La pobre viuda

Serán –supongo– cosas de la traducción castellana de los textos bíblicos, pero no deja de ser curioso que san Lucas hable de una viuda pobre, y Jesús se refiera a ella como esa pobre viuda. Por extraño que parezca, el orden de los factores altera el producto.

   Porque una viuda pobre es una entre tantas. Es viuda, y es pobre. Punto. En tiempos de Jesús, gran parte de las viudas, si no había hijos que se hiciesen cargo de ellas, eran pobres. Nada, por tanto, de extraordinario.

   Sin embargo, esa pobre viuda, en labios nada menos que del Verbo Divino, significa que Dios en persona se ha apiadado de ella. La ha mirado, ha visto cómo echaba en el tesoro del Templo cuanto tenía, y ha dicho: ¡Pobre! Lo cual, dicho por Dios, es mucho decir. Inmediatamente, esa mujer ha pasado a formar parte de los predilectos del Creador. Es como la reina Ester.

   Había también unos ricos que echaban donativos en el arca de las ofrendas. De ellos dijo Jesús: Han echado de lo que les sobra. Y pensó: «¡Que se apañen ellos! ¡Tienen con qué!».

   Ahora te toca a ti: ¿Qué quieres que diga Jesús cuando te mire?

Fuente: espiritualidaddigital.com

2 comentarios en “La pobre viuda

  1. ¿Cuál es hoy la mirada de Jesús sobre mí?, ¿cómo me mira Jesús?, ¿con una llamada?, ¿con un perdón?, ¿con una misión? Sobre el camino que Él ha hecho todos estamos bajo la mirada de Jesús. Él nos mira siempre con amor. Nos pide algo, nos perdona lo que sea y nos da una misión”.
    “Entonces Jesús viene sobre el altar. Cada uno de nosotros piensa: ‘Señor, Tú estás aquí, entre nosotros. Fija tu mirada sobre mí y dime que debo hacer; cómo debo llorar mis errores, mis pecados; cuál debe ser la valentía con la que tengo que caminar hacia adelante en el camino que Tú has hecho antes”.

    Imagino que en este espacio donde me encuentro ahora , hay una puerta por donde está entrando el mismo Dios en persona. Si, es Dios! Visualizo su rostro, o la forma que tiene, el color a su alrededor o la sensación que viene a mi cuerpo, siento la inmensa sorpresa de tener a Dios conmigo; mi corazón late fuertemente y puedo escuchar mi propia voz que pregunta una y otra vez ¿Qué hace Dios aquí?
    Dios, que monitorea mi respiración y cada uno de mis pensamientos, sabe de mi desconcierto, así que se sienta frente a ti, me mira fijamente a los ojos y después me dice: “Siempre he estado en ti. Estoy contigo ahora y estaré en ti mientras existas. Estoy contigo y en ti cuando ríes, lloras, te preocupas, amas; estoy en ti aún cuando te sientes culpable o cuando no puedes dormir porque te angustia tu propia vida; si me niegas o si me amas también estoy en ti, si crees haber lastimado a alguien, si no logras estar en paz contigo también soy tú, así mismo cuando crees que eres cruel o cuando derrochas bondad también estoy en ti. Soy el alma de todas las cosas, de todos los seres, de todo el Universo y por eso tu naturaleza es lo que YO SOY.

    Una brisa fresca entra por la habitación donde me encuentro ahora y mi vista deja de percibir a Dios en esta dimensión. Sus palabras resuenan en mi, haciendo que me sienta digna de estar aquí, merecedora de toda la prosperidad que existe y más liviana sin la pesada carga de la culpa…
    Ahora será más sencillo comprender que el problema humano radica en la separación. Creemos que Dios está sentado en algún lugar del cielo, que se encuentra muy pendiente de cada paso que damos y de cada equivocación nuestra ; y me pregunto ¿Cómo sería nuestro mundo interior si creyéramos que cada paso que damos es inspirado por la voluntad divina? ¿De qué color veríamos la vida si supiéramos que los ojos que miran este escrito son los mismos ojos de Dios? si comprendiera que cada pensamiento que elegimos sincroniza con la totalidad y que no poseemos la facultad de causar un daño real a alguien porque todo es por elección propia, ¿hallaría paz y tranquilidad en mi ser?
    Soy un ser humano sin etiqueta, la divinidad que vive en mi no me permite ser totalmente algo o totalmente nada. He elegido creer que algunas emociones son perjudiciales, cuando lo que tal vez podría hacerme daño es la no aceptación de las mismas como un peldaño en la escalera del conocimiento; cada sentimiento que se genera en el Planeta pasa por el filtro humano para tomar forma, así que como Dios, tengo todo el poder de elegir. Ahora sé que cuando siento miedo, vergüenza, culpa, tristeza, angustia, soy la mejor experiencia y luz. Mi mensaje para ti es que consideres la posibilidad de la existencia de Dios en ti, como lo es la savia en el tronco de un árbol y como lo es la sal en cada una de tus lágrimas; el saberlo te dará la sensación de no estar sola, te hará entender que no eres una pequeñísima parte perdida en el Universo, sino que la omnipotencia del Universo radica en una pequeñísima parte de ti.

    A veces buscamos respuestas y desesperadamente esperamos que suceda algo mágico, una llamada salvadora, que nos toquen el timbre y nos den una noticia espectacular o que pasen cosas impensadas.
    Y las respuestas pueden llegar así, como para decir aquí estoy, siempre pienso en tí.
    ¿Que pasaría si al levantarnos cada mañana tuviéramos la certeza de que Dios vive dentro nuestro?
    ¿Que pasaría si ante cada adversidad que vivimos, sabemos que es una prueba mas que nos acerca a nuestros objetivos, que están ahí para que nos esforcemos más, para que busquemos opciones, en vez de hacernos daño con nuestros pensamientos, en vez de limitarnos con acciones o inacciones que nos llevan a quedarnos en el mismo lugar?.
    ¿Que pasaría si por la mañana cuando nos levantamos, cuando nos miramos en el espejo del baño, nos mirásemos pensando que Dios es el que mira a través nuestro, que nos diríamos a nosotros mismos, que palabras escucharíamos cada mañana al empezar cada día.?
    Ahora es el momento de hacer la prueba. De poner nuestra imaginación en movimiento. La valentía con la que tengo que caminar hacia adelante en el camino que Tú has hecho antes”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s