“De tanto comportarse como un enamorado, volvió a enamorarse”

Un hombre queda citado con su esposa en un restaurante. Durante la espera, recuerda en rápidos trazos como el afecto que les unió ha ido desvaneciéndose por la rutina. Esa monotonía, contra la que no quiso luchar, era la causa de que ahora se encontrara allí, dispuesto a decirle a su mujer que había dejado de quererla: que otra mujer le estaba esperando.

Pero su esposa, que aparece con un simbólico abrigo rojo (leit motiv de todo el filme), llega con el rostro compungido y rompe en sollozos, porque tiene una enfermedad terminal y le quedan semanas de vida.
Es entonces, verdaderamente, cuando empieza el relato. Una historia que nos habla de volver a amar cuando el amor parece perdido (O, mejor, cuando los sentimientos se han esfumado). Nos habla de “revalorar” al amado (volverlo a descubrir, y a amar) cuando sabemos que habremos de perderlo.
Éste es el pasaje más importante: “Dispensó entonces a su mujer todas las atenciones que ella le había reclamado: colgar los cuadros que esperaban por toda la casa, ir de rebajas con ella pese a detestar las compras… Y, todo, incluso las cosas más insignificantes, tenían otro sabor desde que sabía que era la última vez que podía hacerlas por ella”. Entonces la narración alcanza su sentido más profundo: “De tanto comportarse como un enamorado, volvió a enamorarse”
Anuncios

3 comentarios en ““De tanto comportarse como un enamorado, volvió a enamorarse”

  1. Privarse del amor es perder la oportunidad de una de las mayores y mejores experiencias de transformación y bendición de la vida.

    Una vez que un corazón se ha quebrado en mil pedazos puede serle muy difícil volver a amar. Algunas personas nunca se vuelven a mover más allá de su corazón roto. Sin embargo, se puede aprender a amar de nuevo, incluso después de haber sido emocionalmente herido(a) por una relación fallida o un amor perdido.

    Privarse del amor es perder la oportunidad de una de las mayores y mejores experiencias de transformación y bendición de la vida. Dentro de cada individuo se mantiene latente el anhelo de volver a enamorarse, de confiar en otra persona, de entregar su corazón, de “revivir” la capacidad de compartir y de ser feliz en una relación de pareja.

    Por ello, es importante aclarar que ninguna relación se desarrolla por casualidad. Algunos psicólogos y expertos hablan de feromonas, de compatibilidad de la personalidad, pero se olvidan de un factor importantísimo: una pareja es igual a dos almas que se han unido para crecer, no importa cómo, se han unido para aprender mutuamente cómo lograr el verdadero amor. La verdad es que todos somos maestros.

    ¿Qué hacer?

    Comprender: Esta es una fase importante que puede desarrollarse aun en medio del dolor. Valorar qué paso en tu vida, qué tipo de persona eres después de esa relación, cuáles fueron los pro y contras y, sobre todo, si es necesario hacer un reconocimiento profundo de cuál fue tu rol en la pareja.

    Perdonar-Soltar: El perdón es una opción, no una emoción. Es una de las herramientas más sanadoras que existen, sin embargo, no puede concretarse si no llevas la fase de soltar.

    Volver a amar: ¡Confía! Si has aprendido las lecciones de la vida, te has liberado de las cargas emocionales del pasado, valora tu existencia en todos los roles que la vida te permite vivir y ten claro qué quieres y qué no quieres en tu vida, si estás listo para abrir tu corazón. Ánimo, nunca es tarde para empezar.

    Sanar: Luego de haber perdonado y soltado se empiezan a sanar las heridas más profundas, esto incluye el habernos auto perdonado. La etapa de sanar involucra tiempo para sí mismo. Es un tiempo de redescubrimiento de quiénes somos, qué deseamos de la vida. Es un tiempo para estar solos, sin pareja. Para compartir con amigos, familia. Es un tiempo de ensayo para amarnos y dejarnos amar.

    Una buena manera de marcar un corte e instaurar un nuevo comienzo es haciendo algún cambio que se note: cambiar de imagen, modificar algo en la decoración de un cuarto de casa, anotarse en un gimnasio o en un curso que deseaba, hacer algo bonito por la pareja, aunque sea pequeño.

    Muchas personas se esfuerzan por perdonar a sus ex parejas, hijos, amigos, pero no logran superar las emociones negativas. Y éstas al final se convierten en resentimiento. La dificultad reside en que el resentimiento puede ser una emoción pasiva, pero altamente abrasiva de su espíritu, corazón y mente. Puede estancarlo durante largo tiempo, haciendo que atraiga muchas veces más dolor, traición y desamor. Te preguntarás ¿qué pasa conmigo?, ¿por qué vuelve a pasarme esto? Y la respuesta está en que tu alma, lo más íntimo de su ser, sigue “enmarañada” en miles de lazos emocionales que te atan a ti y a la persona que te hizo daño.

    El amor no ata ¡jamás!, pero las emociones de baja frecuencia (ira, resentimiento, frustración, miedo, tristeza) ¡esas, sí! y se convierten, espiritual y psicológicamente hablando, en una telaraña que te impide ser libre fácilmente.

    Es una verdadera liberación del alma. Te permite a ti o a ella renovar su energía vital y retomar la vida de una manera más positiva y propositiva.

    1. Me ha encantado todo. Pero esta frase es preciosa:”una pareja es igual a dos almas que se han unido para crecer”.
      Y este párrafo genial para una profunda reflexión sobre cómo estamos amando a los demás: “El amor no ata ¡jamás!, pero las emociones de baja frecuencia (ira, resentimiento, frustración, miedo, tristeza) ¡esas, sí! y se convierten, espiritual y psicológicamente hablando, en una telaraña que te impide ser libre fácilmente”.
      Cuanta razón tienes. Gracias.
      Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s