¿Qué es la castidad?

Seguimos tratando este bonito tema tomando fragmentos del libro “Amor y desamor. La pureza liberadora”de Guillaume Derville. Hoy vemos algunos términos relacionados con la castidad y terminamos con una buena descripción:

fotos_paisajes-bonitos

  • La castidad es una virtud. Nace en nuestro corazón, en lo más íntimo de la persona. La Iglesia católica enseña que la castidad forma parte «de la virtud cardinal de la templanza, que tiende a impregnar de racionalidad las pasiones y los apetitos de la sensibilidad humana» [3].
  • Nuestra sensibilidad se inclina naturalmente hacia lo bueno y, al contrario, rechaza lo malo; sin embargo, a raíz del pecado original, el estado de concupiscencia altera esta orientación. En todos los casos, nuestro cuerpo resulta afectado.
  • La continencia, como parte de la virtud de la templanza, es la disposición de la voluntad por la que el hombre resiste a la concupiscencia del tacto: tiene que ver con el alimento y con las relaciones sexuales;
  • la virginidad se refiere a la persona que nunca ha mantenido esas relaciones, que habitualmente son fundamentales en el matrimonio.
  • El celibato se refiere al hecho de no estar casado.
  • También se llama «continencia perfecta» a la abstención de toda relación sexual.

La castidad es más que eso, y se adapta a cualquier situación: es una vocación para todos.

«La castidad significa la integración lograda de la sexualidad en la persona, y por ello en la unidad interior del hombre en su ser corporal y espiritual. La sexualidad, en la que se expresa la pertenencia del hombre al mundo corporal y biológico, se hace personal y verdaderamente humana cuando está integrada en la relación de persona a persona, en el don mutuo total y temporalmente ilimitado del hombre y de la mujer» [4].

No hay castidad sin pureza de corazón, pues lejos de ser algo exterior y formal, la virtud supone más bien una actitud de toda la persona, una disposición estable que perfecciona su inteligencia y su voluntad; el hombre es virtuoso en el ejercicio de su voluntad. La libertad, don de Dios, es necesaria para amar, y el amor es en sí mismo su verdadero fin. Pues bien, la castidad es también una virtud necesaria para amar a Dios, para amarse a uno mismo y para amar al prójimo. La integridad de la persona, que supone una cierta pureza, es la condición para poder anudar lazos de unión con el otro [5].

Notas: 

  • [3] Catecismo de la Iglesia Católica (en adelante CCE, por Catechismus Catholicae Ecclesiae), 2341. 2337.
  • [4] Ibídem, 2337. Cf. CCE, 1804, 2332.
  • [5] Cf. CCE, 1804, 2332. Cf. K. Wojtyla, Editorial Razón y fe, Madrid 1969, p. 347. Prefacio de Henri de Lubac, pp. 7-10.

Un comentario en “¿Qué es la castidad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s