Omnia munda mundis! (¡para los limpios todas las cosas son limpias!)

fisherman-mexico_3570_990x742-820x380

Nada que entre de fuera puede hacer impuro al hombre (…). Lo que sale de dentro, eso sí mancha al hombre. Decía san Pablo que para los limpios todo es limpio (Tt 1, 15). Omnia munda mundis! 

El corazón del hombre es como un espejo: refleja todo aquello que mira. Si el hombre pone su mirada en el pecado del mundo y solo atiende a sus propias pasiones desordenadas, el corazón se ensuciará. Pero si el hombre guarda la presencia de Dios, y piensa en Él día y noche, si mantiene su atención en el Amor divino…, Su corazón resplandecerá.

Así que ya lo sabes: Si deseas limpiar tu corazón, piensa en Dios.

Un comentario en “Omnia munda mundis! (¡para los limpios todas las cosas son limpias!)

  1. La Pureza son pensamientos sanos, lo que se encuentra en nuestro corazón, un verdadero deseo de hacer lo correcto y un compromiso con DIOS!
    La Santidad es la capacidad de mantenerse apartado de las cosas del mundo para poder agradar a Dios.
    Jesús sabe de la importancia de ser puros y nos dio una promesa, que los que seamos puros de corazón veremos a Dios (Mateo 5:8). Al usar la palabra corazón, está hablando del centro de nuestro ser, voluntad, emociones y pensamientos.
    ¿Que difícil verdad mantenerse puro de corazón? Ser limpio tu corazón, limpia la mente, limpias tus actitudes, limpias tus acciones, limpias tus intenciones y la lista sigue y sigue. En todo tiempo sean blancos tus vestidos, y nunca falte ungüento sobre tu cabeza. (Eclesiastés 9:8) Pero en medio de los tropiezos, Dios quiere que nos mantengamos puros delante de Él.
    ¿Será imposible mantenerse puro en medio de un mundo impuro?
    Definitivamente No! A pesar que el mundo hoy en día ofrece una enorme lista de opciones que nos llevan a todo menos a ser puros, a diestra y siniestra por medio del Internet, televisión en cable, revistas, etc. Nosotros tenemos que luchar por mantenernos puros. (Eclesiastés 9:8) al inicio habla acerca de mantener la blancura en nuestros vestidos, eso simboliza pureza y santidad, pero luego también habla del ungüento sobre nuestra cabeza y eso tiene que ver con firmeza.
    Ahora bien, si Dios nos aconseja que nos mantengamos puros y firmes, quiere decir que habrán momentos en nuestro caminar cotidiano que nos van a querer manchar nuestros vestidos, que querrán alborotar nuestra cabeza.
    Pero la pregunta seria: ¿Cómo mantenerme puro y santo en medio de todo esto?
    Pensemos siempre en Jesús: Todas las cosas son puras para los puros, mas para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas. (Tito 1:15)
    ¿Qué podría ser mas puro que Jesús? Si El es nuestro único pensamiento entonces todas las cosas para ti serán puras; Martín Lutero decía: “no puedo evitar que las aves vuelen sobre mi cabeza, pero si puedo evitar que hagan nido en ella”. Es decir, no podemos evitar que pensamientos impuros aparezcan de repente, pero si podemos evitar que se mantengan anidados ahí.

    Mantente en la Biblia: ¿Con que limpiara el joven su camino? Con guardar tu palabra. (Salmos 119:9)
    Entre mas empapado de la Biblia estás, tendrás mas armas para defenderte de pensamientos impuros, recuerda que Jesús cuando fue tentado en el desierto, se defendió con la Palabra de Dios, es ahí donde nos damos cuenta que leerla es muy importante para nuestro crecimiento espiritual y para evitar ser engañados.
    Cuando leemos la Palabra de Dios, estamos alimentando nuestro espíritu, por lo tanto querremos mantenernos puros obedeciendo de esta manera lo dictado por el Señor.

    Sirve a Dios: Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas. (Efesios 2:10) Mientras mas ocupados pasemos en el servicio a Dios, menos tiempo de pensar en lo impuro tendremos. Habrá menos probabilidades de caer en pecado, porque al mantenernos activamente sirviendo nos ayudará para edificar la vida y en fortalecer un carácter de siervo en nosotros.

    Tener Domino Propio: Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. (2Timoteo1:7) Esto quiere decir que podemos decir NO al pecado, pues tenemos el dominio propio que Dios nos ha dado por medio del Espíritu Santo. Si tomamos en cuenta estos consejos, seguramente tnos ayudaran para mantener blancos los vestidos y el ungüento sobre la cabeza no faltará.
    Para Dios esto es extremadamente importante!!!

    Y espíritu de mortificación que nos hará mas recios y fuertes ante la lucha

    Ninguno tenga en poco su juventud, sino seamos ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y PUREZA!! (Timoteo 4:12)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s