Algo sobre el Transhumanismo

Quizás no te suene aún el término pero viene y con fuerza este nuevo movimiento intelectual internacional. Intentamos en esta entrada describirlo y hacer un análisis ético. Allá vamos:

transhumanismo¿Qué es el transhumanismo?

Es un paradigma cultural, intelectual y científico que afirma el deber moral de mejorar las capacidades físicas y cognitivas de la especie humana y aplicar nuevas tecnologías con la finalidad de eliminar aspectos indeseables e innecesarios de la condición humana como el sufrimiento, la enfermedad, el envejecimiento, e incluso, el ser mortales.

El filósofo Nick Bostrom, uno de sus máximos teóricos y Presidente de la WTA (World Transhumanist Association), afirma que es un nuevo paradigma sobre el futuro del hombre que reúne a científicos de distintas áreas (Inteligencia Artificial, Neurología, Nanotecnología e investigadores en tecnología punta), a filósofos y hombres de cultura con un mismo objetivo: alterar, mejorar la naturaleza humana y alargar su existencia.(cfr. TED Nick Bostrom).

“Transhumano” y “posthumano”

FOTOPara N. Bostrom existe diferencia entre:

  • transhumano” (sería un humano en fase de transición hacia lo posthumano): es decir, alguien con capacidades físicas, intelectuales y psicológicas, mejoradas respecto a un “humano normal”.
  • “posthumano”: alguien cuyas capacidades exceden de forma excepcional al humano actual por lo que no se plantea la ambigüedad entre humano y posthumano. Alguien notoriamente distinto (¿Cyborg?).

Algunos autores actuales del Transhumanismo:

  1. Ya hemos hablado de Nick Bostrom: actualmente es la “cabeza pensante” del transhumanismo. Filósofo y experto en IA. Dirige el Future of Humanity Institute de la Universidad de Oxford.
  2. También está Anders Sandberg: neurocientífico y experto inteligencia neurocomputacional.
  3. Simon Young, con su polémico libro Designer Evolution: A Transhumanist Manifesto
  4. James Hughes
  5. Max More.

¿Cómo se lleva a cabo el transhumanismo hacia el posthumanismo?

hqdefaultAlgunos de estos autores proponen los siguientes procesos transformativos; y, la verdad, da un poco de miedo la frialdad con que los proponen:

  1. Mediante la eugenesia embrionaria y prenatal. Seleccionar a los mejores, eliminar a los enfermos.
  2. Mediante la nanotecnología molecular aplicada al cerebro: microchips que potencien las capacidades humanas. 
  3. Mediante la biotecnología que potencie la vista, la capacidad de resistencia, el respirar, el corazón, etc.
  4. Mediante el desarrollo de fármacos que controlen el bienestar emocional (igual que hoy en día los antidepresivos) y reduzcan el impacto negativo de ciertas experiencias actuando sobre los centros de control y neurotransmisores.
  5. Mediante el uso de “píldoras de personalidad”: nuevas drogas que modifiquen la personalidad, superen la timidez, incrementen la creatividad o la capacidad emocional. Algo parecido al “dopping” actual.
  6. Mediante la ampliación de la expectativa de vida utilizando terapias genéticas o métodos biológicos que bloqueen el envejecimiento celular. 
  7. Mediante la crioconservación y la reanimación de pacientes en suspensión criogénica (www.alcor.org).
  8. Mediante la existencia post-biológica: realizando un escaneo de la matriz sináptica de un individuo y reproduciéndola después en una computadora, entonces -dicen ellos- sería posible emigrar de un cuerpo biológico a un substrato puramente digital.
  9. Mediante la creación de “Máquinas Superinteligentes” que combinen la IA y una parte orgánica. Los cyborg (cybernetics-organism). Una criatura medio orgánica medio mecánica.

Todo esto se enuncia conjuntamente en el llamado “Postulado tecnológico” que -según ellos- se podrá llevar a cabo en los próximos 70-100 años.

Recibe ayuda y apoyo del Instituto Foresighten para la investigación con nanotecnología y del Transhumanism’s Extropy Institute  dirigido por Max More (expansión de las capacidades, autotransformación y optimismo dinámico),  así como de otras instituciones de Oxford, Yale, Princeton, etc.

La propuesta implicaría, según estos autores, una mejora o mejoramiento de la condición humana al conseguir una vida más larga y mejor de lo normal y ayudar a otros a conseguirla” (Savulescu). Pero nos preguntamos: ¿Qué entienden estos autores por “mejor” y “normal”? 

Análisis (bio)ético del transhumanismo

Llegamos al punto más delicado de esta entrada. Ante esta teoría, ya en parte puesta en práctica, surgen muchas preguntas, algunas de ellas aún no contestadas todavía por los autores. Los principios teóricos, antropológicos y éticos que sustentan la teoría transhmanista son muy discutibles y no universalmente reconocidos

Para  el influyente politólogo estadounidense de origen japoné F. Fukuyamaha se trataría de “la idea más peligrosa del mundo”. Otros como Habermas critican este nuevo paradigma desde una perspectiva racional y filosófica (El fin de la naturaleza humana). 

En nuestra opinión, la teoría no se sustenta sobre principios sólidos y paracen negar la naturaleza humana y sus limitaciones en favor de una especie de visión evolutiva indefinida. La teoría trabaja más en las consecuencias aplicadas que en el cuestionarse la veracidad de su fundamento. Conceptos como naturaleza, persona y dignidad quedan reducidos a cualidades cambiantes, y sin fundamentación ontológica. Así por ejemplo se le pueden hacer las siguientes críticas: 

  • El concepto de naturaleza humana es para ellos puramente material. (Cfr. Materialismo reduccionista. Fisicalismo. Neurobiologicismo.) Postulan su teoría como la única válida, sin entrar al diálogo con la visión metafísica a la que descalifican sin entrar en sus argumentos.La mayor parte de los autores transhumanistas desconoce en absoluto la tradición filosófica clásica, muchas veces con manifiesta ignorancia al respecto. 
  • La propuesta de Eugenesia para lograr seres humanos perfectos ¿implicaría la desaparición de todos los enfermos? Pero perfección física y felicidad no están directamente correlacionados. Además surge la cuestión de si ¿tenemos la obligación moral de mejorar al ser humano y expandir sus capacidades o solo de proporcionarle una vida lo mejor posible?
  • Les han sido realizadas muchas preguntas a las que no tienen respuesta, entre otras, que la felicidad no estriba, solo, en el bienestar físico o psicológico.
  • La teoría está basada en la utopía del progreso ilimitado de la ciencia. Pero qué pasa con los límites de la ciencia? ¿es lícito pensar solo su fin y sus medios?.
  • Por otro lado ¿es deseable vivir indefinidamente?: “Inmortalismo”.
  • ¿Quién establece los límites de las mejoras biotecnológicas? Los científicos o el estado? Nos encontramos ante un nuevo riesgo: el poder tecnocrático
  • Mientras convivamos humanos y posthumanos, ¿quién establece los derechos? ¿Serán mejores, los más perfectos?  ¿Qué pasa con los problemas de justicia y equidad a la hora de aplicar los tratamientos de mejora? Discriminación
  • Además ¿Qué significa mejorar? ¿Se trata solo de algo biológico o es también algo moral?
  • Desde un punto de vista ecologista y de perpetuación de la especie humana, ¿por qué introducir cambios en la naturaleza humana que la alteren hasta eliminarla? ¿Y si esto influye en el equilibrio del ecosistema?

Estas solo algunas de las cuestiones que quedan abiertas y que nos plantea este nuevo paradigma intelectual y social. 

Fuente: Elena Postigo , “Transhumanismo y posthumano: fundamentos teóricos e implicaciones bioéticas”

Bibliografía:

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s