¿Por qué estamos obligados a la alegría? [y 3]

Termialegria 4nanos hoy esta serie de motivos por los que estamos obligados a la alegría, considerando la tercera razón por la que debemos estar alegres: por nosotros mismos.

En efecto, el equilibrio psíquico, físico y espiritual depende en gran medida también de nuestro buen ánimo. El Libro de los Proverbios lo afirma: “corazón alegre hace buen cuerpo” y “la tristeza seca los huesos” [17,22]. Además, esto médicamente está comprobado. La alegría mejora la respiración y la circulación sanguínea; por el contrario la depresión  y la ansiedad dificultan la respiración y alteran el metabolismo.

Por su lado, también los moralistas expertos no dudan al afirmar que las ideas sombrías y los pensamientos tristes no provienen de Dios, y habría que achacarlos al diablo, por eso hay que rechazarlos con prontitud y no entretenerse en ellos. Los pensamientos de Dios son de paz y de alegría en el Espíritu Santo [cfr. Rom 14,17].

Pero aún existe una segunda razón por la que la alegría es una obligación para con nosotros mismos. Y es que a alegría es absolutamente necesaria para la vida espiritual y la santidad: “Todo el que quiera progresar en la vida espiritual necesita absolutamente tener alegría”, así lo afirma santo Tomás, entre otros. Sin alegría no hay santidad: “alegraos, perfeccionaos” [2 Cor 13, 11] dice san Pablo, conjugando la exhortación a la alegría con la de la perfección o santidad. Todos hemos visto que sólo se hace bien aquello que se hace con alegría. El esposo del Cantar de los Cantares salta gozoso por los montes y collados [Cant 2,8] y el salmista afirma que “correré por la senda de tus mandamientos cuando tú me ensanches el corazón” [Sal 11,32], porque “la alegría de Dios es vuestra fortaleza” [Neh 8,10].

Así que ya lo sabes: tienes –tenemos- la obligación de estar alegres, primero por Dios, después por los demás y también nosotros mismos. Animo!

3 comentarios en “¿Por qué estamos obligados a la alegría? [y 3]

  1. La risa es buena para el organismo…y para la mente también. Una persona con sentido del humor gana en autoestima y tiene una mejor visión de las cosas. La risa relativiza . Reírse ante una situación permite afrontarla en mejores condiciones. La creatividad se dispara y se pueden encontrar mejores soluciones a los problemas. Las personas que se ríen, que tienen sentido del humor, soportan mejor las contrariedades de la vida. No se trata de estar contento todo el rato. Tampoco de reír sin parar. Es normal que ciertas situaciones provoquen tristeza o miedo. Pero el sentido del humor permite dar a esos momentos la importancia justa. Cuando ocurre algo fuerte o traumático, es lógico pasarlo mal. Lo importante es superar cuanto antes esa situación. Hay que ver las cosas con optimismo y darse cuenta de que la vida sigue. El humor es la salida a estos episodios. La carcajada también ayuda a evitar, y superar, episodios depresivos. Cuando nos reímos generamos dopamina, serotonina y adrenalina. Esto hace que después de reír siempre te quedas alegre. Ves todo con otros ojos, percibes tu entorno mejor, y a ti mismo también. Esto te protege frente a enfermedades como la depresión.

    El sentido del humor también es bueno en el ámbito laboral. Si ríes en tu trabajo estarás más contenta y relajada, y esto ayuda a mejorar tu rendimiento. Esta ecuación funciona en todos los miembros de una empresa: directivos y empleados. Con la risa todos están más contentos, juntos y por separado.

    Todo el mundo nace con la capacidad para reírse. Un bebé recién llegado al mundo tarda 45 minutos en soltar su primera carcajada. Una persona que se ríe cada vez menos ha ‘modificado’ su sentido del humor debido a las circunstancias de su vida: trabajo, estrés, experiencias traumáticas, etc. La buena noticia es que esto se puede corregir.
    El sentido del humor es una capacidad universal que todos poseemos y que todos podemos cultivar y emplear, explican los expertos en humor Eduardo Jáuregui y Jesús Damián Fernández Solís en su ensayo ‘El humor positivo en la vida y el trabajo’. “No hace falta hacer payasadas, ni siquiera contar un chiste. A veces basta compartir una curiosa coincidencia, un gesto exagerado o la complicidad de una ironía”.

    .La risa ha sido objeto de estudio desde hace miles de años. Muchos de los grandes pensadores de la historia dedicaron parte de sus trabajos al estudio del humor y la carcajada. Te dejo algunas de sus citas:
    – “Reírse de todo es de tontos, pero reírse de nada es de estúpidos”, Erasmo de Rotterdam.
    -“La vida es demasiado importante como para tomarse en serio”, Oscar Wilde.
    -“Muchas veces ayudó una broma donde la seriedad solía oponer resistencia”.
    -“La risa es el sol que ahuyenta el invierno del rostro humano”, Víctor Hugo.
    -“Es más fácil conseguir lo que se quiere con la risa que con la punta de la espada”, William Shakespeare.
    -“La risa es la distancia más corta entre dos personas”, Víctor Borge.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s