Docilidad al Espíritu Santo

espc3adritu-santoYo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre, había prometido el Señor en Jn 14,16. Y ya en las primeras apariciones de Jesús resucitado esa promesa se hace realidad: 19  Y como fue tarde aquel día, …, y estando las puertas cerradas … por miedo de los judíos, vino Jesús, y se puso en medio, y les dijo: Paz tengáis. 20 Y … les mostró las manos y el costado… 21 Entonces les dijo otra vez: Paz tengáis; como me envió el Padre, así también yo os envío. 22 Y … les sopló, y les dijo: Tomad el Espíritu Santo: (Jn 20:19-22)… Será más adelante en los Hechos de los Apóstoles -el Evangelio del Espíritu Santo-, donde veremos en todo su esplendor la actividad constante del Paráclito: es Él quien suscita y propulsa a los testigos de Cristo; a través de las crisis, los conflictos y los bloqueos, es Él quien asegura la expansión y la comunión de las iglesias dispersas (cfr. Act 2,1-4.38; 4,8-31; 7,51.55; etc.). 

Y es que la acción del Espíritu Santo es tan central en la vida del cristiano que Jesús llega a afirmar a sus Apóstoles algo tan impresionante como lo siguiente: Pero yo os digo la verdad: Os es necesario que yo me vaya; porque si yo no me voy, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me voy, os lo enviaré. (Jn 16,7). Pero Señor ¿por qué es tan importante que venga el Espíritu Santo? ¿Tan importante que hace necesario que te vayas?  Sí. Y el motivo de tanta importancia se encuentra en el fruto de filiación divina que produce su actividad en nosotros: 14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, los tales son hijos de Dios. 15 Porque no habéis recibido el espíritu de servidumbre para estar (otra vez) en temor; mas habéis recibido el Espíritu de adopción (de hijos), por el cual clamamos, ¡Abba, Padre! 16 Porque el mismo Espíritu da testimonio a nuestro espíritu que somos hijos de Dios. 17 Y si hijos, también herederos… (Rom 8,14-17)

Propósito: “frecuentar”, a ser posible sin interrupción, la amistad y trato amoroso y dócil con el Espíritu Santo. —Veni, Sancte Spiritus…! —¡Ven, Espíritu Santo, a morar en mi alma! (Forja 514)

La tradición cristiana es unánime al referir la actitud que debemos adoptar ante el Espíritu Santo: Docilidad… Docilidad a lo que nos sugiere en nuestra oración personal, a las mociones que nos envía en otros momentos. Y docilidad a lo que nos hace llegar a través de quienes dirigen nuestra alma: charla fraterna, confesión y consejos de dirección espiritual, corrección fraterna, etc.

No te limites a hablar al Paráclito, ¡óyele!
    En tu oración, considera que la vida de infancia, al hacerte descubrir con hondura que eres hijo de Dios, te llenó de amor filial al Padre; piensa que, antes, has ido por María a Jesús, a quien adoras como amigo, como hermano, como amante suyo que eres…
    Después, al recibir este consejo, has comprendido que, hasta ahora, sabías que el Espíritu Santo habitaba en tu alma, para santificarla…, pero no habías “comprendido” esa verdad de su presencia. Ha sido precisa esa sugerencia: ahora sientes el Amor dentro de ti; y quieres tratarle, ser su amigo, su confidente…, facilitarle el trabajo de pulir, de arrancar, de encender…
    ¡No sabré hacerlo!, pensabas. —Oyele, te insisto. El te dará fuerzas, El lo hará todo, si tú quieres…, ¡que sí quieres!
    —Rézale: Divino Huésped, Maestro, Luz, Guía, Amor: que sepa agasajarte, y escuchar tus lecciones, y encenderme, y seguirte y amarte

————————

  • Notas sobre la docilidad.
    1. Discípulo: el que se pone voluntariamente bajo la dirección de un maestro y comparte sus ideas… discípulos de Dios (Jn 6,45). 
    2. Endurecimiento: la progresiva esclerosis del hombre separado de Dios se llama endurecimiento, obcecación, dureza de corazón… No endurezcáis el corazón a sus insinuaciones 
    3. Escuchar: ¡Escucha Israel!… Según el sentido hebraico de la Palabra Sema “escuchar” no es solo oír atentamente sino abrirle el corazón, ponerla en práctica, obedecer… Jesús alaba a su Madre porque era lo que ella hacía habitualmente guardaba fielmente las palabras de Dios en su corazón: Bienaventurados los que escuchan la palabra de Dios y la guardan (Lc 11,28)
  • Tu conversión es cosa mía
  • Pablo: El Espíritu en nuestros corazones a.g.de Benedicto XVI
Anuncios

2 comentarios en “Docilidad al Espíritu Santo

  1. Dios ha dejado la guía de la Iglesia en manos del Espíritu Santo. El Espíritu Santo es el que, como dice Jesús, ‘nos enseñará todo’ y hará que recordemos lo que Jesús nos enseñó. El Espíritu Santo es la presencia viva de Dios en la Iglesia. Es quien hace andar a la Iglesia, el que hace caminar a la Iglesia. Cada vez más, más allá de los límites, más adelante. El Espíritu Santo, con sus dones, guía a la Iglesia. No se puede entender la Iglesia de Jesús sin el Paráclito, que el Señor nos envía para eso. Y toma decisiones impensables, ¡impensables! Por usar una palabra de San Juan XXIII, es precisamente el Espíritu Santo quien ‘aggiorna’ la Iglesia: de verdad, la actualiza y la hace avanzar.Los cristianos debemos pedir al Señor la gracia de la docilidad al Espíritu Santo. La docilidad a este Espíritu que nos habla en el corazón, que nos habla en las circunstancias de la vida, que nos habla en la vida eclesial y en las comunidades cristianas, que nos habla siempre.
    En la oración el Espíritu Santo nos une a Dios Padre y a Cristo, haciendo posible que vivamos como hijos de Dios, «con todo nuestro corazón y nuestro ser», en todas las circunstancias de la vida. La oración nos hace crecer en libertad, nos ayuda a llevar las dificultades y los sufrimientos, y nos saca de nosotros mismos, para compartir las necesidades de los demás. Y así la oración es manifestación personal de fe, cauce de esperanza para todos y manifestación del amor de Dios. Una lección sobre el sentido profundo de la oración y su eficacia (fuerza, luz y fuego, libertad y certeza, fe, esperanza y caridad), incluso en la oración más sencilla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s