Me envía este vídeo Carlixto. Quizás para hoy 14 de febrero, pueda venir bien. No os inquiete el comienzo, que termina bien. Aquí va

La opción de la castidad antes del matrimonio no es una opción fácil. Estamos de cara a un mundo que proclama el tener relaciones sexuales como algo bueno y normal en cualquier momento y circunstancia. Hablar de esto se ha convertido en un discurso moralista, absolutamente anticuado y obsoleto. Incluso el términohacer el amor da risa hace tiempo, ahora solo se habla de sexo.

¿Cómo hablar de la castidad entonces? Me parece que este video realizado por Dos Cincuenta y Nueve films y su proyecto soyamante; lo plantea de un modo positivo y muy claro. Frente a un mundo centrado en el yo, en las sensaciones, los estados de ánimo y las emociones, es urgente recuperar el término amor en su significado más profundo. Porquelas relaciones sexuales han sido hechas para eso, para el amor. No responden al deseo de sensaciones o placer. Y seamos sinceros, el que ama es el que está maduro para afrontar lo que significa el amor en su dimensión de entrega total al otro. El que ama es el que es capaz de comprender que para tener una relación sexual con alguien, se requiere algo más que el “creer que nos amamos”.

El Papa Benedicto XVI en su discurso a parejas de novios en el 2011 decía:

Como novios os encontráis viviendo una etapa única, que abre a la maravilla del encuentro y que hace descubrir la belleza de existir y de ser preciosos para alguien, de poderos decir recíprocamente: tú eres importante para mí. Vivid con intensidad, gradualidad y verdad este camino. ¡No renunciéis a perseguir un ideal alto de amor, reflejo y testimonio del amor de Dios! ¿Pero cómo vivir esta fase de vuestra vida, dar testimonio del amor en la comunidad? Quisiera ante todo deciros que evitéis encerraros en relaciones intimistas, falsamente tranquilizadoras; haced más bien que vuestra relación se convierta en levadura de una presencia activa y responsable en la comunidad. No olvidéis, además, que para ser auténtico, también el amor requiere un camino de maduración: a partir de la atracción inicial y del “sentirse bien” con el otro, educaos a “querer bien” al otro, a “querer el bien” del otro. El amor vive de gratuidad, de sacrificio de sí, de perdón y de respeto del otro.

Se trata de vivir con intensidad sí, pero también con gradualidad el amor. Ir madurando en la comprensión de que el amor es una virtud y que como tal implica el sacrificio, la renuncia, el respeto del otro, el saber esperar y la generosidad. Y más importante aún: comprender que ese amor humano participa del Amor Divino. Puede sonar utópico pero es real. En su esencia más profunda cuando el amor se manifiesta como donación y entrega al otro participa de modo directo en el amor de Dios que nos demuestra su amor dando la vida, entregándose TOTALMENTE por nosotros. ¿Qué es entonces hacer el amor con alguien? Literalmente eso: convertir en real y concreta esa demostración de amor,entregándose por completo, totalmente al otro. Nos dice el Papa Benedicto XVI:

Quisiera volver aún sobre un punto esencial: la experiencia del amor tiene dentro de sí la tensión hacia Dios. ¡El verdadero amor promete lo infinito! Haced, por tanto, de este tiempo vuestro de preparación al matrimonio un itinerario de fe: redescubrid para vuestra vida de pareja la centralidad de Jesucristo y del caminar en la Iglesia.

Por eso los amantes son los que aman. Los amantes no son los que tienen sexo. Por eso los amantes son los que esperan hasta el matrimonio, porque saben que el verdadero amor es paciente.

4 comentarios en “

  1. La castidad es una forma de la virtud de la templanza, la que consiste en el señorío sobre las pasiones y los apetitos de la sensibilidad humana, de modo que no obstaculicen la meta de la existencia humana y cristiana que es “vivir para Dios”, sin permitir que nada creado se sobreponga a Él, se constituya en finalidad independiente de Él o, en una palabra, impida amarlo con todo el corazón, con toda el alma y con toda las fuerzas (ver Dt 6,5; Mt 22, 37) .

    La templanza se refiere al recto uso de los bienes terrenales y es necesaria al hombre para que dichos bienes conserven su calidad de medios al servicio de la finalidad última del ser humano, sin erigirse nunca en objetivos autónomos. Frente a diversos bienes temporales, la naturaleza del hombre, herida por el pecado, reacciona con violenta apetencia: apetencias de dinero, de poder, de gloria o vanagloria, de placer sexual (ver 1 Jn 2,16).

    La templanza y la castidad ayudan al hombre a mantenerse en la verdad de su ser y de su finalidad, sin que las apetencias desordenadas adquieran dimensiones de ídolos y disputen a Dios el lugar y el amor a que sólo Él tiene derecho. En concreto la castidad permite al hombre mantener el señorío sobre su sensualidad, respetando la finalidad del sexo y haciendo que se ejercite sin menoscabar el amor a Dios y sin aprisionar la libertad que compete a los hijos de Dios.

    La virtud de la castidad es pluriforme y tiene matices propios de los diversos estados del hombre cristiano. Es diferente lo que exige la castidad a quien se ha consagrado en virginidad o celibato, a quien está unido en legítimo matrimonio, o a quien, sin estar aún unido en matrimonio, tiene el propósito o deseo de contraerlo más adelante. En todas las formas de castidad hay algo común: el señorío sobre el apetito sexual, como expresión de la búsqueda de Dios por sobre todo otro bien, y la búsqueda de cualquier bien sólo en la perspectiva de la búsqueda de Dios y de su amor. De modo que la castidad no es una actitud negativa, sino que, si impone renuncias y vencimientos, los exige con miras a un bien sumamente positivo: el amor a Dios. Se es casto para amar a Dios. Así se entiende la bienaventuranza que proclama dichosos a los puros o limpios de corazón, porque verán a Dios (Mt 5,8): quien es puro, en el más amplio sentido de la palabra, está en condiciones de “ver” a Dios, de amarlo, de decirle con verdad que nada hay tan importante como Él, en ninguna situación o hipótesis.

      1. Quiero pedir perdón a Carlixto por no agradecer el video enviado, al Papa Francisco y a Vd. por la entrada. Francamente bueno todo y muy doctrinal; y por no decir que la fuente de mi comentario era Aciprensa.

      2. Gracias Rosa. A mi también se me olvida aveces decir la fuente, pero normalmente, tanto por búsqueda en google de algún fragmento o por algún enlace de la entrada se puede deducir fácilmente la fuente del texto cuando esto ocurre. Así que espero que nuestros lectores no piensen que queremos plagiar nada, verdad? jeje. Saludos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s