En un vasto paisaje helado, azotado por la ventisca, se desliza un trineo. Su único ocupante…

Trineo de perros 91 (Small)La gente busca la felicidad, pero recuerda “no bastan las buenas intenciones”. Te copio esta antigua anécdota:

En un vasto paisaje helado, azotado por la ventisca, se desliza un trineo. Su único ocupante viaja hacia el polo Norte. De su rostro, cubierto de agujas de hielo, destacan los ojos febriles clavados con ansia en el horizonte. Avanza el trineo con la prisa de quien pareciera llegara tarde. No permite que el tiro de perros se desvíe un ápice del septentrión; no les concede respiro a su esfuerzo, ni disminuye su velocidad. No se distrae el viajero en su valioso equipaje, que es todo lo que posee. Todo en él es una tensa voluntad de alcanzar pronto la meta. En llegar al polo Norte ha puesto lo mejor de sus energías, la más entrañable de sus esperanzas, el sentido final de su destino.
Solamente de trecho en trecho, nuestro viajero se detiene un instante para comprobar si la dirección es correcta y cuánta es la distancia que todavía le separa del Norte. Y aquí la sorpresa. Los instrumentos le demuestran, sin lugar a dudas, que la dirección resulta exacta, pero la distancia del Polo Norte es cada vez mayor. En vano verifica una y otra vez sus instrumentos: no están estropeados, no hay error en la medición, la dirección es buena, más la distancia en cada comprobación no cesa de aumentar. Pero nuestro perplejo viajero, entre el desaliento y la esperanza, fuerza más y más la velocidad, castiga sin piedad a sus perros y los lanza vertiginosamente entre la ventisca con la desesperación de quien pareciera que huye. Todo es inútil, no obstante, en cada sucesiva medición, pese a la fidelidad de la dirección, el polo Norte se aleja más y más….

¿Qué le ocurre, al protagonista de tan dramático viaje? Si nos distanciáramos lo necesario para poder ver desde lo alto aquella situación, descubriríamos que aquel vasto paisaje helado por cuyo interior viaja este diminuto trineo, no es más que un inmenso témpano de hielo, un colosal iceberg, que se desplaza hacia el Sur a mucha mayor velocidad de la que nuestro pobre viajero corre hacia el Norte. La meta del viaje y los ideales de su equipaje eran nobles. Su esfuerzo, admirable. Pero la base sobre la que se sustentaba toda la aventura era tan radicalmente errada que le conducía con fatalidad al polo opuesto. El deseo y búsqueda bien intencionada de la felicidad, de llegar al Polo Norte, no basta para alcanzarla; los planteamientos de fondo, la visión del hombre, del mundo y de Dios, la base sobre la que sustentar este proyecto es tanto o más importante.

Anuncios

4 comentarios en “En un vasto paisaje helado, azotado por la ventisca, se desliza un trineo. Su único ocupante…

  1. Seguramente en tu vida te has topado con alguna situación en la que el viejo refrán “Bueno… la intención es lo que cuenta!” sale de tu boca.

    Usualmente la utilizamos cuando una de nuestras bien intencionadas acciones no resulta de la manera que lo habíamos pensado. Y con esta frase, queremos tratar de excusarnos diciendo “ bueno por lo menos lo intenté (aunque solo lo hallamos pensado y no lo hallamos hecho).

    Por excusadora que sea y por noble que se oiga, la verdad es que no podemos navegar a través de la vida izando la bandera de las buenas intenciones.

    Y parece ser que ese mismo principio “la intención no basta” esta dentro de las Escrituras, resumido en uno de los versículos mas bien entendidos, pero menos obedecidos de la Palabra de Dios.

    Romanos 2:13 “porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los hacedores de la ley serán justificados.“

    Podemos tener toda la buena intención de seguir a Cristo, tener la buena intención de hacer lo que dice su palabra, tener la intención de creer que es Dios y que resucitó de los muertos al tercer día, pero si No hacemos lo que su palabra dice, sino creemos que es Dios y que resucitó de los muertos… tener la intención no cuenta!

    Recuerdas a Josué? (general del pueblo de Israel al conquistar la tierra prometida) A quién el Señor previo a su partida hacia el cruce del Jordán, le dice:

    Josué 1:5 “Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé.”

    Josué se encontraba apunto de atravesar una de esas situaciones en las que las intenciones, o las buenas intenciones no bastan!

    Aunque Dios si conocía la actitud e intenciones de Josué hacia El y su plan para con el pueblo de Israel, ni el mismo Josué lo sabía. Y sabes algo que realmente me sorprende en el tercer capitulo del libro de Josué, es exactamente este principio…

    Josué 3:6-7:”Y habló Josué a los sacerdotes, diciendo: Tomad el arca del pacto, y pasad delante del pueblo. Y ellos tomaron el arca del pacto y fueron delante del pueblo. Entonces Jehová dijo a Josué: Desde este día comenzaré a engrandecerte delante de los ojos de todo Israel, para que entiendan que como estuve con Moisés, así estaré contigo.”

    En el capitulo 1 Josué solo ha oído la palabra de Dios, y solo con oírla la promesa de no te “dejare ni desamparare” se le presenta. Pero no es hasta que Josué, manda la acción concreta que Dios le había ordenado y la realiza, cuando el reafirma su presencia a Josué. (“Desde este día comenzaré a engrandecerte delante de los ojos de todo Israel, para que entiendan que como estuve con Moisés, así estaré contigo”)

    Lo impresionante, es que Dios continúa a través de toda la historia humana de manera constante utilizando los mismos principios, la intención No basta!

    La Biblia dice:

    Romanos 10:9-10 “que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

    Simple: No solo lo creemos o solo lo confesamos, no solo tenemos la intención de hacerlo, sino que Lo creemos de todo corazón y lo confesamos con nuestra Boca que Jesús es el Señor de nuestras vida, que resucito de entre los muertos, que es Rey de la creación, el que ha de venir, el Todopoderoso.

    Si tienes la Intención, termina de realizar la acción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s