“Los cristianos estamos enamorados del Amor”

Seguimos en la octava del Corpus meditando juntos la profundidad del amor del Señor, que le ha llevado a quedarse oculto bajo las especies sacramentales. Como mañana es el Sagrado Corazón de Jesús seguiremos así nuestra oración: 

octava nueve“Al tratar ahora del Corazón de Jesús, ponemos de manifiesto la certidumbre del amor de Dios y la verdad de su entrega a nosotros. Al recomendar la devoción a ese Sagrado Corazón, estamos recomendando que debemos dirigirnos íntegramente –con todo lo que somos: nuestra alma, nuestros sentimientos, nuestros pensamientos, nuestras palabras y nuestras acciones, nuestros trabajos y nuestras alegrías– a todo Jesús” (Es Cristo que pasa 164)

Pero, además de manifestar el objeto de su amor, es propio de la condición del enamorado el deseo de que también los demás lo conozcan y, sobre todo, de que lo amen. En ese sentido, la contemplación del Amor que se encierra en el Corazón de Cristo, nos llevará a la ferviente voluntad de llevar ese amor a los demás y a poner de manifiestoen la misma trama de las relaciones humanas la caridad de Cristo y sus resultados concretos de amistad, de comprensión, de cariño humano, de paz” (ibid 166)… Te animas a imitar la ternura de su Corazón, amando “con un amor que sea comprensión y entrega, afecto y voluntaria humildad” (ibid 167)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s