los abuelos tienen que tener muy claro es que su nieto NO es una segunda oportunidad para representar el papel de padres, sino que ahora les llega el momento de desempeñar un nuevo papel de abuelos.

    Cuidador:
    Este rol está muy extendido, es una de las influencias más directas de los abuelos sobre sus nietos, que aunque se desempeña en cualquier situación, es más común en las parejas uniparentales, en casos de madres adolescentes, en momentos de crisis o cuando los dos trabajan fuera de casa. En cuanto al sexo, hay más número de abuelas que de abuelos en este grupo siendo el rol del abuelo como cuidador normalmente un canguro provisional.

    Compañero de juegos:
    Junto con la anterior es una de las principales influencias de los abuelos sobre los nietos que se suelen sentir satisfechos con su nuevo rol y disfrutan jugando con los pequeños, hablando con ellos, etc. Se trata de un estilo relajado y no autoritario, formado principalmente por abuelos jóvenes que tienen suficiente energía.

    Historiador:
    Esta función de historiadores de la historia familiar y de las tradiciones es muy positiva tanto para el abuelo como para el nieto. Los nietos ven a sus abuelos como historiadores que les hablan de su herencia étnica, de la historia familiar, de las tradiciones, de lo que hacían cuando eran ellos pequeños, de cómo eran sus padres de pequeños, etc. y los niños disfrutan oyendo las historias sobre todo esto, les ayuda a llenar el vacío entre el pasado y el presente dando un sentido a la historia de su familia. Este rol les pone en un lugar ventajoso sobre los padres de los niños ya que ellos pueden recordar mucho más del pasado de la familia, de sus orígenes, contar cosas que les contaban sus abuelos, etc. poniendo en contacto aspectos de diferentes generaciones. Y también tiene un efecto positivo en la relación padre – hijo cuando los abuelos cuentan a los nietos cosas de sus padres cuando eran niños y jóvenes, lo que hace que conozcan más del pasado de sus padres facilitando un entendimiento entre ellos.

    Transmisor de valores morales:
    Otra función muy común de los abuelos es la de aconsejar, guiar, asesorar y transmitir valores morales. Deben enseñarles que NO todo lo nuevo es bueno y que NO todo lo viejo es malo. Muchas veces los viejos valores son los más acertados y necesitan una reafirmación.

    Modelo de envejecimiento y ocupaciones:
    Los niños ven a sus abuelos como modelo de envejecimiento. Esto tiene que ver con abuelos que quieren enseñar a sus nietos cómo vivir, darles consejos y sabiduría, y enseñarles cómo piensa y funciona la gente mayor. Esta actitud puede dar a los niños una actitud saludable para con la gente mayor sobre todo en nuestra cultura en la que la juventud es prácticamente adorada, los niños necesitan aprender a conocer y valorar a sus mayores. Los abuelos actúan así como modelos del futuro rol de sus nietos como abuelos y como modelo de relaciones familiares. Además al conocer a los abuelos, los niños aprenden que los mayores son buenos y pueden quererlos y respetarlos como parte de la familia. También actúan de modelo de comportamiento, es decir, los niños observan la forma de relacionarse sus abuelos con sus padres y con ellos mismos y esta puede ser la forma que ellos adquieran en el futuro para relacionarse con sus padres ancianos y con sus nietos.

    Amortiguación entre padres e hijos:
    Suelen actuar como pacificadores que intervienen para calmar las aguas y reducir las tensiones. Es una función estabilizadora de la familia que hasta en épocas de tranquilidad actúan como mediadores de la familia ayudando a los chicos adolescentes y a sus padres a resolver sus diferencias; es como un árbitro de las disputas familiares.

    Influencia a través de los padres:
    Además de las influencias directas que hemos visto pueden darse otras indirectamente ya que la relación entre abuelos y nietos no es un lazo directamente generacional, sino que está mediada por una generación intermedia (la de los padres). Por ello, la relación entre los abuelos y sus hijos afectará mucho a la relación con los nietos. Los abuelos con buenas relaciones con sus hijos tienen más probabilidad de acceso a sus nietos y de desarrollar con ellos vínculos más fuertes. Los abuelos pueden influir en el comportamiento de los nietos de modo directo o indirecto a través de sus hijos (padres de los nietos) y tanto de una forma positiva como negativa.

    Ayuda en los momentos de crisis:
    Los abuelos suelen ayudar en momentos de crisis como divorcio, separación, enfermedades, problemas económicos…

    Amor incondicional:
    Los abuelos ofrecen amor incondicional a sus nietos sin tener las obligaciones que tienen los padres de educarlos de forma adecuada. Es un hecho que los abuelos pueden ayudar a los nietos a sentirse queridos y seguros; los niños nunca tienen demasiado de este tipo de amor. El rol moderno de los abuelos está más relacionado con el afecto y la calidez que con la autoridad y el poder. Aunque el abuelo no tenga un contacto diario con los nietos y no desempeñe un papel igual al de los padres se crea un vínculo emocional entre ambos muy importante y que dura años, incluso toda la vida.

    Mimar y malcriar:
    Este es el rol clásico con el que siempre se les ha identificado igual que pasa con la función anterior de dar amor incondicional. Lo de mimar a los nietos está muy unido al hecho de que ser abuelo ofrece todo lo bueno de ser padre pero sin las obligaciones de la crianza, por lo que es normal que sean los abuelos los que mimen y malcríen a los nietos, es decir, les dan todo lo que quieren y no aplican reglas. Este hecho de mimar a los nietos puede tener consecuencias positivas en los niños y en la relación que mantienen, pero también negativas cuando los mimos llegan a anular la figura de los padres.

    Confidentes y compañeros:
    Los nietos muchas veces consideran a los abuelos como las personas que más les comprenden, les entienden, saben lo que les pasa, etc. Muchas veces se sienten más cerca de los abuelos que de los padres para contarles sus cosas, sus problemas, sus dudas, sus alegrías… Esta unión puede deberse a los aspectos que comparten la juventud y la vejez: ambos son grupos de edad no dominantes, con menos poder e influencias que los adultos, son considerados como no productivos, tienen mucho tiempo libre, están incompletamente educados (a los jóvenes les falta la experiencia y los abuelos echan de menos una educación formal.

      1. Muy edificante lo que contiene esta nota, pero ¿qué papel o actitud cabe a los bisabuelos? aun nos sentimos capaces de transmitir muchas cosas positivas a nuestros bisnietos, a los que, naturalmente, amamos entrañablemente (la edad nos capacita para amar más). Pero nos preceden nuestros “hijos-abuelos”Nosotros quedamos relegados. ¡Que pena!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s