Cartas de niños a Dios

laughing-smiley-faceEn una escuela italiana, una maestra propuso a los niños que escribieran una carta a Dios para preguntarle lo que quisieran. Estas son algunas de las preguntas que hacían los niños en esas cartas.

Querido Dios:
¿La jirafa la querías hacer así? ¿o te salió mal?
Patricia.
Querido Dios:
Gracias por el hermanito, pero yo lo que había pedido era un perro.
Gianluca.
Querido Dios:
¿El Padre Mario es amigo tuyo o sólo es un compañero del trabajo?
Antonio.
Querido Dios:
¿Cómo es que hacías tantos milagros antiguamente y ahora ya no los haces?
Jacobo.
Querido Dios:
¿Tu las cosas las sabes antes de que se inventen?
Daniela.
Querido Dios:
Cuando hiciste al primer hombre, ¿funcionaba bien como nosotros ahora?
Tomás.
Querido Dios:
Me gustaría saber cómo se llamaban el buey y la mula.
Valentina.
Querido Dios:
Si no llegas a extinguir a los dinosaurios no habríamos tenido sitio nosotros. Lo has hecho muy bien.
Mauricio.
Querido Dios:
Hemos estudiado que Tomás Edison descubrió la luz. Pero en la catequesis dicen que fuiste Tu. Yo creo que te robó la idea.
Daria.
Querido Dios:
¿Cómo es que no has inventado algún animal en los últimos tiempos? Tenemos los de siempre.
Laura.
Querido Dios:
No te preocupes por mí. Yo miro siempre a los dos lados antes de cruzar.
Marco
Querido Dios:
Me gustaría que hicieras gente que no se rompa tanto. A mí ya me han puesto tres puntos y una inyección.
Sandra
Querido Dios:
A lo mejor Caín y Abel no se mataban si hubieran tenido una habitación cada uno. Con mi hermano me llevo ahora muy bien.
Lorenzo
Querido Dios:
Te quiero porque nos das la vida, pero me tienes que decir por qué nos dejas morir.
Daniel
Querido Dios:
Si de verdad volvemos a vivir, por favor no me hagas como a Annalisa Beccacci, que es una antipática.
Diana.
Querido Dios:
Por favor, mándame un perrito. Nunca te he pedido nada, lo puedes comprobar.
Bruno
Querido Dios:
Hace mucho que espero la primavera pero todavía no ha llegado. ¡No te la olvides !
Silvia
Querido Dios:
¡Qué listo eres! Todas las noches consigues poner las estrellas en el mismo sitio.
Caterina.
Querido Dios:
Yo soy italiano, ¿y tu?
Roberto
Querido Dios:
Seguro que para tí es dificilísimo querer a todos en todo el mundo. En mi familia sólo somos cuatro y yo no lo consigo.
Violeta
Querido Dios:
Si me miras el domingo en la Iglesia, te enseño mis zapatos nuevos.
Miguel
Querido Dios:
¿De verdad eres invisible? ¿o es sólo un truco?
Juan
Querido Dios:
No creo que pueda haber un Dios mejor que tu. Bueno, quería que lo supieras. Pero no creas que lo digo porque eres Dios, ¿eh?
Valerio
Querido Dios:
Yo creía que el color naranja no pegaba con el morado. Pero el martes he visto el atardecer que hiciste y ¡es genial!
Eugenio
Querido Dios:
¿Tú cómo sabías que eras Dios?
Carlos.

[Leer más…]

2 comentarios en “Cartas de niños a Dios

  1. CARTA A DIOS
    ¡Querido Papito Dios!:
    ¿Cómo estás? Te escribo para saludarte y decirte que te quiero mucho, mucho pero mucho.
    Tu sabes, Papito, que todavía soy muy joven, y por mi inexperiencia pues… no he sido muy buena para administrar la “canasta básica” que me enviaste y…, pues…, ya se me ha ido agotando a lo largo de estos años.
    Por ejemplo, la paciencia se me acabó por completo, igual que la prudencia y la tolerancia. Ya me quedan poquitas esperanzas, y el frasquito de fe está también vacío.
    La imaginación también está escaseando por estos rumbos. Debes saber que hay cosas de la canasta que ya no necesito, como la dependencia, y esa facilidad para hacer berrinches, que tantos corajes y problemas me han ocasionado. Así que quisiera pedirte nuevos productos para la canasta.
    Para empezar, me gustaría que rellenaras los frascos de paciencia y tolerancia (pero hasta el tope), y mándame por favor el curso intensivo: “Cómo ser más prudente”, volúmenes 1, 2 y 3.
    Si tienes, envíame también varias bolsas grandes, pero “bolsones” de madurez, que tanta falta me hace. Quisiera un costal grande lleno de sonrisas, de esas que alegran el día a cualquiera.
    Te pido por favor, que me mandes dos piedras grandes y pesadas, para atarlas a mis pies, y tenerlos siempre sobre la tierra.
    Si tuvieras por ahí guardada una brújula para orientarme y tomar el camino correcto, te lo agradecería mucho.
    Papito…, regálame imaginación otra vez; pero no demasiada, porque debo confesar que en algunas ocasiones tomé grandes cantidades, y me empachó. Nuevas ilusiones, y una doble ración de fe y esperanza también me caerían excelente.
    Te pido también una paleta de colores, para pintar mi vida cuando la vea gris y oscura. Me sería muy útil un bote de basura, para tirar todo lo que me hace daño.
    Te pido muchas zanahorias para tener buena vista, y no dejar pasar las oportunidades, por no verlas.
    Necesito también un reloj grande, muy grande, para que cada vez que lo vea, me acuerde de que el tiempo corre y no debo desperdiciarlo.
    ¿Podrías mandarme muchísima fuerza y seguridad en mí mism@? Sé que voy a necesitarlas para soportar los tiempos difíciles, y para levantarme cuando caiga.
    También quisiera un bote de pastillas, de las que hacen que crezca la fuerza de voluntad y el empeño, para que me vaya bien en la vida, y te pido unas tres o cuatro toneladas de “ganas de vivir”, para cumplir mis sueños.
    Necesito también una pluma con mucha tinta, para escribirte todos mis logros, y te sientas muy orgulloso de mí.
    Pero más que nada, te pido que me des mucha vida, para lograr todo lo que tengo en mente que sé que te agrada, y para que el día que me vaya contigo, tenga algo que llevarte, y veas que no desperdicié el tiempo aquí en la Tierra.
    De antemano, te agradezco lo que me puedas mandar, y te agradezco el doble todo lo que me mandaste la primera vez.
    Con mucho cariño…. Te adora, tu hij@

  2. Esto de las Cartas a Dios es un buen ejercicio. Las de los niños son espectaculares y para hacernos reflexionar en profundidad, pues niños somos todos y esas preguntas reflejan un momento en que nuestra inocencia estaba intacta.
    La carta que ha expuesto Rosa creo que la suscribiría ahora mismo. Simplemente, genial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s