Sí, quiero: [8] ¿Cuántos hijos?

Estaré fuera unos días, en Puerto la Cruz. Los que seguís el blog, sabéis que suelo ir una vez al mes allí y permanezco tres días. Como no hay internet en la casa, dejaré las entradas para que salgan automáticas estos tres días. Como el sábado próximo daré una charla sobre la familia. Iré poniendo estos días entradas sobre el tema. Empezamos con los hijos. Y la pregunta es ¿cuándo y cuántos?:

Anuncios

Un comentario en “Sí, quiero: [8] ¿Cuántos hijos?

  1. Como Dios es el ejemplar de la familia en la tierra, lo esencial de ella son las relaciones paterno-filiales, fundadas en la generación. Por ello, el matrimonio es sólo principio de la familia. Sin hijos, aún no es familia de un modo perfectamente actual, sino solo potencial o germinal. El matrimonio se actualiza como familia por la generación de los hijos. Esta es la razón de que, en la sexualidad, el fin unitivo se ordene al fin procreativo. Y que, en el matrimonio, donde se realiza ordenadamente la sexualidad, la mutua ayuda y unidad conyugal se ordenen, como medio a fin, a la procreación y educación de los hijos. El fin último de la sexualidad humana es la paternidad, que sólo es posible si el matrimonio se constituye en familia. La perfección de la paternidad humana consiste en ser semejante a la Paternidad divina que, en la tierra, se encuentra como dividida y distribuida en la paternidad del varón y en la de la mujer, que llamamos maternidad. Ambas dimensiones, diversas y complementarias, de la paternidad humana tienen en la Paternidad divina su principio eficiente, ejemplar y final. Por ello, para ser perfectamente padres en la tierra, «deja el varón a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y se hacen una sola carne» (Gn. 2, 24). “Una sola carne” significa una sola persona, un solo sujeto paterno que pueda convenientemente reflejar y ser principio eficiente a semejanza de la Paternidad divina. El modo propio de darse de aquellos que, por el matrimonio, se han hecho “una sola carne”, es la paternidad, esto es, la generación y educación de los hijos. Y la mutua ayuda de los esposos, en cuanto tales, es en orden a esto. La diversidad sexual (física, psicológica y racional) del ser personal humano se ordena al matrimonio y este a la constitución de una familia, como Dios es familia.

    La razón profunda del amor conyugal y del matrimonio es cooperar con Dios en la generación de hombres que han de ser sus hijos, y constituirse los padres terrenos en un fiel reflejo de la Paternidad divina para sus hijos. Estos, desde el Bautismo, son más hijos de Dios Padre que nuestros, y el sentido de la paternidad humana es participar y cooperar con la Paternidad divina. Los padres son para los hijos, en la tierra, el primer anuncio de Dios Padre y el camino natural para conocer y vivir prácticamente, en Cristo, su filiación divina que perdurará por toda la eternidad. Nuestra paternidad terminará con la muerte, la de Dios Padre permanecerá para siempre. ¡Qué don más grande se puede hacer al hijo que ayudarlo, mediante la propia paternidad, a vivir para siempre su filiación divina! Miembros de la Familia divina, hijos de Dios Padre, en el Hijo, viviendo para siempre, por el Espíritu Santo, la comunión de amor con el Padre, que es la misma vida de Cristo. Esta es, ni más ni menos, la finalidad última de los hijos y, por tanto, el sentido pleno de la paternidad cristiana, que se concreta en la generación y educación por la fe y los sacramentos.

    El gran acto educativo de los padres a sus hijos es el testimonio del amor fiel hasta la muerte. La plena fidelidad de los esposos a su promesa conyugal es la condición necesaria para la completa fidelidad del amor paterno, pues el amor fiel del que viven los hijos, en cuanto hijos, no es el amor de uno solo, sino de sus dos padres. El sacramento del matrimonio confiere gracia suficiente para manifestar los esposos, por su mutua fidelidad, la indestructible fidelidad del amor de Cristo por su Iglesia, del amor de Dios por el hombre. Y esta fidelidad conyugal es el principio eficiente y la garantía de la fidelidad paterna, signo fuerte y convincente del amor fiel de Dios Padre por sus hijos. Este es el testimonio necesario en nuestros días: La certeza de la fidelidad del amor paterno. ¡Cuánto niños y jóvenes para quienes la fe en la Paternidad divina es difícil porque fueron privados de su primer anuncio en la familia! Y, por otra parte, ¡qué grande y bella responsabilidad de los padres! Ciertamente, aquí está el sentido último de las dos propiedades del matrimonio: Unidad e indisolubilidad.

    La familia es el ámbito naturalmente primario y fundamental en el que la persona humana es conocida y amada por sí misma. El saberse valioso en la propia singularidad, porque ha sido amado gratuitamente por sí mismo, es la clave para entender el sentido de la propia existencia y el aliento vital del desarrollo, seguro y confiado, del ser personal. Por ello, la familia es donde se realiza la más profunda, perdurable e irreemplazable educación de la persona. En ella recibe la existencia, conoce vitalmente su valor personal, recibe el testimonio del amor fiel hasta la muerte y el primer anuncio de la Paternidad divina. La familia es el camino natural, sanado y elevado por la gracia del matrimonio, por el que los hijos ascienden en el tiempo a la plenitud de su vida cristiana en la eternidad de la Familia divina.

    Y el más pleno reflejo en la tierra de la Familia divina es la Sagrada Familia de Nazaret. En María y José encontramos la realización más perfecta de la Paternidad divina, en los modos de la maternidad femenina y paternidad masculina. Jesús, Nuestro Señor, es el Hijo eterno del Padre que ha manifestado al mundo la perfección infinita de la Filiación divina, amando, honrando y obedeciendo a Dios Padre, mediante sus padres terrenos. Dios Padre se nos ha hecho visible en María y José. Dios Hijo, en Cristo, el Verbo de Dios hecho Hombre. Dios Espíritu Santo, en el amor paterno-filial de la Sagrada Familia de Nazaret, encarnación perfecta de la Familia que es Dios y modelo supremo de toda familia humana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s