Los lirios del campo y las aves de cielo [2]

Continuamos con este magnífico texto de Soren Kierkegaard sobre la Alegría

mirad las aves del cielo 2Incluso reuniendo todas las condiciones, es probable que tampoco lográramos estar absolutamente alegres, Y ¿no es verdad, profundos maestros de la alegría, que eso tiene que ser inevitablemente así? Ya que, aun reunidas todas las condiciones, si se recurre a ellas, es imposible llegar a estar más alegre que lo que ellas suponen o alegrarse de una manera que no sea condicionada. Es evidente que las condiciones y lo condicionado se corresponden mutuamente. Por eso, absolutamente alegre sólo puede llegarlo a ser quien es la alegría misma, y sólo permaneciendo absolutamente alegre se torna uno la misma alegría.

Sin embargo, ¿no se podría indicar muy brevemente cómo la alegría es el contenido de esta enseñanza del lirio y del pájaro? O ¿no se podría indicar cuál es el contenido de esta enseñanza en la alegría? Es decir, ¿no se podrían indicar muy brevemente las categorías conceptuales de esta su enseñanza? Desde luego, no hay ninguna dificultad; puesto que el lirio y el pájaro, por muy sencillos que sean, tampoco están desprovistos de pensamiento. Por lo mismo, es fácil indicar aquellas categorías. No olvidemos de paso —lo que en este aspecto simplifica la cosa extraordinariamente— que el lirio y el pájaro son ellos mismos los que enseñan, expresan por sí mismos aquello en lo que aleccionan como maestros. Ésta es la originalidad adquirida, que es distinta de la originalidad inmediata y primera —y que consiste en que el lirio y el pájaro tengan de primera mano, en el sentido más estricto, aquello que enseñan—. Esta originalidad adquirida del pájaro y del lirio es, a su vez, sencillez; ya que un magisterio sencillo no depende tanto de que se empleen expresiones simples y cotidianas, o pomposas y eruditas, ni mucho menos; sino que la sencillez de la enseñanza radica en el hecho de que el maestro mismo sea aquello en lo que alecciona. Y éste es el caso del lirio y del pájaro. Su enseñanza en la alegría —que viene a su vez expresada por su vida— es, brevemente descrita, la siguiente: junto a ellos hay un hoy; hay, sí, tenemos que acentuar infinitamente este hay: allí hay un hoy, y no hay ninguna, absolutamente ninguna preocupación por el día de mañana, o por el otro día. Ésta no es una superficialidad del lirio y del pájaro, sino la alegría del silencio y de la obediencia. Pues cuando estás callado en el silencio solemne que reina en la naturaleza, entonces no existe el día de mañana; y cuando tú obedeces, como lo hacen todas las demás criaturas, entonces no existe el día de mañana, el desdichado día que inventaron la charlatanería y la desobediencia. Mas cuando de esta manera el día de mañana deja de existir por motivo del silencio y de la obediencia, entonces en la obediencia y en el silencio es el día de hoy, él es, y así hay la alegría, como la que habita en el lirio y el pájaro.

¿Qué es la alegría? O ¿qué cosa es estar alegre? La alegría es ser de verdad actual a uno mismo; pero serse verdaderamente actual a uno mismo equivale a este hoy, a este estar al día, ser de verdad al día. Y en la misma medida que sea verdadero que tú eres al día, en la misma medida que tú vayas siéndote más completamente actual a ti mismo en el estar al día, en esa misma medida dejará de existir para ti el día de mañana, el día de la desgracia. La alegría es el tiempo presente, poniendo todo el acento en lo de el tiempo presente. Por esta razón es Dios dichoso. El que eternamente dice: hoy; el que eternamente e infinitamente se es actual a sí mismo en ese ser al día.

Y por esta razón son la alegría el lirio y el pájaro, porque se son completamente actuales a sí mismos en ese estar al día gracias al silencio y a la obediencia absoluta.

2 comentarios en “Los lirios del campo y las aves de cielo [2]

  1. Como es bien sabido, los santos presentan infinidad de rasgos comunes, dentro de la diversidad de caracteres y personalidades. Destacaban por su alegría y buen humor, los cristianos. De hecho, San Josemaría habría querido dejar en herencia humana a los fieles del Opus Dei, junto con el amor a la libertad, el buen humor.

    Quizás por esto, me alegra tanto comprobar la tradición cristiana del papa Francisco. No es casual que el título de su extensa Exhortación Apostólica, casi programa del pontificado, sea precisamente Evangelii Gaudium. Cita un documento precedente de Pablo VI, Gaudete in Domino, de 1975: “nadie queda excluido de la alegría reportada por el Señor”. Al oír o leer sus palabras, o al contemplar los gestos de Francisco, me viene también a la memoria aquel texto de Surco, 57: “No me olvides que a veces hace falta tener al lado caras sonrientes”.

    “La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús”.

    Escribo estas ideas cuando estamos en Pascua unos días especialmente alegres, salvo donde se han dejado influir demasiado por una cultura mercantilizante. Lo señala el papa en el n. 2 del documento: “El gran riesgo del mundo actual, con su múltiple y abrumadora oferta de consumo, es una tristeza individualista que brota del corazón cómodo y avaro, de la búsqueda enfermiza de placeres superficiales, de la conciencia aislada”.

    Aunque sea para hablar de alegría y optimismo, se puede invocar un antiguo diagnóstico semejante, en Forja 767: “Lo que verdaderamente hace desgraciada a una persona ─e incluso a una sociedad entera─ es esa búsqueda, ansiosa y egoísta, de bienestar: ese intento de eliminar todo lo que contraría”

    “El Evangelio, donde deslumbra gloriosa la Cruz de Cristo, invita insistentemente a la alegría”. Por eso, “el bien siempre tiende a comunicarse”. Y es capaz de sofocar los males en la abundancia del optimismo antropológico que deriva radicalmente del misterio de la Encarnación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s