El mejor apostolado: “vivir santamente la vida ordinaria”

Sunset at Niagara Falls - Canada by Matteo PecchioliPara realizar sus milagros muchas veces el Señor pide la colaboración de los discípulos. Basta recordar, por ejemplo, lo que ocurre en la multiplicación de los panes o en la pesca milagrosa (cfr. Lc 9, 10 ss. y Lc 5, 1 ss.). 

Por eso podemos decir que el sentido apostólico de nuestra vida de cristianos corrientes es parte importante de esa pequeña colaboración que Cristo nos pide a cada uno, y que hemos de descubrir en nuestra oración personal y en sintonía con la dirección espiritual. 

Id y predicad el Evangelio a toda criatura (Mc 16, 15): “Todos los miembros de la Iglesia, aunque de diferentes maneras, tienen parte en este envío” (CCE, n. 863). Y cada uno, por su singularidad en talentos y de formas distintas de ser, tiene una manera diferente de colaborar. Efectivamente, la misión apostólica que cada uno tiene, cualquiera que sea, es importante, como lo es un pequeño tornillo para la entera maquinaria (cfr. Camino, n. 830). La labor apostólica de cada uno irá al paso de Dios si cada uno cuida su parcela apostólica pensando en el todo, con visión universal y sintiendo en esa labor que realiza todo el peso de la Iglesia. (Maroma que soporta pesos fuertes aunque está hecha de hilos en sí débiles)

No podemos dejarnos llevar por la tentación de la “mística ojalatera”: «Dejaos, pues, de sueños, de falsos idealismos, de fantasías, de eso que suelo llamar mística ojalatera -¡ojalá no me hubiera casado, ojalá no tuviera esta profesión, ojalá tuviera más salud, ojalá fuera joven, ojalá fuera viejo!…-, y ateneos, en cambio, sobriamente, a la realidad más material e inmediata, que es donde está el Señor: mirad mis manos y mis pies, dijo Jesús resucitado: soy yo mismo. Palpadme y ved que un espíritu no tiene carne y huesos, como veis que yo tengo (Lc, 24, 29)» (Conversaciones, 116).

Ciertamente muchos son los miembros, pero uno sólo el cuerpo. No puede el ojo decir a la mano: «No te necesito»; ni tampoco la cabeza a los pies: «No os necesito». Más aún, los miembros del cuerpo que parecen más débiles son más necesarios (1 Co 12, 20‑22).

¡Qué afán hay en el mundo por salirse de su sitio! ‑¿Qué pasaría si cada hueso, cada músculo del cuerpo humano quisiera ocupar puesto distinto del que le pertenece? No es otra la razón del malestar del mundo. =Persevera en tu lugar, hijo mío: desde ahí ¡cuánto podrás trabajar por el reinado efectivo de Nuestro Señor! (Camino, n. 832). 

Como en toda labor apostólica, la base es la oración y el sacrificio. Y el mejor sacrificio, muchas veces, es la constancia y el esfuerzo para preparar bien esas charlas de formación o esas conversaciones con tus amigos, familiares, compañeros de trabajo, etc.

En este vídeo se recogen algunas palabras de San Josemaría pronunciadas en “la Homilía del Campus” en octubre de 1967, en Pamplona.

Anuncios

3 comentarios en “El mejor apostolado: “vivir santamente la vida ordinaria”

  1. La santidad a que Camino incita es la santidad de los santos, no la del mediocre pasar: arrancando de la puesta en práctica de las virtudes humanas, eleva a cada uno a plasmar en obras interiores y externas las virtudes morales infusas, lo adentra en la plenitud del desarrollo de las virtudes teologales y lo intima en la operatividad divina de los dones del Espíritu Santo. Camino, con mano que aprieta y que acaricia, conduce al hombre cualquiera por los exigentes caminos de la vida ascética y lo lleva, sin solución de continuidad, a los cielos de cruz y de alegría de la vida mística.

    Y todo ello se realiza, en la santidad a que Camino nos requiere, dentro de las circunstancias de trabajo y de vida peculiares de cualquier cristiano corriente.

    Es aquí, en este sobreelevado plano de avance hasta la profunda santidad de la vida ordinaria en el mundo, donde Camino nos mueve, a la vez con reciedumbre y con ternura, a vivir el espíritu de abandono en Dios y la sencillez heroica de la infancia espiritual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s