La identidad biológica está sexuada genéticamente

ovulo-fertilizadoMe han parecido tan interesantes las ideas del libro de Natalia López-Moratalla: Cerebro de mujer y cerebro de varón. Madrid (2009), España: Ediciones Rialp, que pongo aquí algunas ideas de la autora.

La identidad biológica

Todo ser vivo se constituye desde un material de partida, que es una información contenida en el ADN, que constituye los cromosomas que cada uno hereda de sus progenitores y que puede trasmitir a su desendencia (López-Moratalla, 2009). Cada progenitor se encarga de trasmitir la mitad del mensaje total a través de sus cromosomas. Este patrimonio genético es el sustrato material de su identidad biológica. El contenido de ese mensaje genético representan la instrucciones básicas para formar un nuevo organismo. El material heredado de los progenitores describe al individuo puesto que le otorga la identidad biológica propia de la especie, del sexo y del individuo singular. Esa identidad que mantiene durante toda la vida, deberá manifestarse en un fenotipo que estará influido por las variaciones ambientales, o microambientales, en las que se desarrolle el individuo.

La identidad biológica es sexuada genéticamente

Esa identidad biológica de cada individuo singular es, desde el comienzo, sexuada. En condiciones normales cada individuo recibe un cromosoma X de la madre, además de un cromosoma X o Y del padre. Así adquiere un genotipo masculino o femenino desde la concepción. A partir de la fecundación se da una activación de ese genoma que genera una nueva vida, con una trayectoria vital unitaria. “El nuevo estado del ADN supone la aparición de una nueva información con una característica importante: le capacita al viviente para iniciar la expresión del mensaje contenido en los genes, de manera regulada por las señales intracelulares creadas en la fecundación” (López-Moratalla, 2009).

Un cuerpo de mujer o de varón es, pues, la traducción de un mensaje genético con la específica identidad biológica femenina masculina o femenina. El cigoto humano es un cuerpo humano, cuya constitución se debe necesariamente a la eficienca de los mecanismos bioquímicos de la fecundación de los gametos de los padres. Sin embargo, esa eficiencia no es suficiente para que se constituya un ser humano. Existen otros elementos que unifican y motorizan el organismo que, aunque están presentes potencialmente desde el principio, deben esperar su momento de manifestarse. “Por esa razón cada hombre tiene una vida que es al mismo tiempo biológica y biográfica: puede liberarse del encierro que conlleva el dinamismo propio de la vida animal” (López-Moratalla, 2009).

El mensaje de la ciencia es inequívoco: un cuerpo humano con fenotipo femenino o masculino es signo de la presencia de una persona mujer o varón. La biología aporta que ser varón o mujer viene dado, en primer lugar, a nivel cromosómico. El varón tiene un genoma asimétrico en cuanto al par de cromosomas sexuales (XY), mientras que el genoma de la mujer es simétrico (XX) respecto a ese par.

El genoma masculino es el que aporta la diversidad sexuada

El genoma masculino por tener el par de cromosomas sexuales XY, contiene toda la variedad posible en el genoma humano. El femenino no tiene la información específica del cromosoma Y, que contiene parte del programa de la masculinidad. Quiere decir por tanto que el sexo genético de la prole viene determinado por la carga de cromosoma sexual que aporte el varón, es el que lleva un cromosoma sexual X o Y, mientras que el gameto femenino siempre aporta un cromosoma X. El cuerpo del varón genera gametos desiguales; desigualdad que está en el origen de que, en la libertad de la naturaleza, se engendre un hijo o una hija (López-Moratalla, 2009).

La diversidad sexuada se manifiesta también en la velocidad y construcción del cuerpo

feto_semana_a_semana-www-sjarre-com-arLa diferencia de los cromosomas sexuales genera también un ritmo temporal diferente en lo que se refiere a la construcción y velocidad de crecimiento corporal en las primeras etapas del desarrollo prenatal. El cromosoma X es más grande que Y, se replica más lentamente, y con ello en durante la etapa embrionaria, el embrión femenino crece un poco más tarde que el masculino. El singular femenino también alcanza la configuración gonadal más tarde; es decir cada uno, cada uno tiene un ritmo de construcción del cuerpo diferente, dependiendo de la dotación genética sexuada (López-Moratalla, 2009).

Fuente: López-Moratalla, N. (2009). Cerebro de mujer y cerebro de varón. Madrid, España: Ediciones Rialp.

Tomado de Simétrico, asimétrico, fecundo, José Antonio Gámez Escalona

 

Anuncios

2 comentarios en “La identidad biológica está sexuada genéticamente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s