Papa Francisco: Aprended a amar y aprended a llorar

Los campos deportivos de de la University Santo Tomas de Manila se quedaron pequeños para acoger el encuentro del Papa con miles de jóvenes. Hubo tres testimonios. Leandro le contó que muchos dedican más tiempo a Internet y las redes sociales que a construir relaciones auténticas. Rikky trabaja en proyectos de voluntariado para ayudar a los pobres, y preguntó qué más pueden hacer.

Un comentario en “Papa Francisco: Aprended a amar y aprended a llorar

  1. Con respecto al testimonio de Jun, el Papa hizo una gran pregunta para todos: “¿Por qué sufren los niños?”. Recién cuando el corazón alcanza a hacerse la pregunta y a llorar, podemos entender algo”.
    “Sean valientes, no tengan miedo a llorar”
    “Existe una compasión mundana – continuó- que no nos sirve para nada. Vos hablaste algo de eso. Una compasión que a lo más nos lleva a meter la mano al bolsillo y dar una moneda. Si Cristo hubiera tenido esa compasión, hubiera pasado, curado a tres o cuatro y se hubiera vuelto al Padre. Solamente cuando Cristo lloró y fue capaz de llorar, entendió nuestros dramas”.

    El Papa invitó a los jóvenes a aprender del dolor. “Lloran los marginados, lloran aquellos que son dejados de lado, lloran los despreciados; pero aquellos que llevamos una vida más o menos sin necesidades, no sabemos llorar. Ciertas realidades de la vida solamente se ven con los ojos limpios por las lágrimas”.

    Francisco invitó aprender a llorar y descifrar el dolor de los que sufren, “o mi llanto es ese llanto caprichoso de aquel que llora porque le gustaría tener algo más”.
    “Jesús en el Evangelio lloró, lloró por el amigo muerto […]Si vos no aprendés a llorar, no sos un buen cristiano. Y esto es un desafío”, añadió. Esa lección, aludió, la dejó el testimonio de Jun Chura (14 años, ex niño de la calle) y su compañera y se preguntó: “¿por qué sufren los niños?”.

    No a jóvenes museo acumuladores de información
    El Papa Francisco se refirió a la acumulación información después de la pregunta de Leandro Santos II.. “Tenemos mucha información, pero quizá no sabemos qué hacer con ella. Corremos el riesgo de convertirnos en jóvenes-museo, que tienen de todo, pero no saben qué hacer. No necesitamos jóvenes-museo, sino jóvenes sabios. Me pueden preguntar “padre, ¿cómo se llega a ser sabio?”, y este es otro desafío, el desafío del amor”

    Así, preguntó a los jóvenes: ¿Cuál es la materia más importante que tienen que aprender en la universidad? ¿Cuál es la materia más importante que tienen que aprender en la vida? Aprender a amar”.

    Tres lenguajes de amor: mente, corazón y manos
    Para esto, señaló que el Evangelio presenta tres lenguajes: el lenguaje de la mente, el lenguaje del corazón y el lenguaje de las manos. “Pensar, sentir y hacer; y todo eso armoniosamente”, dijo.
    “El verdadero amor es amar y dejarme amar. Es más difícil dejarse amar que amar. Por eso es tan difícil llegar al amor perfecto de Dios, porque podemos amarlo, pero lo importante es dejarnos amar por Señor”.

    “Dios nos sorprende, dejémonos sorprender por Dios y no tengamos la psicología del computer de creer saberlo todo ¿cómo es esto?: Todas las respuesta…ninguna sorpresa. En el desafío del amor, Dios se manifiesta con sorpresas”, continuó.
    Entretanto, pidió aprender a mendigar de aquellos a quienes damos. Esto no es fácil de entender. Aprender a mendigar. Aprender a recibir de la humildad de los que ayudamos. Aprender a ser evangelizados por los pobres.
    “Y esto –explicó- es lo que ayuda a madurar a todos aquellos comprometidos como Rikki en el trabajo de dar a los demás. Aprender a tender la mano desde la propia miseria”.

    Cuidar el Medio ambiente
    “Hay un desafío que es el desafío por la integridad -prosiguió-. Y esto no sólo porque su país esté probablemente más afectado que otros por el cambio climático: la preocupación por el medio ambiente”.
    “Y finalmente el desafío de los pobres, amar a los pobres -concluyó-. Vuestros obispos quieren que miren a los pobres de manera especial este año, ¿vos pensás en los pobres?, ¿vos sentís con los pobres?, ¿vos hacés algo por los pobres?, y ¿vos pedís a los pobres que te den esa sabiduría que tienen?
    (Extractos de (Aleteia)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s