El Papa Francisco, «consternado» por los atentados en París

paris

Estado Islámico asume la autoría: ‘No viviréis en paz’. El grupo terrorista ha reivindicado la cadena de atentados perpetrada el viernes en distintos puntos de París y ha advertido de que «sólo es el principio de la tempestad», que seguirá hasta que Francia cambie sus políticas. 127 personas fallecieron en los múltiples ataques en la ciudad

El papa Francisco manifestó hoy su «consternación» por los atentados cometidos en la noche del viernes en París, informó Radio Vaticana.

«El Papa Francisco ha acogido con consternación las noticias sobre los ataques terroristas en París que han causado al menos 120 muertos», dijo el portavoz vaticano, Federico Lombardi, en declaraciones distribuidas por la emisora de la Santa Sede.

Anteriormente Lombardi había expresado en nombre del Vaticano la «condena de la manera más radical» de los ataques y manifestó que se trata de ataque contra «la paz de toda la humanidad que requiere una reacción decidida y solidaria».

Fuente ABC.es

12 comentarios en “El Papa Francisco, «consternado» por los atentados en París

  1. Todo el mundo recoge el rechazo de lo ocurrido en Paris. Gracias por compartirlo en el blog.
    La televisión italiana TV2000, ha transmitido este sábado un especial sobre los atentados terroristas en París en la noche del viernes, con una breve entrevista telefónica al Papa Francisco.

    -¿Santidad, cuáles han sido sus pensamientos ante la matanza de París?
    -Estoy estremecido y dolorido. No entiendo, porque estas cosas son difíciles de entender, hechas por seres humanos. Por ello estoy estremecido, dolorido y rezo. Estoy muy cerca del tan querido pueblo francés, estoy cerca de los familiares de las víctimas y rezo por todos ellos.

    -Usted ha hablado varias veces de una tercera guerra mundial en partes…
    -Este es un pedazo. No hay justificación para hacer semejantes cosas.

    -Especialmente no puede haber una justificación religiosa
    -Religiosa y humana. Esto no es humano. Por ésto estoy cerca de toda Francia, a la que quiero mucho.

    Mensaje del Papa al arzobispo de París
    El cardenal secretario de Estado de la Santa Sede, Pietro Parolin ha enviado en nombre del Papa un telegrama al arzobispo de París, André Vingt-Trois,sobre los ataques terroristas de anoche en la capital francés, en el que Francisco “condena enérgicamente la violencia, que no puede resolver nada”.

    Texto completo del telegrama al arzobispo de París

    »Al cardenal André Vingt-Trois, arzobispo de París
    Informado de los horrendos ataques terroristas que tuvieron lugar en París y en el Stade de France, que ha causado la muerte de decenas de personas e herido a muchos otros, su santidad Francisco se une con la oración al sufrimiento de las familias afectadas por el drama y el dolor del pueblo francés.

    »E invoca a Dios, Padre de misericordia, para que el acoja a las víctimas en la paz de su luz y de consuelo y esperanza a los heridos y sus familias. Él les asegura, así como todos los que participaron en el rescate, su cercanía espiritual.

    »Una vez más, el Santo Padre condena enérgicamente la violencia, que no puede resolver nada, y pide a Dios que inspire a todos, pensamientos de y de solidaridad y de dar las familias probadas y sobre todo los franceses, la abundancia de sus bendiciones.

    Cardenal Pietro Parolin
    Secretario de Estado de Su Santidad

    Se suspende la cita del Papa con el presidente de Irán
    El presidente de Irán, Hassan Rouhaní, que este sábado por la tarde tenía una audiencia con el papa Francisco en el Vaticano, suspendió su viaje a Roma y Europa, indicaron las agencias de noticias desde Teherán.

    El viaje debía iniciar en la Ciudad Eterna, y después de encontrar al Papa tenía programado reunirse con los principales líderes políticos de Italia y proseguir el 16 y 17 hacia París. El presidente de la república islámica condenó firmemente los ataques en París, definiéndolos como “crímenes deshumanos”.

    El encuentro entre el Santo Padre y el presidente iraní hubiera sido el primero, después de 16 años, entre un pontífice y el mandatario de dicho país. El último gobernante iraní recibido en audiencia por Juan Pablo II fue Mohamed Jatamí en 1999. Teherán no rompió relaciones diplomáticas con la Santa Sede a pesar de la Revolución Islámica de 1979.

    En el mes de febrero del presente año el papa Francisco recibió en el Vaticano a la vicepresidenta de Irán para Asuntos de Mujer y Familia, Shahindokht Molaverdi, y a una delegación que le acompañaba compuesta por mujeres de ese país.

    En la reunión, El Papa y Molaverdi conversaron sobre la importancia de la familia, así como sobre la manera de promover el rol de la mujer en la sociedad y en la política internacional. La delegación iraní también compartió una mesa redonda moderada por Mons. Vincenzo Paglia, presidente del Pontificio Consejo para la Familia, en la que también estuvieron presentes cinco mujeres en representación del Vaticano. En estas conversaciones, se abordaron temas relacionados con la identidad femenina y con la familia.

  2. El director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, Federico Lombardi, afirmó que:

    “Estamos sorprendidos por esta nueva manifestación enloquecida de violencia terrorista y de odio que condenamos del modo más radical junto con el Papa y con todos los que aman la paz”, indica el texto.

    “Rezamos por las víctimas, por los heridos y por todo el pueblo francés. Este es un ataque contra la paz de toda la humanidad que requiere una respuesta decisiva y solidaria de parte de todos nosotros para contrarrestar la difusión del odio homicida en todas sus formas”, concluye la declaración.

    Diversos testigos han afirmado que los terroristas gritaron “¡Alá es grande!” mientras disparaban y lanzaban granadas contra las víctimas de los seis atentados realizados en la noche del viernes en la capital de Francia.

    El arzobispo de París, el cardenal André Vingt Trois, ha publicado el siguiente mensaje sobre los atentados de origen yihadista de la noche del viernes 13 de noviembre de 2015. [Aquí la versión en francés].

    »Nuestra ciudad de París, nuestro país, se vieron afectados ayer por la noche con un salvajismo y una intensidad especial. Después de los ataques de enero, tras el atentado en Beirut esta semana y muchos otros a lo largo de los últimos meses, incluyendo Nigeria y otros países africanos, nuestro país vive una vez más el dolor del duelo y se enfrenta a la barbarie que extienden grupos fanáticos.

    »Esta mañana yo oro e invito a los católicos de París a orar por aquellos que murieron ayer y por sus familias, por los heridos y por sus seres queridos y por quienes trabajan duro para ayudarles, por las fuerzas policiales sometidas a una enorme tensión, por nuestros gobernantes y nuestro país, para que en nosotros more la unidad y la paz de los corazones.

    »Pido a las parroquias de París que cumplan estrictamente con las normas de seguridad dictadas por las autoridades públicas. Les pido hacer hoy y el domingo día de luto y oración.

    »El domingo por la noche a las 18:30, presidiré la misa en Notre-Dame de París por las víctimas de esta noche y sus familias y por nuestro país; el campanario de la Catedral sonará a las 18:15.

    »La televisión católica KTO [www.ktotv.com] emitirá la misa, lo que permite a todos los que quieran unirse a ella. Frente a la violencia de los hombres, que podamos recibir la gracia de un corazón firme y sin odio. Esa moderación, la templanza y el autocontrol que todos han mostrado hasta el momento se mantengan en las semanas y meses por venir; que nadie se entregue al miedo o al odio. Pidamos la gracia de ser constructores de la paz. Nunca debemos dejar de tener esperanzas de paz, si se construye la justicia “.

  3. Mas sobre el mismo tema…….
    Conforme la violencia del autoproclamado Estado Islámico se ensaña contra cristianos, yazidíes y otras minorías, nuevas voces se suman a la condena. Entre ellas destacan las del mundo musulmán, desde las bien articuladas de los imanes de la Gran Bretaña o del King Abdullah Bin Abdulaziz International Centre for Interreligious and Intercultural Dialogue (KAICIID), con sede en Viena, pasando por intelectuales y periodistas de diversas latitudes, hasta conmovedoras manifestaciones de la gente sencilla. Su clamor es unánime. Los fanáticos manipulan el Islam, pervierten el Corán y traicionan la religión que dicen profesar. Me recuerdan la lección de Ratisbona del profesor Ratzinger.

    El 13 de septiembre de 2006, Joseph Ratzinger, entonces Benedicto XVI, visitó la universidad de Ratisbona donde algua vez diera clases. Dictó una memorable lección que hoy resuena con fuerza. Habló de la natural vocación de las religiones por la justicia y la paz, cuya realización depende de la correcta articulación entre fe y razón, a su vez uno de los grandes tópicos de su teología y magisterio. Explicó cómo, cuando el diálogo falla, se presentan las patólogías de la razón y de la religión que les deslizan, en el extremo, al fanatismo. Entonces, ante el ascenso de la irracionalidad disfrazada de fundamentalismo, lanzó un reto a los musulmanes para condenar la violencia como medio para imponer la fe, sin excusar del lance a los cristianos.

    El Papa Benedicto XVI había puesto el dedo en la llaga. Tres reacciones deben recordarse. Por un lado, la conseja mediática e intelectual de occidente, esa que se dice la epónima expresión de tolerancia y libertad, se lanzó con violencia irracional contra Ratzinger acusándolo de fanático y provocador, cuando en realidad había hecho una contundente invitación al diálogo en la razón. Por otro lado, quienes traicionan el Corán lanzaron condenas incendiarias llamando a más violencia. En ambos casos le dieron la razón a Ratzinger. Unos y otros se mostraron infectados de las patologías descritas en la lección de Ratisbona.

    A contrapelo, la reacción más interesante y contundente provino del Islam. Un nutrido grupo de líderes e intelecutales musulmanes firmaron una carta en la cual recogían el reto del diálogo. Su epicentro fue el Reino de Jordania, pero rápidamente se extendió por diversas latitudes. En ella, además de señalar sus desacuerdos con el profesor, condenaron a cuantos pretenden imponer por la violencia “sueños utópicos en los cuales el fin justifica los medios”. Demostraron que no sólo Ratzinger tenía razón.

    Es justo decir que la lección y la carta no empezaron el diálogo entre cristianos y musulmanes, pero sin duda fue factor importante para impulsarlo a niveles nunca antes vistos. Hoy, estoy cierto, este diálogo está dando frutos no solamente entre ciertas élites, también entre la gente del común quienes, mucho antes de que aparecieron esos fanáticos, habían hecho de la convivencia interreligiosa su forma natural de ser y hoy protestan porque quieren seguir viviendo de la misma manera. En mi opinión, es la voz más potente de entre cuantas puedan ser escuchadas. El encuentro entre la gente sencilla y la intelectualidad me llena de esperanza. Cuando esta relación se alimenta con paciencia y constancia, entonces genera movimientos culturales poderosos.

    Ahora bien, la memorable lección de Ratisbona tuvo otras consecuencias que hoy podemos observar en interesante claroscuro. Las palabras de Ratzinger dieron mayor impulso a una idea nacida de la realidad de las persecuciones religiosas del siglo XIX y primera mitad del XX vistas a la luz del Evangelio, expresada claramente en el Concilio Vaticano II, alimentada por el Magisterio pontificio posterior y articulada por lo mejor de la diplomacia de la Santa Sede. Se quiere hacer de la libertad religiosa una de las piedran angulares del Derecho y las relaciones internacionales. Por eso el constante esfuerzo de la Iglesia para favorecer la voz de los líderes y movimientos religiosos que buscan la paz mediante la justicia de suerte que se generen ambientes de convivencia armónica en cada sociedad, una iniciativa que genéricamente se llama “el espíritu de Asis”. La libertad religiosa, pues, debe convertirse en cultura con el apoyo decidido de las políticas públicas de los diferentes estados.

    Uno de los más distinguidos promotores de esta propuesta, por citar un ejemplo significativo, ha sido el Dr. Thomas Farr quien dirige el Religious Freedom Projetc, en el Berkeley Center for Religion, Peace and World Affair de la Universidad de Gerogetown. Por desgracia, ni en Estados Unidos, ni en la Unión Europea han querido escuchar la lección de Ratisbona, tampoco la propuesta de la Iglesia, mucho menos las excelentes razones articuladas por académicos y diplomáticos de distintas latitudes. Los políticos e intelectuales del llamado mundo occidental parecen habitar en otro planeta. Cuando las religiones se les cruzan en su camino, lo que sucede todo el tiempo, pierden el sentido de la realidad enceguecidos por su arrogancia. Los intentos por hacerles entrar en razón son interpretados como una violación a su laicismo radical. Es una pena.

    El occidente laicista -políticos, intelectuales y medios de comunicación- ha desdeñado la propuesta y, sin pretenderlo, se ha hecho cómplice por omisión del fundamentalismo que ha manipulado el Islam hasta crear una ideología de exterminio. Su falta de entendimiento es tal que intentaron guardar silencio ante el sacrificio de los cristianos y otras minorías en Medio Oriente; pero la terca realidad se les impuso. Ya es hora de que comprendan que sólo acciones multilaterales sustentadas en una estrategia que haga de la libertad religiosa y el diálogo interreligioso su piedra angular, podrá alcanzar paz, justicia y estabilidad en el Medio Oriente. Ante la avasalladora evidencia, ¿estarán dispuestos a entender la lección impartida por el viejo profesor? La respuesta depende del tamaño de su soberbia.

    Ahora bien, Ratzinger tenía razón más allá de la lección de Ratisbona. En las primeras líneas de su libro “Introducción al Cristianismo” nos recuerda la parábola de Kierkegaard sobre el payaso y el pueblo en llamas. Un circo acampaba en las periferias de una aldea y de repente cae presa de las llamas. Entonces, el dueño manda a un payaso, quien ya estaba disfrazado para su actuación, a dar aviso del inminente peligro. Los aldeanos, lejos de esucharle, se ríen de él haciendo vanos sus esfuerzos. Para cuando logran reaccionar, ya era demasiado tarde. El pueblo había sido consumido por las llamas. En Medio Oriente es más que una simple parábola.

    Sin embargo, Ratzinger estaba muy lejos de llamar al desaliento. Su teología y magisterio pontificio han sido un canto de esperanza pletórico de aguda inteligencia. Su llamado es al realismo en la esperanza. La situación actual de quien evangeliza dentro de la cultura de la indiferencia, en realidad, poco tiene de nuevo. Como Iglesia, nuestra suerte no la compartimos con el payaso, sino con cuantos santos y profetas hayan pisado la tierra. Así lo dice Jeremías (20, 8-9): “Por anunciar la palabra del Señor me he convertido en objeto de oprobio y de burla todo el día. He llegado a decirme: ‘ya no me acordaré del Señor ni hablaré más en su nombre’. Pero había en mí como un fuego ardiente encerrado en mis huesos; yo me esforzaba por contenerlo y no podía”. Estoy convencido de que este es el fuego que Jesús trajo al mundo y que tanto anhelaba ver arder.

    La lección de Ratisbona se ha transformado en una evocación. El reino de Dios es semejante a una semilla que, una vez depositada en la tierra, crece de día y de noche aunque el labrador no se dé cuenta, hasta dar fruto abundante. Así lo dijo Jesús.

  4. Los sucesos recientes en París y la misma liturgia nos invitan a reflexionar en el corazón y el destino del hombre. Estamos a una semana de concluir el Año litúrgico y la Iglesia nos invita a pensar en los últimos días y en el Juicio. No deben ser pensamientos que nos espanten sino que nos lleven a un incremento de la esperanza y la confianza en Dios.

    XXXIII Domingo del tiempo ordinario
    (Dan 12, 1-3; Sal 15; Heb 10, 11-14.18; Mc 13, 24-32)

    Razón de la esperanza
    Apoyados en los textos sagrados que se proclaman este domingo, podemos afirmar que no estamos hechos para la corrupción, ni nuestro destino es el polvo. Hemos sido creados para gozar la vida eterna. El salmista canta: “Se me alegra el corazón, se gozan mis entrañas, y mi carne descansa serena. Porque no me entregarás a la muerte, ni dejarás a tu fiel conocer la corrupción.” (Sal 15).
    El sentido del salmo es sin duda profético, y se refiere a Jesucristo, resucitado de entre los muertos y sentado a la derecha de Dios Padre con gloria. Pero ha sido el mismo Jesús quien se ofreció a sí mismo por los pecados de todos, para que todos podamos gozar de su destino. “Cristo ofreció por los pecados, para siempre jamás, un solo sacrificio. Con una sola ofrenda ha perfeccionado para siempre a los que van siendo consagrados”. (Heb 10,14)

    Hacia el final del año litúrgico
    La liturgia de la Palabra de este domingo obedece a que celebramos prácticamente el último domingo del Tiempo Ordinario, ya que el próximo será la fiesta de Cristo Rey. Por este motivo, se nos propone a consideración los últimos tiempos, y la perspectiva teológica del final de la representación de este mundo.
    Con la figura de Cristo Majestad, que viene sobre las nubes del cielo, se describe el triunfo definitivo del Señor, a quien se le someten todos los seres del cielo y de la tierra. “Entonces verán venir al Hijo del hombre sobre las nubes con gran poder y majestad; enviará a los ángeles para reunir a sus elegidos de los cuatro vientos, de horizonte a horizonte”. (Mc 13, 27)

    Juicio y esperanza
    El juicio es de Dios, no nos corresponde a nosotros anticipar el veredicto. Según las Sagradas Escrituras, “los sabios brillarán como el fulgor del firmamento, y los que enseñaron a muchos la justicia, como las estrellas, por toda la eternidad” (Dn 12, 3). Será el momento de la gran sorpresa, al escuchar de labios de Jesús: “Venid, benditos de mi Padre, porque tuve hambre y me disteis de comer; tuve sed y me disteis de beber…” Y estas bendiciones se aplicarán a muchos que pasaron por el mundo haciendo el bien, aun sin saber que se lo hacían a Jesús.
    Los que han caminado por esta vida con la mirada puesta en el rostro luminoso de quien ha dado su vida por nosotros, no han tenido miedo al pensar en el encuentro con Cristo; por el contrario, han anhelado ese momento. Si ante el pensamiento de la vida eterna y del final de los días te intranquilizas, es una llamada a la confianza y al abandono en las manos de Dios, pero a su vez, también, a hacer el bien, porque al final será lo que nos sirva como título de bienaventuranza, gracias a la misericordia divina.

    “Y al despertar, me saciaré de tu semblante” (sal 16).

  5. domingo, 15 de noviembre de 2015
    Mensaje del vicario del Opus Dei en Francia después de la masacre del 13 de noviembre
    Mons. Antoine de Rochebrune

    En unión con el Santo Padre y el cardenal André Vingt-Trois, arzobispo de París, monseñor Antoine de Rochebrune manifesta su pesar por los trágicos acontecimientos que acaban de ocurrir, e invita a todos a la oración.

    “Abrumado por la ola de la violencia y odio que afectó a París esa noche, el Papa invitó a los fieles esta mañana en todo el mundo a no dejar que el odio que mata en todo el mundo invada nuestros corazones. Una llamado a la paz lanzada también por el cardenal Vingt-Trois que anunció la celebración de una misa en Notre Dame de París, la tarde del domingo a las 18:30, por las víctimas, sus familiares y por Francia.

    Me adhiero al inmenso dolor de los familiares de las víctimas y del pueblo francés. En unión con el Santo Padre y el cardenal André Vingt-Trois, exhorto a los creyentes y a las personas del Opus Dei a orar por cada persona que murió esa noche y todos los miembros de las familias de las víctimas, y también por los autores de estos crímenes atroces.

    Como recuerda San Josemaría: “La tarea del cristiano esahogar el mal en abundancia de bien” y ” lanzar al vuelo las semillas de la comprensión y el perdón, de la armonía, la caridad, la paz en todos los caminos de la tierra “. (Forja)

    Para recibir la gracia de convertirnos en constructores de paz que el mundo necesita hoy más que nunca, debemos enviar nuestras oraciones a la Virgen María, Reina de la Paz. Que por su intercesión, alcancemos conservar y extender la paz a nuestro alrededor. Que Ella nos inspire gestos de solidaridad efectiva con todo el mundo.”

    + Antoine de Rochebrune, Vicario del Opus Dei en Francia

  6. Los ataques que tuvieron lugar este viernes en París volvieron a poner el foco sobre el grupo autodenominado Estado Islámico.
    Los extremistas se atribuyeron la responsabilidad de los ataques, en los que murieron al menos 127 personas.
    Además de sus tácticas brutales que incluyen asesinatos en masa, secuestros de minorías religiosas y decapitaciones difundidas en las redes sociales, Estado Islámico ha producido una ola de temor y odio en todo el mundo.

    Pero, ¿qué es realmente Estado Islámico? ¿Quién lo financia? ¿Cuántos miembros tiene?
    En BBC Mundo respondemos a éstas y otras preguntas.

    1. ¿Qué es y qué quiere Estado Islámico?
    Militantes de EI entrando en tanques Image copyright AP Image caption Militantes de Estado Islámico ingresando victoriosos en tanques de guerra.
    El grupo estableció un califato, que es una forma de Estado dirigido por un líder político y religioso de acuerdo con la ley islámica o sharia, que controla un territorio entre los Estados de Siria e Irak y que pretende recibir el apoyo total del mundo musulmán.
    Aunque sólo tiene presencia en estos dos países, EI prometió “romper las fronteras” del Líbano y Jordania con el fin de “liberar a Palestina”.
    Ha pedido el apoyo de los musulmanes de todo el mundo y demanda que todos juren lealtad a su líder (califa), Abu Bakr al-Baghdadi.
    Mapa territorio de Irak Image copyright BBC World Service

    2. ¿Cuáles son sus orígenes?
    Militante de Estado Islámico disparando un arma Image copyright Getty Image caption Las tácticas utilizadas por Estado Islámico son consideradas “muy extremas” por los líderes de al Qaeda.
    Para buscar las raíces de Estado Islámico hay que remontarse a 2002, cuando el fallecido Abu Musab al-Zarqawi, un jordano creó el grupo radical Tawhid wa al-Jihad.
    Un año después de la invasión liderada por EE.UU. en Irak, Zarqawi juró lealtad a Osama bin Laden y fundó al Qaeda en Irak, que se convirtió en la mayor fuerza insurgente durante los años de la ocupación estadounidense.
    Sin embargo, después de la muerte de Zarqawi en 2006, al Qaeda creó una organización alterna llamada el Estado Islámico de Irak (ISI, por sus siglas en inglés).
    ISI fue debilitada por las tropas de EE.UU. y por la creación de consejos Sahwa (Despertar), liderados por tribus sunitas que rechazaron la brutalidad de ISI.
    Entonces en 2010, Abu Bakr al-Baghdadi se convirtió en el nuevo líder, reconstruyó la organización y realizó múltiples ataques en el país. En 2013 se unió a la rebelión contra el presidente sirio, Bashar al Asad, junto al frente al Nusra.
    Desplazados minorías religiosas Image copyright Reuters Image caption Al menos un millón de personas han sido desplazadas en Irak.
    En abril de ese año, Abu Bakr anunció la fusión de las milicias en Irak y Siria y las bautizó como Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS, por sus siglas en inglés).
    Los líderes del frente al Nusra, con el que habían combatido contra al Asad, rechazaron la decisión. Pero los combatientes leales a Abu Bakr lo siguieron en su empeño yihadista.
    En diciembre de 2013, ISIS se enfocó en Irak y aprovechó la profunda división política entre el gobierno de orientación chiíta y la minoría sunita.
    Ayudados por los líderes tribales, lograron controlar la ciudad de Faluya.
    Pero el verdadero golpe lo dieron en junio de este año, cuando tomaron el control de Mosul, la segunda ciudad del país y continuaron su avance hacia la capital, Bagdad.
    A mediados de julio habían consolidado su control sobre docenas de ciudades y localidades. En ese punto, ISIS declaró la creación del califato y cambió su nombre al de Estado Islámico.

    3. ¿Cuánto territorio controla EI?
    Algunas estimaciones calculan que Estado Islámico y sus aliados controlan al menos 40.000 kilómetros cuadrados en Irak y Siria, casi el territorio de Bélgica.
    Otros afirman que son cerca de 90.000 kilómetros cuadrados, el mismo espacio en el que reposa el Estado de Jordania.
    Militantes del Estado Islámico Image copyright AP Image caption Videos y fotografías de decapitaciones son enseñadas para que los soldados iraquíes abandonen sus puestos.
    Ese territorio incluye las ciudades de Mosul, Tikrit, Faluya y Tal Afar en Irak y Raqqa en Siria. Además de campos de petróleo, represas, carreteras y límites fronterizos.
    Al menos ocho millones de personas viven bajo el control parcial o total de EI, que ha implementado una estricta interpretación de la sharia, forzando a las mujeres a llevar velo, obligando a los no musulmanes a convertirse o a pagar un impuesto, e imponiendo castigos que incluyen ejecuciones.
    Mapa con cifras Image copyright BBC World Service

    4. ¿Cuántos combatientes pertenecen a EI?
    Irak combatientes Image copyright AP Image caption Algunos miembros de la tribu sunita han mostrado su apoyo a Estado Islámico.
    Funcionarios de EE.UU. creen que Estado Islámico tiene alrededor de 15.000 milicianos activos.
    Sin embargo, el experto iraquí en seguridad Hisham al-Hisham dijo a principios de agosto que podrían ser entre 30.000 y 50.000 los combatiendes de EI, de los cuales el 30% están por convicción, mientras que el resto han ingresado por coerción de los líderes del grupo.
    Un considerable número de combatientes no son ni iraquíes ni sirios.
    La consultora Soufan, especializada en investigación y seguridad en Medio Oriente, estimó que al menos 12.000 extranjeros integran las filas del ejército de EI, incluyendo unos 2.500 provenientes de los países de Occidente que han viajado a Siria e Irak en los últimos tres años.

    5. ¿Qué tipo de armamento tiene?
    Armamento Estado Islámico Image copyright Reuters Image caption El poder del armamento de Estado Islámico es bastante amplio.
    Los combatientes de Estado Islámico tienen acceso y son capaces de usar una gran cantidad de armamento, incluida artillería pesada, ametralladoras, lanzadores de cohetes y baterías antiaéreas.
    En medio de su incursión militar capturaron tanques de guerra y vehículos blindados de los ejércitos sirio e iraquí.
    Además han logrado tener un constante abastecimiento de munición que les permite tener armado a su ejército. Su poder de ataque en los recientes enfrentamientos con la Peshmerga (el ejército kurdo) en el norte de Irak sorprendió a muchos.

    6. ¿Cómo se financia?
    Miembros del estado islámico Image caption Al menos 2.500 miembros de EI provienen de países de occidente.
    Estado Islámico reportó tener unos US$2.000 millones en efectivo, convirtiéndose en el grupo insurgente más rico del mundo.
    Al principio su apoyo llegaba de algunas personas naturales de los países árabes del Golfo Pérsico, como Qatar y Arabia Saudita.
    Últimamente ha logrado convertirse en una organización sostenible financieramente, con autonomía, ganando millones de dólares por la venta de petróleo y gas de los campos que controla, de los impuestos que recauda en su territorio y algunas actividades ilícitas como extorsión, contrabando y secuestro.
    Su ofensiva en Irak también fue bastante lucrativa, ya que obtuvo acceso al efectivo que se encontraba en los bancos de las principales ciudades que ha logrado controlar.

    7. ¿Por qué sus tácticas son tan brutales?
    Estado Islámico Image copyright Reuters Image caption En lugares donde tienen control, Estado Islámico cobra impuestos.
    Los miembros de Estado Islámico son yihadistas que tienen una interpretación extremista de la rama sunita del islam y creen que ellos son los únicos creyentes reales.
    Su visión del resto del mundo está basada en el hecho de son no creyentes que quieren destruir su religión, justificando de esa forma sus ataques contra otros musulmanes y no musulmanes.
    Las decapitaciones, crucifixiones y asesinatos en masa han sido utilizados para atemorizar a sus enemigos. En medio de este panorama de horror, los miembros de EI justifican sus actos citando los versos del Corán que dicen algo como “golpear la cabeza” de los no creyentes.
    De hecho, el líder de al Qaeda Ayman al-Zawahiri, quien rechazó las acciones de EI en febrero, le advirtió al califa que esas brutalidades le harían perder el “corazón y la cabeza de los musulmanes”.

    Esta nota se publicó originalmente en septiembre de 2014, poco después de las ejecuciones de los periodistas estadounidenses James Foley y Steve Sotloff.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s