La tentación totalitaria del arcoíris

la tentacion totalitaria del arcoiris“Cristina Cifuentes -escribe Benigno Blanco, ex presidente del Foro de la Familia- aprovechó sus primeras horas como presidenta para engalanar la sede de la presidencia con la bandera arcoíris del colectivo autodenominado LGTBI. Lo mismo hicieron alcaldes varios por toda España. Merece la pena reflexionar sobre estos hechos que pueden parecer meramente festivos y anecdóticos, pero que reflejan algo mucho más preocupante y de largo recorrido: el lento crecimiento del nuevo totalitarismo de género.

Convertir en enseña cuasi oficial la bandera de una ideología particular es algo que hasta ahora solo habíamos visto en los momentos previos a la toma del poder por parte de partidos totalitarios o nacionalistas extremos que preconfiguraban así lo que poco después se consumaría: la conversión de las enseñas partidistas en símbolos oficiales del Estado absorbido ya por el partido. Eso sucedió con la hoz y el martillo y con la cruz gamada en determinados países y épocas. ¿Son comparables estos fenómenos históricos con lo que sucede hoy con la bandera arcoíris de los ideólogos de género y sus organizaciones representativas? Con todos los matices que se quiera, la respuesta es positiva: nos amenaza una nueva tentación totalitaria de color arcoíris; y personas como la nueva presidenta de la Comunidad de Madrid –quizás inconscientemente– han colaborando con ella con gestos como el de la bandera de la ideología de género presidiendo la Puerta del Sol”.

Aquí te pongo la versión completa del artículo de Benigno Blanco – La tentación totalitaria del arcoíris

2 comentarios en “La tentación totalitaria del arcoíris

  1. Preocupante e inquietante. La falta de cultura, formación y la pérdida de valores hacen mella en nuestra sociedad. Lo políticamente correcta y la mal entendida tolerancia campan a su anchas en todos los ambientes: familiares, laborales, políticos,… Resulta más importante quedar bien, dialogar y admitir cualquier idea, como posible e interesante, que defender lo razonable, ético y, a menudo, base del sentido común.
    Todo vale con tal de estar en primera plana y de complacer la dictadura de la ignorancia. La banalidad, la diversión y la fatua belleza se han convertido en la brújula de la sociedad. Bajo el lema: “Pásalo bien y no mires con quién” hay que encontrar una luz que nos salve. Porque además todos luchamos contra nosotros mismos y sólo Dios, con su gracia, es capaz de salvarnos.

    Jesucristo no cedió ante actitudes erróneas, cómodas, injustas. Proclamó la verdad única y absoluta, principio y fin de la salvación de todos y cada uno de nosotros. No hay camino al Padre, sin el Hijo y el Espíritu Santo. María nos muestra el camino hacia su Hijo. El Hijo nos lleva hacia el Padre y, para alcanzarlo, la gracia y ayuda del Espíritu Santo. ¿Es que hay otra forma? ¿Es que hay otro camino? ¿Quién ha sido Santo sin la mano de Dios?…

    “Le preguntó entonces Pilato: –¿Así que tú eres rey? Jesús le contestó:–Tú lo has dicho: soy rey.”

    No hay un camino, una palabra, ni un ejemplo a seguir que no sea Él:

    “(Mt 23,1-12): En aquel tiempo, Jesús se dirigió a la gente y a sus discípulos y les dijo: «En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos. Haced, pues, y observad todo lo que os digan; pero no imitéis su conducta, porque dicen y no hacen. Atan cargas pesadas y las echan a las espaldas de la gente, pero ellos ni con el dedo quieren moverlas. Todas sus obras las hacen para ser vistos por los hombres; se hacen bien anchas las filacterias y bien largas las orlas del manto; quieren el primer puesto en los banquetes y los primeros asientos en las sinagogas, que se les salude en las plazas y que la gente les llame “Rabbí”.

    »Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar “Rabbí”, porque uno solo es vuestro Maestro; y vosotros sois todos hermanos. Ni llaméis a nadie “Padre” vuestro en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre: el del cielo. Ni tampoco os dejéis llamar “Doctores”, porque uno solo es vuestro Doctor: Cristo. El mayor entre vosotros será vuestro servidor. Pues el que se ensalce, será humillado; y el que se humille, será ensalzado».

    Buen día!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s