El matrimonio redimido por Cristo

descargaLa redención realizada por Cristo restaura la imagen originaria del hombre y también redime el matrimonio. Cristo le devuelve su capacidad de ser imagen real del amor de Dios a los hombres.

En Caná Cristo con su presencia manifiesta la bondad del matrimonio y con el milagro del vino (imagen de su sangre y de la alianza nueva y eterna), hace al matrimonio signo de su presencia salvadora.

Además en el diálogo con los fariseos (Jn 2,1-11; y CEC 1615) restaura la verdad originaria del matrimonio.  La dureza de corazón dificultaba comprender y realizar las exigencias de la entrega conyugal, pero con Él se puede, el da la gracia, la fuerza, para realizarlo. Cristo “revela la verdad originaria del matrimonio, la verdad del “principio”, y, liberando al hombre de la dureza del corazón, lo hace capaz de realizarla plenamente” (Familiaris consortio 13)…. No solo se restaura, sino que también lo perfecciona en el orden sobrenatural al hacerlo sacramento.

 

3 comentarios en “El matrimonio redimido por Cristo

  1. La cualidad redimida del matrimonio fue entendida por la Iglesia desde nuestra historia más antigua. San Pablo comparó el matrimonio cristiano a la relación de Cristo y Su Iglesia. “Como Cristo amó a la Iglesia… del mismo modo el marido debe amar a su esposa como ama a su propio cuerpo; el marido y la esposa son un cuerpo, como Cristo y la Iglesia son un cuerpo. Esto es un gran misterio” (Efesios 5, 21-33). San Juan Crisóstomo enseñó que la “sola carne” de los cónyuges no es un símbolo vacío”. “Ellos no se ha convertido en la imagen de cualquier cosa terrenal sino en la de Dios mismo” .

    El Catecismo dice: “El amor de los esposos exige, por su misma naturaleza, la unidad y la indisolubilidad de la comunidad de personas que abarca la vida entera de los esposos” (#1644)

    El origen de esta indisolubilidad se encuentra en Dios mismo, quien nos enseñó Su fidelidad por medio de Su alianza con Abraham. Y en último instancia, se encuentra en Cristo, quien se unió con Su Iglesia.

    En esta época de ataques continuos contra el plan de Dios para la vida y el amor, sería bueno para el mundo si los cristianos recuperáramos nuestra rica herencia. Pero para poder hacerlo, necesitamos retornar al misterio de nuestra fe y reflexionar en quién es Jesús, qué hizo por nosotros, y cómo esto ha transformado toda la vida para todos los tiempos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s