Papa Francisco en Audiencia General: Fidelidad a las promesas hechas a los niños

el-papa-franciscoCiudad del Vaticano, 14 octubre 2015 (VIS).- ”Es inevitable que haya escándalos, pero ¡ay del hombre por el que se produzcan los escándalos!”. Recordando estas palabras de Jesús, el Santo Padre, antes de comenzar la audiencia general del miércoles, ha pedido perdón en nombre de la Iglesia por los escándalos ocurridos en Roma y en el Vaticano durante estos días. Después Francisco ha retomado la catequesis sobre los aspectos de la relación entre la Iglesia y la familia, hablando esta vez de las promesas que hacemos a los niños. No de las que se hacen para que se porten bien sino a otras más importantes, ‘‘decisivas para sus expectativas frente a la vida para que confíen en los seres humanos, para su capacidad de concebir el nombre de Dios como una bendición”.

”Los adultos -ha continuado- hablamos de los niños como una promesa de vida. Y nos conmovemos fácilmente al decir a los jóvenes que son nuestro futuro. Pero a veces me pregunto si somos igualmente serios con su futuro. Tendríamos que preguntarnos: a menudo: ¿Cuánto somos fieles a las promesas que hacemos a los niños, trayéndoles a nuestro mundo? Acogida y cuidado, cercanía y atención, confianza y esperanza, son las muchas promesas de base que se pueden resumir en una sola: amor. Esta es la forma más justa de acoger a un ser humano que viene al mundo, y todos nosotros lo aprendemos, todavía antes de ser conscientes. Es una promesa que el hombre y la mujer hacen a cada hijo:… desde que se concibe con el pensamiento”.

”Cuando sucede lo contrario, los niños son heridos por un ”escándalo” insoportable, mucho más grave, porque no poseen los medios para descifrarlo. No entienden lo que sucede. Dios vigila esta promesa desde el primer instante. ¿Recordáis lo que dice Jesús? Los ángeles de los niños reflejan el rostro de Dios y Dios no pierde de vista nunca a los niños. ¡Ay de los que traicionan su confianza! .Su abandono confiado a nuestra promesa, que nos compromete desde el primer momento nos juzga”.

La confianza espontánea de los niños en Dios

”nunca debe herirse, especialmente si la causa es la presunción, más o menos inconsciente, de reemplazare. La tierna y misteriosa relación entre Dios y el alma de los niños nunca debería ser violada . El niño está preparado desde su nacimiento para sentirse amado por Dios. Tan pronto como es capaz de sentir que es amado por sí mismo, un hijo también siente que hay un Dios que ama a los niños”.

”¡Sólo si miramos a los niños a través de los ojos de Jesús, podremos realmente entender cómo, defendiendo la familia, protegemos a la humanidad! El punto de vista de los niños es el punto de vista del Hijo de Dios”.

Francisco ha recordado antes de finalizar que la misma Iglesia con el bautizo, hace grandes promesas a los niños, con las que compromete a los padres y a la comunidad cristiana y, ha pedido a la Virgen María y a san José que nos hagan capaces y dignos de acoger a Jesús en cada niño que Dios manda a esta tierra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s